La pe­li­gro­sa le­gi­ti­ma­ción del “fas­cis­mo so­cial”

EL TRIUN­FO DE JAIR BOL­SO­NA­RO EN BRA­SIL EVI­DEN­CIÓ LAS LI­MI­TA­CIO­NES DE LOS GO­BIER­NOS PO­PU­LIS­TAS LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NOS. PO­DRÍA MAR­CAR EL INI­CIO DE UN CI­CLO SO­CIAL RE­GRE­SI­VO Y UN RE­TRO­CE­SO DE­MO­CRÁ­TI­CO.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Ma­ris­te­lla Svam­pa*

De ba­tes me con­sul­ta so­bre có­mo los go­bier­nos del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de­ri­va­ron en un fe­nó­meno co­mo el de Bol­so na roen Bra­sil y las con­se­cuen­cias­de que es­te“ago­ta­mien­to” de los pro­gre­sis­mos la­tino ame­ri­ca­nos en la re­gión de­ri­ve en re­gí­me­nes de ex­tre­ma de­re­cha.

Voy a ha­blar pri­me­ro de la di­men­sión más po­lí­ti­ca del fe­nó­meno. Siem­pre di­go que los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, que sue­len ser pro­gre­sis­tas, es­ta­ta­lis­tas, na­cio­na­lis­tas, son muy am­bi­va­len­tes. Por un la­do, desa­rro­lla n po­lí­ti­cas de in­clu­sión pa­ra con los más des­fa­vo­re­ci­dos; por el otro, ha­cen un pac­to con el gran ca­pi­tal.

En es­te mar­co, se desa­rro­lla una re­tó­ri­ca de gue­rra, ava­la­da por la opo­si­ción. Es­te en­ca­si­lla­mien­to de la reali­dad en dos ban­dos opues­tos im­pli­có una tre­men­da po­la­ri­za­ción y sim­pli­fi­ca­ción del es­pa­cio po­lí­ti­co, que vi­vi­mos has­ta hoy. Del la­do de los pro­gre­sis­mos, la po­la­ri­za­ción pro­du­jo una exa­cer­ba­ción de las hi­pó­te­sis cons­pi­ra­ti­vas: al fi­nal to­do ter­mi­na­ba sien­do cul­pa del “im­pe­rio”, de la de­re­cha o de los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción. To­da crí­ti­ca des­de la iz­quier­da eco­lo­gis­ta, in­dí­ge­na o cla­sis­ta era “fun­cio­nal” a los sec­to­res más con­cen­tra­dos. Lo peor es que no hu­bo po­si­bi­li­dad de que emer­gie­ran nue­vas op­cio­nes en el cam­po de la cen­troiz­quier­da, lo que se agra­vó con los años, al ca­lor del pro­ce­so de con­cen­tra­ción del po­der en los lí­de­res o li­de­re­sas pro­gre­sis­tas.

Des­de el PT al kirch­ne­ris­mo, na­die que­ría com­pe­ten­cia en su es­pa­cio ideo­ló­gi­co, y las nue­vas op­cio­nes de cen­tro iz­quier­da fue­ron in­ca­pa­ces de de­rri­bar el mu­ro. En el ca­so del kirch­ne­ris­mo fue cla­ro: Cris­ti­naFer­nán­dez eli­gió co­mo opo­si­tor-es­tre­lla a Ma­cri, cuan­do és­te es­ta­ba le­jos de te­ner chan­ces elec­to­ra­les a ni­vel na­cio­nal. Tam­po­co hu­bo lu­gar pa­ra la au­to­crí­ti­ca so­bre el de­cli­ve de los pro­gre­sis­mos.

Des­de los sec­to­res de de­re­cha ob­ser­va­mos la de­mo­ni­za­ción de las ex­pe­rien­cias pro­gre­sis­tas, que ha­cia el fin de ci­clo fue­ron ca­rac­te­ri­za­das co­mo “po­pu­lis­mos irres­pon­sa­bles”, cul­pa­bles de ha­ber des­per­di­cia­do la bo­nan­za eco­nó­mi­ca aso­cia­da al boom de los com­mo­di­ties; y re­du­ci­dos a una pu­ra ma­triz de co­rrup­ción, fren­te a es­cán­da­los co­mo el La­va Ja­to en Bra­sil y los que ya se fil­tra­ban en Ar­gen­ti­na.

La de­re­cha se vio be­ne­fi­cia­da por la po­la­ri­za­ción, por­que con los años los ofi­cia­lis­mos pro­gre­sis­tas fue­ron re­ve­lan­do con cla­ri­dad sus li­mi­ta­cio­nes, sus dé­fi­cits y tam­bién sus per­ver­sio­nes. Al ca­lor de la cri­sis eco­nó­mi­ca, fue­ron li­cuan­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co. Al ca­lor de los he­chos de co­rrup­ción, per­die­ron cre­di­bi­li­dad. Se fue­ron con­vir­tien­do en re­gí­me­nes de do­mi­na­ción tra­di­cio­nal.

El fin de ci­clo de­jó al rey des­nu­do: al con­tra­rio de lo que se pen­sa­ba ini­cial­men­te, no era tan cier­to que la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na iba a con­tra­mano del res­to del pla­ne­ta. No era tan cier­to que se hu­bie­ran re­du­ci­do las de­sigual­da­des en Amé­ri­ca La­ti­na, en reali­dad, más bien se re­du­jo la po­bre­za, se au­men­tó el sa­la­rio de los tra­ba­ja­do­res en blan­co, se am­plió el con­su­mo, pe­ro to­do es­to siem­pre en for­ma alea­to­ria y vo­lá­til, de­pen­dien­te de los ci­clos eco­nó­mi­cos. Tam­po­co hu­bo re­for­ma tri­bu­ta­ria, no se to­ca­ron los in­tere­ses de los más po­de­ro­sos.

Di­ná­mi­cas de de­mo­cra­ti­za­ción

Hu­bo, cier­ta­men­te, di­ná­mi­cas de de­mo­cra­ti­za­ción es­pe­cí­fi­ca. Por ejem­plo, el PT im­pul­só el in­gre­so de los jó­ve­nes ne­gros y po­bres a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. De­mo­cra­ti­zó y “ple­be­yi­zó” el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. El kirch­ne­ris­mo am­plió los de­re­chos de las lla­ma­das mi­no­rías se­xua­les, in­cre­men­tó el pre­su­pues­to pa­ra la edu­ca­ción pú­bli­ca y am­plió la ju­bi­la­ción, por ejem­plo. Pe­ro por otro la­do, tan­to el PT co­mo el kirch­ne­ris­mo pac­ta­ron con el gran ca­pi­tal ex­trac­ti­vo y, en el ca­so del PT, tam­bién con el fi­nan­cie­ro. Nun­ca co­mo an­tes los sec­to­res con­cen­tra­dos hi­cie­ron ne­go­cios tan fa­bu­lo­sos. Al fi­nal del ci­clo, se pro­ba­ría que en reali­dad los po­bres eran un po­co me­nos po­bres, pe­ro los ri­cos se ha­bían he­cho aún más ri­cos.

Por otra par­te, los he­chos de co­rrup­ción re­ve­la­ron una tra­ma muy os­cu­ra de so­bre­pre­cios, de cuen­tas offs­ho­re, de en­ri­que­ci­mien­tos es­can­da­lo­sos, un sis­te­ma a gran es­ca­la.

La cri­sis del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en Bra­sil, de la mano de las de­la­cio­nes que im­pli­có la caí­da de la cla­se po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial, nos de­vuel­ve un es­ce­na­rio de des­com­po­si­ción. Aun­que no es­té pro­ba­do que Lu­la se ha­ya que­da­do con un de­par­ta­men­to, y Dil­ma es­tá le­jos de es­tar im­pli­ca­da di­rec­ta­men­te en al­gún he­cho de co­rrup­ción (cier­ta­men­te su des­pla­za­mien­to fue un gol­pe de Es­ta­do par­la­men­ta­rio), am­bos re­sul- tan res­pon­sa­bles, en tan­to má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del PT y ex je­fes de Es­ta­do, de ha­ber ava­la­do un sis­te­ma de co­rrup­ción a gran es­ca­la, des­de el “Men­sa­lao” (cau­sa por so­bor­nos a par­la­men­ta­rios a cam­bio de apo­yo po­lí­ti­co en el Con­gre­so) al La­va Ja­to (tra­ma de so­bre­pre­cios y so­bor­nos de con­tra­tis­tas del Es­ta­do a lí­de­res po­lí­ti­cos, en es­pe­cial con fon­dos de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras) jun­to con el res­to de la cla­se po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial. No se los pue­de exi­mir de res­pon­sa­bi­li­dad. Y en eso los ofi­cia­lis­mos de iz­quier­da to­da­vía no hi­cie­ron la au­to­crí­ti­ca. Te­mer y Ma­cri se ex­pli­can en ese es­ce­na­rio de de­sen­can­to, de de­cep­ción, que re­fle­ja una de­re­cha re­for­ta­le­ci­da, con un len­gua­je abier­ta­men­te neo­em­pre­sa­rial y an­ti­po­pu­lis­ta. Una de­re­cha a la que no le tiem­bla el pulso pa­ra re­pri­mir ni pa­ra re­do­blar el ajus­te neo­li­be­ral y el neo­ex­trac­ti­vis­mo en los te­rri­to­rios en dispu­ta. Así, co­men­za­mos a vi­vir otro cli­ma de épo­ca. Los ai­res pro­gre­sis­tas pa­re­cen es­tar ca­da vez más le­jos. Tér­mi­nos que has­ta ha­ce po­co tiem­po pa­re­cían ex­pul­sa­dos del len­gua­je po­lí­ti­co vol­vie­ron a es­tar en el cen­tro de la agen­da. “Mer­ca­dos, FMI, ajus­te, sinceramiento, ta­ri­fa­zos…”.

Aho­ra bien, has­ta ahí te­ne­mos un es­ce­na­rio po­lí­ti­co más bien la­ti­noa­me­ri­cano, que va di­se­ñan­do un “con­sen­so an­ti­po­pu­lis­ta”, en una lec­tu­ra li­neal, pro­pia de la de­re­cha, que aso­cia al po­pu­lis­mo ex­clu­si­va­men­te con la co­rrup­ción y el des­pil­fa­rro. Y, re­cor­de­mos, los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos del si­glo XXI –co­mo di­je al prin­ci­pio– no fue­ron una pu­ra ma­triz de co­rrup­ción, tam­bién hu­bo una dinámica de de­mo­cra­ti­za­ción, li­ga­da a un len­gua­je de de­re­chos.

En el plano so­cial

Lo que ocu­rre con Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil nos po­ne en aler­ta, por­que de al­gún mo­do re­si­túa a Amé­ri­ca La­ti­na en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co glo­bal, en con­so­nan­cia con lo que su­ce­de en los Es­ta­dos Uni­dos de Do­nald Trump, con el po­pu­lis­mo de de­re­cha, don­de con­ver­ge la xe­no­fo­bia, el len­gua­je an­ti­de­re­chos, con el na­cio­na­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha; o co­mo es el ca­so de al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos, don­de se ex­pan­den los par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha. So­bre lo so­cial en­ton­ces.

Si bien es cier­to que hay al­go del or­den de “lo im­pen­sa­ble” en es­ta emer­gen­cia de la ul­tra­de­re­cha, que evi­den­cia la fra­gi­li­dad de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos e ins­ta­la un cli­ma so­cial re­gre­si­vo, hay que de­cir que to­do es­to se nu­tre de un fas­cis­mo so­cial pre­exis­ten­te. To­do es­to no su­ce­de de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro una vez que coa­gu­lan cier­tas di­ná­mi­cas so­cia­les re­gre­si­vas pue­de ver­se con cla­ri­dad que es­ta­mos fren­te a otro es­ce­na­rio, muy dis­tin­to al an­te­rior. En es­te sen­ti­do, coin­ci­do con lo que afir­ma el en­sa­yis­ta Ale­jan­dro Katz, que aque­llo que an­tes no era per­mi­ti­do, que era mal vis­to, que no po­día de­cir­se por­que era po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, que era en­ten­di­do co­mo un ges­to an­ti­de­mo­crá­ti­co, lo que po­de­mos lla­mar los peo­res sen­ti­mien­tos, los más ar­cai­cos y pri­ma­rios, aho­ra pue­den ser di­chos abier­ta e vio­len­ta­men­te.

La ho­nes­ti­dad bru­tal y los peo­res sen­ti­mien­tos pri­man por so­bre los va­lo­res de la to­le­ran­cia y el re­co­no­ci­mien­to del otro. Ese nue­vo cli­ma de épo­ca, re­gre­si­vo y pre­fas­cis­ta, es­tá bus­can­do una tra­duc­ción po­lí­ti­ca. En lo po­lí­ti­co, y más allá del sen­ti­mien­to an­ti­pe­tis­ta de las cla­ses me­dias y al­tas, Bol­so­na­ro ex­pre­sa ese lla­ma­do so­cial a res­ta­ble­cer los va­lo­res mo­ra­les tra­di­cio­na­les y las je­rar­quías de­pues­tas.

Es­to se li­ga a la ac­ción sos­te­ni­da de de­ter­mi­na­dos ac­to­res, co­mo por ejem­plo las igle­sias evan­ge­lis­tas, pro­mo­to­res de una vi­sión tra­di­cio­nal de la fa­mi­lia y las re­la­cio­nes se­xua­les, que fue­ron cru­cia­les pa­ra el triun­fo de Bol­so­na­ro. En Ar­gen­ti­na, es­tas igle­sias jun­to con los lla­ma­dos sec­to­res “pro­vi­da”, fue­ron fun­da­men­ta­les en las mo­vi­li­za­cio­nes con­tra la le­ga­li­za­ción del abor­to. En Co­lom­bia pro­mo­vie­ron el re­cha­zo del acuer­do de paz en­tre el go­bierno y las FARC ha­ce dos años, por­que de­cían que és­te im­pul­sa­ba la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”. En Cos­ta Ri­ca hu­bo un can­di­da­to de ul­tra­de­re­cha evan­ge­lis­ta y ho­mo­fó­bi­co que pa­só a se­gun­da vuel­ta, aun­que fe­liz­men­te no ga­nó.

Odio y des­pre­cio

Es­te fas­cis­mo so­cial ma­ni­fies­ta el odio y el des­pre­cio ha­cia el/la que es di­fe­ren­te, opo­nién­do­se a cier­tas di­ná­mi­cas de de­mo­cra­ti­za­ción, de am­plia­ción de de­re­chos. Des­de aba­jo se ex­pre­sa en la de­fen­sa de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal y sus ins­ti­tu­cio­nes, en el apo­yo a los dis­cur­sos pu­ni­ti­vis­tas en re­la­ción a la in­se­gu­ri­dad (an­ti­ga­ran­tis­mo).

Des­de arri­ba se com­bi­na el lla­ma­do de aque­llos que de­fien­den una con­cep­ción que bien po­dría en­ten­der­se co­mo una ac­tua­li­za­ción de la doc­tri­na de se­gu­ri­dad na­cio­nal, con fuer­te pre­sen­cia de los mi­li­ta­res, aso­cia­da en lo eco­nó­mi­co al neo­li­be­ra­lis­mo. Esa fue la fór­mu­la de la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña, un ca­pi­ta­lis­mo au­to­ri­ta­rio y de ín­do­le na­cio­na­lis­ta. Es­to úl­ti­mo sin du­da va a afec­tar aún más el mun­do de los tra­ba­ja­do­res, al ca­da vez más am­plio uni­ver­so de los po­bres y ex­clui­dos, así co­mo al de los mo­vi­mien­tos que lu­chan con­tra el avan­ce del ca­pi­tal ex­trac­ti­vo en

El fas­cis­mo so­cial se ex­pre­sa, des­de aba­jo, en la de­fen­sa de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, sus ins­ti­tu­cio­nes y en el apo­yo a dis­cur­sos pu­ni­ti­vis­tas en se­gu­ri­dad. Des­de arri­ba, en la ac­tua­li­za­ción de las doc­tri­nas de la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

los te­rri­to­rios. La Ama­zo­nía ya es una fron­te­ra de muer­te.

No se ol­vi­den que Amé­ri­ca La­ti­na es la re­gión del mun­do don­de se asesinan ma­yor can­ti­dad de ac­ti­vis­tas am­bien­ta­les, y Bra­sil es des­de el 2015 el país que ha ve­ni­do en­ca­be­zan­do el ran­king de ase­si­na­tos, pre­ci­sa­men­te en la fron­te­ra ama­zó­ni­ca. Es de es­pe­rar que, con las de­cla­ra­cio­nes que hi­zo Bol­so­na­ro –que lo acer­can a Trump en su ne­ga­cio­nis­mo en re­la­ción al cam­bio cli­má­ti­co– la si­tua­ción em­peo­re no­ta­ble­men­te. Los mo­vi­mien­tos cam­pe­si­nos y so­cio­am­bien­ta­les an­ti­ex­trac­ti­vis­tas, las ONG am­bien­ta­lis­tas y los de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos es­tán muy ame­na­za­dos: se­rán abier­ta­men­te con­si­de­ra­dos co­mo un obs­tácu­lo “cri­mi­nal” que se opo­ne al avan­ce del ca­pi­tal.

Du­ran­te do­ce años vi­vi­mos la in­co­mo­di­dad de los po­pu­lis­mos pro­gre­sis­tas. Pe­ro las con­duc­tas li­ga­das al fas­cis­mo so­cial no es­ta­ban le­gi­ti­ma­das. Hoy la si­tua­ción es de un gran re­tro­ce­so. No sa­be­mos has­ta dón­de pue­de lle­gar Bol­so­na­ro, pe­ro no hay que ol­vi­dar que es un can­di­da­to apo­ya­do por los mi­li­ta­res, que bus­can re­cu­pe­rar su lu­gar de po­der en la so­cie­dad bra­si­le­ña. En un con­tex­to mar­ca­do por nue­vos con­flic­tos so­cia­les, ma­yor de­sigual­dad, cre­cien­te des­or­ga­ni­za­ción so­cial, dis­cur­sos pu­ni­ti­vos y cri­sis de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se va abrien­do una pe­li­gro­sa ca­ja de Pan­do­ra que va ins­ta­lan­do y le­gi­ti­man­do con­duc­tas fas­cis­ti­zan­tes, que du­ran­te dé­ca­das creí­mos erra­di­ca­das. Así, son di­fe­ren­tes los ele­men­tos que van ar­ti­cu­lan­do es­te fas­cis­mo so­cial con el neo­li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, en un es­ce­na­rio que pa­re­ce anun­ciar los con­tor­nos de una po­si­ble gue­rra so­cial des­truc­ti­va, en don­de se jue­gan las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos más pri­ma­rios de la so­cie­dad. El “fas­cis­mo so­cial di­fu­so” –del cual nos ha­bla­ba ya años atrás Boa­ven­tu­ra de Sou­sa San­tos– co­mien­za a en­con­trar una tra­duc­ción po­lí­ti­ca más es­ta­ble. Muy pro­ba­ble­men­te és­te no se ma­ni­fies­te de la mis­ma for­ma en to­das las so­cie­da­des, pe­ro lo cier­to es que se vie­nen tiem­pos de os­cu­ri­dad.

*So­ció­lo­ga, es­cri­to­ra, li­cen­cia­da en Fi­lo­so­fía por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, doc­to­ra en So­cio­lo­gía por la Es­cue­la de Al­tos Es­tu­dios en Cien­cias So­cia­les (Ehess) de Pa­rís, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Co­ni­cet y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta

En las uni­ver­si­da­des ya co­men­za­ron los sig­nos de re­cha­zo al discurso y es­ti­lo del pre­si­den­te elec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.