Cien años de pe­tró­leo en Neu­quén (1918-2018)

LA EX­PLO­TA­CIÓN DEL RE­CUR­SO CO­MEN­ZÓ DE LA MANO DE UN SEC­TOR DE LOS LI­BE­RA­LES CON­SER­VA­DO­RES Y SE CON­SO­LI­DÓ CON YRI­GO­YEN. LOS PRO­BLE­MAS Y DESAFÍOS QUE EN­FREN­TÓ UNA EX­TRAC­CIÓN “A PUL­SO”.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Oriet­ta Fa­va­ro*

An­tes que asu­mie­ra el ra­di­ca­lis­mo (1916), go­ber­na­ban el país los li­be­ra­les con­ser­va­do­res. Ha­bía un sec­tor re­for­mis­ta que es­ta­ba con­ven­ci­do de que a par­tir de es­tu­dios cien­tí­fi­cos de la reali­dad eco­nó­mi­ca y so­cial era po­si­ble mo­di­fi­car el me­dio en el que de­bían ac­tuar. Por ello, tan­to des­de la fun­ción pú­bli­ca co­mo des­de la cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria se in­cor­po­ra­ron con un fuer­te op­ti­mis­mo al cli­ma de ideas de la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX. In­tere­sa des­ta­car aquí la la­bor de al­gu­nas de las fi­gu­ras vin­cu­la­das a la Di­rec­ción de Mi­nas, Geología e Hi­dro­lo­gía –re­par­ti­ción crea­da en 1902, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra–, que ten­drá un pa­pel des­ta­ca­do en el desa­rro­llo de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, no só­lo por su pen­sa­mien­to sino por su ac­ción: el in­ge­nie­ro En­ri­que Her­mit­te. Her­mit­te asu­mió la di­rec­ción a co­mien­zos de si­glo XX lle­van­do a ca­bo una ta­rea de re­le­va­mien­to del sue­lo y sub­sue­lo, tan­to en pro­vin­cias co­mo en te­rri­to­rios na­cio­na­les; en ese mar­co se ha­lló pe­tró­leo en Neu­quén (1918). Ha­cía algunos años que el Es­ta­do na­cio­nal, a tra­vés de sus re­par­ti­cio­nes, se en­con­tra­ba rea­li­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes en las pro­vin­cias a par­tir de acuer­dos con sus go­bier­nos.

Ya en 1904 ex­plo­ra­cio­nes de par­ti­cu­la­res en el ce­rro Lo­te­na (de­par­ta­men­to de Pi­cún Leu­fú) evi­den­cia­ban la exis­ten­cia de pe­tró­leo en el te­rri­to­rio neu­quino, con­vir­tien­do a la re­gión en pun­to de atrac­ción de par­ti­cu­la­res que tra­yen­do ma­qui­na­rias aco­me­tían es­ta ac­ti­vi­dad.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes del geó­lo­go ale­mán An­sel­mo Wind­hau­sen, en tres via­jes al te­rri­to­rio, le per­mi­tie­ron ve­ri­fi­car la exis­ten­cia de ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros. Po­co des­pués, en 1914, el Dr. Juan Kei­del acon­se­ja­ba a la Di­rec­ción rea­li­zar per­fo­ra­cio­nes en la zo­na de Pla­za Huin­cul, en­tre las es­ta­cio­nes de Cha­lla­có y Ra­món Cas­tro, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 1.297 del Fe­rro­ca­rril del Sud que iba des­de Neu­quén a Za­pa­la.

Al año si­guien­te, se tras­la­da­ron las má­qui­nas per­fo­ra­do­ras en me­dio de in­con­ve­nien­tes por la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra la des­car­ga. Sin es­ta­ción ni pa­ra­de­ro a esa al­tu­ra de la lí­nea, los des­em­bar­ques de­bían efec­tuar­se en la es­ta­ción Cha­lla­có, a 22 ki­ló­me­tros del lu­gar a per­fo­rar. De­bi­do a es­tas di­fi­cul­ta­des se fir­mó un con­ve­nio en­tre el fe­rro­ca­rril y la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­nas –a car­go de Her­mit­te– por me­dio del cual el tren de­bía ha­cer una pa­ra­da pa­ra ba­jar los ma­te­ria­les a

2 ki­ló­me­tros del lu­gar de la per­fo­ra­ción y apro­vi­sio­na­mien­to al cam­pa­men­to. La au­sen­cia de mano de obra lle­vó al Ing. En­ri­que Cá­ne­pa, su­per­vi­sor de per­fo­ra­ción, a ges­tio­nar an­te el go­ber­na­dor Eduar­do Elor­di la pro­vi­sión de pre­sos de la cár­cel del Neu­quén pa­ra tras­la­dar bul­tos al cam­pa­men­to.

Con­se­cuen­cia de la per­fo­ra­ción a una pro­fun­di­dad de unos 600 me­tros, se ha­lló pe­tró­leo en Pla­za Huin­cul (Po­zo 1) el 29 de oc­tu­bre de 1918 que, aun­que de es­ca­so ren­di­mien­to, se re­ve­ló de ca­li­dad su­pe­rior al de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, por lo cual el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra in­ten­si­fi­có las ex­plo­ra­cio­nes. Tras el ha­llaz­go, se re­ser­vó una zo­na con­for­ma­da por un oc­tó­gono de 5 km de ra­dio to­man­do co­mo cen­tro del mis­mo el po­zo 1. 1 Pe­se a que en el pe­río­do 1918-1922 la ac­ción ofi­cial se vio di­fi­cul­ta­da por fal­ta de apo­yo fi­nan­cie­ro y la es­ca­sez de ma­te­ria­les de­bi­do a la gue­rra mun­dial, los tra­ba­jos de ex­plo­ra­ción to­po­grá­fi­ca y es­tu­dios geo­ló­gi­cos con­ti­nua­ron, lo que per­mi­tió ir com­ple­tan­do el ma­pa geo­ló­gi­co. En lo que res­pec­ta a la pro­duc­ción, si bien no se in­cre­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, en Pla­za Huin­cul se ob­ser­va­ba un len­to cre­ci­mien­to co­mo re­sul­ta­do de la per­fo­ra­ción de seis nue­vos po­zos, ya que se pa­só de 13 m³ (1918) a

5.700 (1922). Las ta­reas ad­qui­rie­ron ma­yor re­lie­ve si te­ne­mos en cuen­ta que el Có­di­go de Mi­ne­ría san­cio­na­do en 1887 prohi­bía al Es­ta­do, en su ar­tícu­lo no­veno, in­ter­ve­nir en la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos mi­ne­ros. Uno de los pro­ble­mas que afec­ta­ba al ya­ci­mien­to neu­quino era la di­fi­cul­tad pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do na­cio­nal de­bi­do a los ele­va­dos cos­tos de los fle­tes fe­rro­via­rios.

La ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo en Pla­za Huin­cul se li­mi­ta­ba al ac­cio­nar fis­cal, la ac­ción pri­va­da co­men­zó en la dé­ca­da de 1920. Pa­ra el tra­ta­mien­to del com­bus­ti­ble se ins­ta­ló en 1919 una pe­que­ña des­ti­le­ría des­ti­na­da al uso lo­cal, pro­du­cien­do va­rios de­ri­va­dos: naf­ta, ke­ro­se­ne, gas oil, fue­loil. La ad­qui­si­ción del re­cur­so en zo­nas re­la­ti­va­men­te cer­ca­nas in­tere­só a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Bahía Blan­ca, que aus­pi­ció la com­pra de 50 to­ne­la­das de pe­tró­leo bru­to pa­ra su com­pa­ñía de gas. Pla­za Huin­cul, en con­di­cio­nes de abas­te­cer el pro­duc­to, pi­dió la pro­vi­sión de en­va­ses de­bi­do a que úni­ca­men­te te­nía ca­rri­tos-tan­ques pa­ra el tras­la­do. La co­mer­cia­li­za­ción de com­bus­ti­ble es­ta­ba con­di­cio­na­da no só­lo por el al­to va­lor de los fle­tes, sino tam­bién por la fal­ta de tan­ques pa­ra su trans­por­te.

En 1922 Hi­pó­li­to Yri­go­yen creó Ya­ci­mien­to Pe­tro­lí­fe­ros Fis­ca­les y co­lo­có a En­ri­que Mos­co­ni al fren­te, quien ini­cia­rá una nue­va eta­pa en la or­ga­ni­za­ción de la in­dus­tria pe­tro­le­ra. Ba­jo su di­rec­ción, YPF tu­vo un fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co res­pec­to de las re­par­ti­cio­nes que has­ta en­ton­ces se ha­bían en­car­ga­do de la ex­plo­ta­ción de los ya­ci­mien­tos fis­ca­les, de­bi­do al con­trol que la em­pre­sa ejer­ció en to­das las eta­pas de la in­dus­tria (ex­plo­ra­ción, ex­plo­ta­ción, re­fi­na­mien­to, trans­por­te y co­mer­cia­li­za­ción). Su­ma­do a ello, las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción per­mi­tie­ron au­men­tar el nú­me­ro de po­zos per­fo­ra­dos que de nue­ve (5.700 m³ en 1922) pa­san a trein­ta (89.359 m³), aun­que de­bió li­mi­tar­se la ex­trac­ción a las po­si­bi­li­da­des de al­ma­ce­na­je, trans­por­te, re­fi­na­mien­to y ven­ta.

Si bien la evo­lu­ción de la pro­duc­ción de Pla­za Huin­cul no era re­le­van­te en com­pa­ra­ción con la de Co­mo­do­ro, el au­men­to te­nía una im­por­tan­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en la zo­na del ya­ci­mien­to. La pe­que­ña des­ti­le­ría que fun­cio­na­ba des­de 1919 fue am­plia­da en 1930 con una plan­ta con el fin de in­dus­tria­li­zar el gas de los po­zos pe­tro­lí­fe­ros, aun­que la ma­yor ela­bo­ra­ción del cru­do se ha­cía en la des­ti­le­ría de La Pla­ta (inau­gu­ra­da en 1926) con el pro­duc­to pro­ve­nien­te de Co­mo­do­ro, mer­ced al trans­por­te ma­rí­ti­mo. En el ca­so de Pla­za Huin­cul, si com­pa­ra­mos la can­ti­dad de pe­tró­leo pro­du­ci­do y ela­bo­ra­do, la ca­si to­ta­li­dad se in­dus­tria­li­za­ba en la zo­na del ya­ci­mien­to con una ca­pa­ci­dad dia­ria de 40 m³ y un al­ma­ce­na­mien­to de más de ocho mi­llo­nes de li­tros.

Ha­cia 1924 el com­bus­ti­ble pro­du­ci­do (naf­ta, ke­ro­se­ne, fue­loil y ga­soil) abas­te­cía, a tra­vés de una agen­cia a car­go de Ama­ran­to Suá­rez, a una ex­ten­sa zo­na que se ex­ten­día en­tre Neu­quén Ca­pi­tal y el ya­ci­mien­to por un la­do y Neu­quén y Con­tral­mi­ran­te Cor­de­ro (Río Ne­gro) por otro. Asi­mis­mo, to­da la lí­nea del Fe­rro­ca­rril del Sud en­tre Neu­quén y Bahía Blan­ca era aten­di­da di­rec­ta­men­te por YPF, con­su­mien­do tam­bién las “usi­nas” del sur de Bue­nos Ai­res el pro­duc­to de Huin­cul por su me­jor ca­li­dad . Pla­za Huin­cul con­ta­ba con 600 ha­bi­tan­tes en 1924, nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo si lo com­pa­ra­mos con la po­bla­ción de la ca­pi­tal del te­rri­to­rio que as­cen­día a 2.452 se­gún el cen­so te­rri­to­rial de 1920. El pue­blo que­dó di­vi­di­do en dos par­tes, ca­rac­te­rís­ti­ca que con­ser­vó has­ta la pri­va­ti­za­ción de YPF (1991): la par­te nor­te con la ad­mi­nis­tra­ción pe­tro­lí­fe­ra, ca­sas pa­ra em­plea­dos y obre­ros, Re­gis­tro Ci­vil, Coo­pe­ra­ti­va, ta­lle­res, etc.; y la par­te sur, en la que se asen­ta­ban ne­go­cios ins­ta­la­dos con el per­mi­so de la ad­mi­nis­tra­ción, hos­pi­tal, ofi­ci­nas pú­bli­cas, etc. El go­bierno na­cio­nal ha­bía cons­trui­do edi­fi­cios pa­ra es­cue­las, co­rreo, te­lé­gra­fo y co­mi­sa­ría, que con­ta­ban con agua co­rrien­te, ca­le­fac­ción a gas y luz eléc­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.