¿Qué de­re­chas?

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Ga­briel Ra­fart*

El triun­fo de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil ofre­ce un nue­vo mo­men­to pa­ra las de­re­chas po­lí­ti­cas re­gio­na­les. Un tiem­po en al­za. Es­ta vez de la mano de un am­plio con­sen­so elec­to­ral.

No hay du­da de que los cien­tis­tas so­cia­les es­tán per­ple­jos. Tam­bién las ciu­da­da­nías in­for­ma­das, esas que lla­ma­mos “pro­gre­sis­tas”. Co­mo lo es­tu­vie­ron en los años trein­ta de ex­pan­sión de los fas­cis­mos. O en los ochen­ta del si­glo pa­sa­do du­ran­te el con­sen­so neo­con­ser­va­dor.

Al­go más que una cues­tión con­cep­tual es­tá en jue­go. No al­can­za la ex­pli­ca­ción que ofre­ce la teo­ría de la mo­der­ni­za­ción. Tam­po­co una de ti­po his­tó­ri­ca ge­né­ti­ca. Cier­ta­men­te, una re­mo­za­da teo­ría de la mo­der­ni­za­ción que da­ta de los tiem­pos de Fu­ku­ya­ma nos si­gue ex­pli­can­do que a más de­sa­rro­llo ca­pi­ta­lis­ta ma­yor de­mo­cra­cia y me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes del pro­gre­so.

En cam­bio, otros, des­de la di­men­sión his­tó­ri­co-po­lí­ti­ca, bus­can en­ca­de­nar los li­de­raz­gos de la ban­ca­rro­ta mo­ral con una se­gui­di­lla de pro­yec­tos y lí­de­res re­ge­ne­ra­cio­nis­tas. Es una ver­sión re­mo­za­da de aque­llas lec­tu­ras “re­vi­sio­nis­tas” que de­cían que el des­cen­so al in­fierno que fue el na­zis­mo no era otra co­sa que la con­se­cuen­cia irre­ver­si­ble de la rui­na mo­ral que sig­ni­fi­có el es­ta­li­nis­mo. Bol­so­na­ro no se ex­pli­ca sin Lu­la o Ma­du­ro, de la mis­ma ma­ne­ra que Hitler no fue lo que fue sin Sta­lin y Le­nin.

El la­bo­ra­to­rio del cien­tí­fi­co so­cial pue­de es­pe­rar. Im­por­ta la ex­pec­ta­ti­va de fu­tu­ro que ofre­cen es­tas de­re­chas. Sa­ber si su ac­tual ver­bo re­sul­ta com­pa­ti­ble con de­mo­cra­cias que as­pi­ran a ha­cer me­nos desiguales a los desiguales. So­bre to­do, pa­ra una épo­ca ex­cep­cio­nal co­mo la ac­tual que, des­de el fin de la Gue­rra Fría, pa­re­cía ha­ber ex­pan­di­do las fron­te­ras de las de­mo­cra­cias con más de­re­chos no­mi­na­les y, en mu­chos ca­sos reales, mien­tras pa­ra­dó­ji­ca­men­te se am­plia­ban las de­sigual­da­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas.

La cues­tión no es só­lo con­ti­nen­tal. Es de­fi­ni­ti­va­men­te glo­bal. El ver­bo del na­cio­na­lis­mo, la re­li­gión –no im­por­ta cuál–, el ra­cis­mo, la ne­ga­ción de los par­ti­dos, las pre­ten­sio­nes de una­ni­mi­dad y el es­tar a fa­vor de un Es­ta­do em­pe­que­ñe­ci­do y de­ci­sio­nis­ta, ju­gan­do con ciu­da­da­nías hi­per­co­nec­ta­das, es­tá ha­cien­do de­ci­di­dos avan­ces en Eu­ro­pa y Asia, ade­más de su afir­ma­ción en dos gi­gan­tes de Amé­ri­ca co­mo son Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos.

Vie­jas nue­vas de­re­chas

Más com­ple­jas que el va­cío que ofre­ce la an­ti­po­lí­ti­ca co­mo ideo­lo­gía, es­tas nue­vas de­re­chas tie­nen sa­bor a mu­cho de las de­re­chas del pa­sa­do. Po­cas de las de­re­chas de hoy reivin­di­can a los fas­cis­mos del si­glo XX. Las nue­vas son va­rio­pin­tas. Im­po­si­bles de cons­ti­tuir una in­ter­na­cio­nal. Mu­chas per­te­ne­cen al “nue­vo po­pu­lis­mo oli­gár­qui­co, de im­pron­ta neo­li­be­ral”, co­mo sos­tie­ne el his­to­ria­dor ita­liano En­zo Tra­ver­so. En es­te lo­te es­tán Mau­ri­cio Ma­cri y Em­ma­nuel Ma­cron. Tra­ver­so des­ta­ca la pre­sen­cia del pri­me­ro y su pa­re­ci­do de fa­mi­lia con el se­gun­do en tan­to “los dos pre­ten­den en­car­nar la Na­ción y se han asig­na­do la mi­sión de sal­var­la, en­tre­gán­do­la por com­ple­to a las fuer­zas im­per­so­na­les del mer­ca­do” Bol­so­na­ro pa­re­cie­ra su­mar­se a es­te lo­te, aun­que to­ma cier­ta dis­tan­cia con su ver­tien­te de ul­tra­rre­li­gio­si­dad. Do­nald Trump por mo­men­tos pa­re­ce tam­bién ha­cer­les com­pa­ñía.

Mu­chos cien­tis­tas so­cia­les no creen per­ti­nen­te ca­li­fi­car a to­das las ex­pe­rien­cias co­mo fas­cis­tas. Tam­po­co no­so­tros. Aún así la de­no­mi­na­ción de neo­fas­cis­mo ha si­do ins­ta­la­da pa­ra dis­tin­guir a al­guno de ellos por el pa­ren­tes­co con mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos que lle­van va­rias dé­ca­das de vi­da en Ale­ma­nia y paí­ses del cen­tro de Eu­ro­pa, los paí­ses nór­di­cos y de otras re­gio­nes.

El ci­ta­do Tra­ver­so se sien­te más có­mo­do con lla­mar­los par­te del pos­fas­cis­mo. Ha­bría en ellos ele­men­tos de con­ti­nui­dad y de rup­tu­ra res­pec­to al fas­cis­mo his­tó­ri­co. Por ejem­plo, ha­ce 80 años era im­pen­sa­ble que un lí­der fue­ra mu­jer, co­mo Ma­rie LePen del Fren­te Na­cio­nal de Fran­cia. La cues­tión con­cep­tual no es me­nor. La vin­di­ca­ción de fas­cis­ta – neo o pos– pa­ra al­gu­nos de los lí­de­res y mo­vi­mien­tos con­tem­po­rá­neos pue­de ser ex­ce­si­va. Y si es ati­nen­te ha­bría que ser más du­ros pre­vien­do que si lle­gan al po­der es­ta­rían en con­di­cio­nes de con­ver­tir en ac­ción aque­llo que di­cen. Re­cuér­de­se que mu­chos lí­de­res, in­te­lec­tua­les y agen­tes de opinión de prin­ci­pios de los años trein­ta con­si­de­ra­ron que el discurso de Hitler era só­lo pa­ra la con­quis­ta de las ma­sas, que una vez que ac­ce­die­ra a la Can­ci­lle­ría se­ría acli­ma­ta­do por las éli­tes em­pre­sa­rias y las ne­ce­si­da­des de la go­ber­na­bi­li­dad. La his­to­ria nos di­ce lo que ocu­rrió, la bar­ba­rie de sus ac­tos y el mun­do al bor­de de los in­fier­nos.

Des­de ya que el tér­mino “de­re­cha” tie­ne un tono de com­ba­te, co­mo el de “iz­quier­da”.

Y re­sul­ta vá­li­do pa­ra un tiem­po en que se res­ta­ble­ce la di­men­sión bi­na­ria del con­flic­to po­lí­ti­co, aun­que al­gu­nos pre­ten­dan in­sis­tir en que en una era po­si­deo­ló­gi­ca cuen­ta el po­pu­lis­mo en una ban­da y en la otra quie­nes lo en­fren­tan. Hay que vol­ver a las lec­tu­ras de quie­nes in­sis­tían en que la día­da iz­quier­da-de­re­cha no se ha­bía ter­mi­na­do, por­que am­bas di­cen co­sas dis­tin­tas so­bre la de­sigual­dad y el au­to­ri­ta­ris­mo. Lo cier­to es que mu­chas de es­tas nue­vas ex­pe­rien­cias en mar­cha se pa­re­cen bas­tan­te al con­te­ni­do de las vie­jas de­re­chas, que en gran me­di­da fue­ron an­te­rio­res a la ca­tás­tro­fe de los fas­cis­mos real­men­te exis­ten­tes.

Fi­nal­men­te, si la Ar­gen­ti­na tie­ne an­tí­do­tos pa­ra una ra­di­ca­li­za­ción a lo Bol­so­na­ro no lo sa­be­mos. Ya cuen­ta su an­te­sa­la, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te vie­ne de la mano de la com­bi­na­ción de un pa­sa­do kirch­ne­ris­ta ves­ti­do de co­rrup­ción por sus enemi­gos y un ma­cris­mo fra­ca­san­do en lo eco­nó­mi­co y con cuen­tas pen­dien­tes en su de­fen­sa de la mo­ral em­pre­sa­ria. Los otros in­gre­dien­tes no es­tán le­jos. *His­to­ria­dor, pro­fe­sor de De­re­cho Po­lí­ti­co e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue.

Hay que vol­ver a lec­tu­ras de quie­nes in­sis­tían en que la día­da iz­quier­da­de­re­cha no ter­mi­nó: am­bas di­cen co­sas dis­tin­tas so­bre la de­sigual­dad y el au­to­ri­ta­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.