An­toi­ne de Saint Exu­péry en San An­to­nio Oes­te

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

An­toi­ne de Saint Exu­péry, el au­tor de El Prin­ci­pi­to, so­lía con­tar en su li­bro “Vue­lo noc­turno” cuan­do ha­cía sus via­jes por la Pa­ta­go­nia que “allí se vue­la so­bre una tie­rra abo­lla­da, co­mo un vie­jo cal­de­ro. Nin­gún otro sue­lo, en nin­gún la­do, mues­tra tan bien su des­gas­te. Los vien­tos que em­pu­jan, a tra­vés de una es­co­ta­du­ra de la cor­di­lle­ra de los An­des, las al­tas pre­sio­nes del pa­cí­fi­co se es­tran­gu­lan y ace­le­ran en un es­tre­cho co­rre­dor de cien ki­ló­me­tros de fren­te, en di­rec­ción al Atlán­ti­co, y arra­san to­do a su pa­so. Ca­da tan­to, do­mi­nan­do co­li­nas re­don­dea­das en que los vien­tos só­lo de­ja­ron un re­si­duo de cas­ca­jo, se al­zan mon­ta­ñas en for­ma de ro­da, agu­za­das, den­ta­das, des­po­ja­das de su car­ne has­ta el hue­so”. Y aco­ta que so­bre esa geo­gra­fía “nues­tras má­qui­nas re­sis­tían. Con­fiá­ba­mos en las jun­tu­ras de las alas. La vi­si­bi­li­dad, por lo ge­ne­ral, era bue­na y no plan­tea­ba pro­ble­mas. Con­si­de­rá­ba­mos esos via­jes co­mo una ta­rea du­ra, no co­mo un dra­ma”. Ex­pre­sa que eran vue­los pe­no­sos “ca­yen­do a ca­da pa­so en ba­ches in­vi­si­bles. Era un tra­ba­jo ma­nual. Du­ran­te una ho­ra, los hom­bres aplas­ta­dos por esas va­ria­cio­nes bru­ta­les, ha­cía­mos un tra­ba­jo de es­ti­ba­do­res. Más allá, una ho­ra des­pués, en­con­trá­ba­mos la cal­ma”.

El es­cri­tor Mar­ce­lo Au­gus­to Con­te en su ameno li­bro “Re­cuer­dos del vien­to” es­cri­bía que “Un buen día, el 1º de no­viem­bre de 1929, dos avio­nes se pre­pa­ra­ban pa­ra un vue­lo. El cual qui­zá ni sus pi­lo­tos ima­gi­na­ron nun­ca, y que mar­ca­ría el ini­cio de una ac­ti­vi­dad in­só­li­ta pa­ra esa épo­ca con el fi­nal del ais­la­mien­to de una ca­si des­co­no­ci­da re­gión de nues­tra pa­tria”.

“En el ae­ró­dro­mo de Pa­che­co, Bue­nos Ai­res, po­nía en mar­cha su mo­tor, un La­té 28, con­du­ci­do por Jean Mer­moz y lle­van­do co­mo co­pi­lo­to al ar­gen­tino Ri­car­do Gross y al­gu­nos pa­sa­je­ros, en­tre ellos al ca­pi­tán Vi­cen­te Al­man­dos Almonacid, y des­pe­ga­ba rum­bo a Bahía Blan­ca. En ese ae­ró­dro­mo lo es­pe­ra­ba un La­té 25, cu­yo pi­lo­to era An­toi­ne de Saint Exu­péry, que de­bía tras­la­dar car­ga y co­rreo des­de Bahía Blan­ca a Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, con es­ca­las en San An­to­nio Oes­te y Tre­lew, rea­li­zan­do ese día el vue­lo inau­gu­ral de la cé­le­bre Ae­ro­pos­ta Ar­gen­ti­na.

El es­cri­tor Héc­tor Iz­co en su li­bro “San An­to­nio y el mar” men­cio­na que por aque­llos años esa ver­da­de­ra aven­tu­ra su­po mar­car un ver­da­de­ro hi­to en la his­to­ria lo­cal. Cuen­ta que “Por 1929, un pre­ca­rio tin­gla­do y una pe­que­ña pis­ta de ate­rri­za­je que ha­bía cam­bian fun­da­men­tal­men­te al de­ci­dir la Ae­ro­pos­ta Ar­gen­ti­na la ins­ta­la­ción de una lí­nea aé­rea co­mer­cial des­de Bahía Blan­ca a Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, to­can­do co­mo es­ca­la San An­to­nio y Tre­lew, y es to­do un acon­te­ci­mien­to si te­ne­mos en cuen­ta la épo­ca”. Agre­ga que “La Ae­ro­pos­ta dis­po­ne la co­lo­ca­ción de una ca­si­lla gran­de de ma­de­ra, pre­fa­bri­ca­da, pa­ra ofi­ci­nas, vi­vien­da del en­car­ga­do, etc. Y un pe­que­ño gal­pón pa­ra al­gún ele­men­to de au­xi­lio, lu­bri­can­tes o he­rra­mien­tas”.

Y re­cuer­da Iz­co que “los avio­nes ini­cial­men­te eran el La­té 25 y lue­go po­cos años des­pués el La­té 28, de un so­lo mo­tor en­fria­do por agua, con ca­pa­ci­dad pa­ra dos pa­sa­je­ros el pri­me­ro y de cua­tro el se­gun­do. El pi­lo­to, por lo me­nos en mi re­cuer­do en el pri­me­ro, so­bre la proa, a la in­tem­pe­rie, sin car­lin­ga de reparo”. El his­to­ria­dor de San An­to­nio nos de­ja una sem­blan­za de las gran­des di­fi­cul­ta­des que esos es­for­za­dos pio­ne­ros de­bían so­bre­lle­var: “Hay que ima­gi­nar el sa­cri­fi­cio en nues­tra Pa­ta­go­nia y so­bre to­do en los in­vier­nos, del pi­lo­to con­du­cien­do su má­qui­na a la in­tem­pe­rie, con un pe­que­ño pa­ra­bri­sas, sin nin­gún otro res­guar­do que no fue­ra la ves­ti­men­ta, tra­jes acol­cha­dos, capote has­ta los pies, el cas­co fo­rra­do y las an­ti­pa­rras. Vo­la­ban prác­ti­ca­men­te sin ins­tru­men­tal que no fue­ra la brú­ju­la y el al­tí­me­tro, con al­gún otro ele­men­to me­dio pri­mi­ti­vo. No te­nían co­mu­ni­ca­ción ra­dial y el vue­lo era de re­la­ti­va al­tu­ra, vi­sual”. Re­fi­rién­do­se a Saint Exu­péry, Iz­co afir­ma que “es uno de los que más hi­zo afec­ta­do a es­ta lí­nea pa­ta­gó­ni­ca” y de­ta­lla sus vir­tu­des co­mo es­cri­tor mun­dial­men­te re­co­no­ci­do. Me­mo­rio­sos ve­ci­nos so­lían re­cor­dar ha­ber­lo vis­to y sa­lu­da­do en aque­llos años fun­da­cio­na­les de San An­to­nio Oes­te.

En unas vie­jas fotos –his­tó­ri­cas– se lo pue­de ver al la­do de su avión y lue­go en una re­cep­ción que los ve­ci­nos le hi­cie­ran en el Ho­tel El Ame­ri­cano.

Des­pués de su odi­sea por los cie­los pa­ta­gó­ni­cos es­ta­ría la muer­te aguar­dán­do­le en­tre las du­nas del de­sier­to, pe­ro eso ya es otra his­to­ria. *Es­cri­tor/Val­che­ta

En un La­té 25, lle­va­ba car­ga y co­rreo des­de Bahía a Co­mo­do­ro, con es­ca­las en SAO y Tre­lew. Fue la lla­ma­da Ae­ro­pos­ta Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.