La Se­gu­ri­dad Vial en el Al­to Va­lle

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Mi­guel Aba­dovsky *

Más allá de que el pro­ble­ma de las muer­tes y lesiones co­mo re­sul­ta­do de ac­ci­den­tes de trán­si­to es re­co­no­ci­do co­mo un fe­nó­meno glo­bal por las au­to­ri­da­des de to­do el mun­do, en nues­tra re­gión es tra­ta­do con mu­cha li­vian­dad por los res­pon­sa­bles de po­ner en prác­ti­ca las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y pre­ven­ción vial, vién­do­se re­fle­ja­do en el ba­jo im­pac­to que és­tas tie­nen so­bre la can­ti­dad de muertos por cau­sa de los si­nies­tros via­les.

Es in­ne­ga­ble que to­dos los ac­tos que rea­li­zan las per­so­nas tie­nen con­se­cuen­cia, y en el te­ma vial la tie­nen des­de ha­ce mu­cho tiem­po. En 1896 se re­gis­tra­ron en Gran Bre­ta­ña dos muertos a cau­sa de los vehícu­los a mo­tor; tres años más tar­de hu­bo otro en Es­ta­dos Uni­dos. En 1951 se lle­gó, en Es­ta­dos Uni­dos, a un mi­llón de muertos en ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Pa­ra to­mar di­men­sión del enor­me fla­ge­lo que es la fal­ta de se­gu­ri­dad vial en to­do el mun­do, un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud afir­ma que los paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dia­nos tie­nen una ta­sa al­ta de le­ta­li­dad por ac­ci­den­tes de trán­si­to (21,5 y 19,5 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, res­pec­ti­va­men­te) res­pec­to de los paí­ses de in­gre­sos al­tos (10,3 por 100.000).

Más del 90% de las víc­ti­mas mor­ta­les de los ac­ci­den­tes de trán­si­to que ocu­rren en el mun­do co­rres­pon­den a paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dia­nos, que só­lo tie­nen el 48% de los vehícu­los.

Im­pac­to so­cial y eco­nó­mi­co

El gran im­pac­to so­cial y eco­nó­mi­co que tie­ne es­ta te­má­ti­ca hi­zo que la pre­ven­ción de ac­ci­den­tes se con­vier­ta en una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes pa­ra un buen nú­me­ro de paí­ses en el mun­do, don­de se apli­ca­ron po­lí­ti­cas efi­cien­tes, lo­gran­do los ob­je­ti­vos de dis­mi­nuir las ta­sas de mor­bi­li­dad a los va­lo­res plan­tea­dos. Mu­chas per­so­nas que mue­ren en si­nies­tros via­les son jó­ve­nes y su pér­di­da re­pre­sen­ta un gra­ve per­jui­cio so­cial y eco­nó­mi­co. En Ar­gen­ti­na, en el 2017 el 40,9% de las víc­ti­mas fa­ta­les es­ta­ba den­tro del ran­go eta­rio de 16 a 30 años. Ade­más del as­pec­to mi­se­ri­cor­dio­so de la re­duc­ción de las muer­tes y lesiones en ca­rre­te­ra, exis­ten enor­mes pér­di­das eco­nó­mi­cas, ya que las muer­tes y lesiones por ac­ci­den­tes de trá­fi­co con­su­men enor­mes can­ti­da­des de re­cur­sos fi­nan­cie­ros que los paí­ses en desa­rro­llo no pue­den gas­tar. Se de­be te­ner en cuen­ta que en los paí­ses en desa­rro­llo y emer­gen­tes la se­gu­ri­dad vial no es más que uno de los mu­chos pro­ble­mas que exi­gen su aten­ción y fi­nan­cia­ción.

Por so­bre la va­lo­ra­ción de los ac­ci­den­ta­dos, no se pue­de per­der de vis­ta en es­te pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y el mé­to­do que pue­da de­ter­mi­nar el cos­to de las co­li­sio­nes y el va­lor de la pre­ven­ción de ellas. Los cos­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos de los ac­ci­den­tes via­les y las lesiones cau­sa­das por el trán­si­to as­cien­den el 1% del Pro­duc­to Na­cio­nal Bru­to en los paí­ses de ba­jos in­gre­sos, el 1,5% en los de me­dia­nos y has­ta el 5% en los de al­tos in­gre­sos. Una ex­pli­ca­ción de es­ta va­ria­ción es que nor­mal­men­te en los paí­ses en vías de desa­rro­llo se uti­li­za co­mo mé­to­do de va­lo­ri­za­ción de los cos­tos so­cia­les de los ac­ci­den­tes el mé­to­do del ca­pi­tal hu­mano, mien­tras que en los desa­rro­lla­dos se uti­li­za el en­fo­que de la dis­po­si­ción a pa­gar, que con­si­de­ra va­lo­res mu­chos más al­tos tan­to pa­ra los le­sio­na­dos co­mo pa­ra las per­so­nas muer­tas al rea­li­zar las va­lua­cio­nes so­cia­les. El cos­to mun­dial po­día es­ti­mar­se en u$s 518.000 mi­llo­nes anua­les, de los cua­les 65.000 mi­llo­nes co­rres­pon­den a paí­ses de ba­jos y me­dios in­gre­sos.

El más pe­li­gro­so

El trans­por­te por ca­rre­te­ra es el más pe­li­gro­so de to­dos los mo­dos de lo­co­mo­ción, da­do que es el que se co­bra más vi­das hu­ma­nas. En Ar­gen­ti­na, se­gún el Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad Vial pa­ra el 2017 el 63% de la mor­ta­li­dad fue en es­te ti­po de vía.

Es­ta mis­ma fuen­te in­di­ca que Río Ne­gro, con un par­que au­to­mo­tor de 401.124 uni­da­des tu­vo 121 víc­ti­mas fa­ta­les y una ta­sa de mor­ta­li­dad ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes de 16,8 con­tra la me­dia na­cio­nal del 12,3.

La se­gu­ri­dad vial es un ám­bi­to com­ple­jo de aná­li­sis e in­ter­ven­ción. Las in­ves­ti­ga­cio­nes en es­te te­rreno re­quie­ren ne­ce­sa­ria­men­te del ac­ce­so a to­dos los ele­men­tos que in­ter­vie­nen en el trá­fi­co, prin­ci­pal­men­te si se quie­re dis­mi­nuir los ac­ci­den­tes, me­jo­rar la mo­vi­li­dad y el com­por­ta­mien­to de los usua­rios.

Así en­tra­mos al clá­si­co en­fo­que de “tri­lo­gía vial” con sus tres fac­to­res in­ter­vi­nien­tes: hu­mano, vehícu­lo y vía.

La con­duc­ta vial es un he­cho so­cial y por lo tan­to es apren­di­da. Nos con­du­ci­mos por los es­pa­cios via­les co­mo nos han en­se­ña­do en la ca­sa, la es­cue­la y en la ac­ción de con­trol pe­da­gó­gi­co y/o re­pre­si­vo de las fuer­zas del or­den y la he­te­ro­ge­nei­dad nor­ma­ti­va ju­ris­dic­cio­nal. Los ras­gos cul­tu­ra­les son mo­di­fi­ca­bles pe­ro esa mo­di­fi­ca­ción tie­ne que re­co­no­cer los as­pec­tos es­truc­tu­ra­les que con­for­ma­ron his­tó­ri­ca­men­te el mo­do de ac­tuar vial de los ciu­da­da­nos. El par­que au­to­mo­tor en Ar­gen­ti­na a fi­nes del 2017 con da­tos pro­ve­nien­tes de la Di­rec­ción Na­cio­nal del Re­gis­tro de Pro­pie­dad del Au­to­mo­tor (Dnr­pa) es­ta­ba com­pues­to por 23.152.892 vehícu­los

La con­duc­ta vial es so­cial y por en­de apren­di­da. Los ras­gos cul­tu­ra­les son mo­di­fi­ca­bles, pe­ro se de­ben con­si­de­rar as­pec­tos es­truc­tu­ra­les que con­for­ma­ron his­tó­ri­ca­men­te el ac­tuar vial de los ciu­da­da­nos.

(in­clu­yen­do au­to­mó­vi­les, co­mer­cia­les, li­via­nos y pe­sa­dos). La in­dus­tria au­to­mo­triz ba­tió en los úl­ti­mos años to­dos los ré­cords his­tó­ri­cos de ven­tas en uni­da­des 0 km. Pe­ro la ma­yo­ría de es­tos vehícu­los se fa­bri­can so­bre pla­ta­for­mas an­ti­guas y po­co se­gu­ras, mien­tras que a ni­vel mun­dial las me­jo­ras en el di­se­ño del vehícu­lo y la apli­ca­ción de nue­vas tec­no­lo­gías y ma­te­ria­les me­jo­ran las po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia an­te un ac­ci­den­te.

Res­pec­to a la vía, un so­lo co­men­ta­rio: la re­gión del Al­to Va­lle de Río Ne­gro y Neu­quén se ca­rac­te­ri­za (si­guien­do el pen­sa­mien­to del in­ge­nie­ro Ar­tu­ro So­ria) por ser una “ciu­dad li­neal”, don­de se en­cuen­tra asen­ta­da la ma­yor con­cen­tra­ción po­bla­cio­nal de la Pa­ta­go­nia. Em­pal­man­do los nú­cleos ur­ba­nos (ciu­da­des) co­mo eje ver­te­bra­dor con un re­co­rri­do de apro­xi­ma­da­men­te unos cien ki­ló­me­tros es­tá la ve­tus­ta Ru­ta Na­cio­nal Nº 22, que es­tá en re­mo­de­la­ción ha­ce va­rios años, y hoy pa­ra­li­za­da.

*Cri­mi­nó­lo­go, doc­tor en Desa­rro­llo Te­rri­to­rial y do­cen­te de la UNRN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.