El ci­clo po­lí­ti­co y tres gran­des desafíos: ju­bi­la­cio­nes, in­for­ma­li­dad y Mer­co­sur

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Er­nes­to A. O’Con­nor *

En di­ciem­bre se cum­pli­rán tres años de ges­tión del pre­si­den­te Ma­cri. Tiem­po su­fi­cien­te, o no, pa­ra eva­luar en par­ti­cu­lar la mar­cha de la eco­no­mía. Su­fi­cien­te, por­que tres años no es po­co. In­su­fi­cien­te, por­que en la Ar­gen­ti­na los tiem­pos po­lí­ti­cos sue­len ser lar­gos, en el sen­ti­do de que cues­ta mu­chas ve­ces lo­grar acuer­dos o po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

En Ar­gen­ti­na pre­do­mi­nan las po­lí­ti­cas de go­bierno, y el ca­so de la ges­tión ac­tual no ha si­do la ex­cep­ción. La cul­tu­ra po­lí­ti­ca es pen­du­lar y en­ce­rra­da en los ob­je­ti­vos de ca­da par­ti­do o coa­li­ción, y es­to di­fi­cul­ta lo­grar po­lí­ti­cas de Es­ta­do.

Po­lí­ti­cas de Es­ta­do pa­ra la Agen­da

Pa­re­cie­ra que la eco­no­mía ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta al­gu­nas re­for­mas pro­fun­das en al­gu­nos te­mas, que re­quie­ren con­sen­sos po­lí­ti­cos su­pe­rio­res. El sis­te­ma pre­vi­sio­nal es el eje de los pro­ble­mas fis­ca­les del país, des­de la crea­ción de las AFJP en los 90, y su cre­cien­te des­fi­nan­cia­mien­to. El agra­van­te ha si­do la mo­ra­to­ria pre­vi­sio­nal de co­mien­zos del 2010, que ca­si du­pli­có la can­ti­dad de ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos, y ha lle­va­do la re­la­ción apor­tan­tes-be­ne­fi­cia­rios a ca­si la uni­dad, por­que, ade­más, la in­for­ma­li­dad la­bo­ral, con su fal­ta de apor­tes, si­gue es­truc­tu­ral­men­te en torno al 35% de la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar.

La in­for­ma­li­dad es, así, otro pro­ble­ma de fon­do: a la pre­ca­rie­dad de in­gre­sos agre­ga la ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral y un ho­ri­zon­te de muy ba­jos in­gre­sos ju­bi­la­to­rios, re­ali­men­tan­do el círcu­lo de trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal de la po­bre­za. Si hay in­for­ma­li­dad la­bo­ral, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va ne­ce­sa­ria­men­te de­be ser ob­je­to de aná­li­sis, por­que es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das.

De los 17 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, 3.5 mi­llo­nes lo ha­cen en el sec­tor pú­bli­co, y de és­tos 2.7 mi­llo­nes in­gre­san en las plan­ti­llas de pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios. Es de­cir, en el co­ra­zón pro­duc­ti­vo del país, en lu­gar de ge­ne­rar pues­tos de tra­ba­jo en pro­duc­cio­nes re­gio­na­les y lo­ca­les, se ha ge­ne­ra­do un ele­va­do em­pleo pú­bli­co.

A su vez, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va re­quie­re de ho­ri­zon­tes y mer­ca­dos, y de es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca. Los mer­ca­dos los sue­le dar la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro el Mer­co­sur no ha lo­gra­do fir­mar tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, los años pa­san y Ar­gen­ti­na no abre mer­ca­dos. El efec­to “Bol­so­na­ro” abre in­te­rro­gan­tes fa­vo­ra­bles, si el blo­que pa­sa­ra de Unión Adua­ne­ra a Zo­na de Li­bre Co­mer­cio, por ejem­plo. Es­to au­men­ta­ría el co­mer­cio a me­diano pla­zo, la es­ca­la pro­duc­ti­va y el em­pleo pri­va­do en

ca­si to­das las pre­du­cien­do el em­pleo pú­bli­co, y tam­bién la in­for­ma­li­dad.

La ma­cro­eco­no­mía li­mi­ta la pro­duc­ción

La ines­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca tam­bién li­mi­ta la in­ver­sión pro­duc­tia va. El pro­ble­ma es que la Ar­gen­ti­na no lo­gra re­sol­ver sus du­das de lar­go pla­zo. En es­te sen­ti­do, la ges­tión eco­nó­mi­ca de es­te go­bierno ha de­bi­do re­cu­rrir al FMI pa­ra re­no­var la deu­da pú­bli­ca.

Co­mo el FMI ope­ra co­mo úl­ti­mo pres­ta­mis­ta, da­ría la im­pre­sión de que se ha re­cu­rri­do por­que los mer­ca­dos de­ci­die­ron “sa­lir” de Ar­gen­ti­na, en un con­tex­to glo­bal l de­ci­di­da­men­te ad­vers so.

Su­ba de ta­sa de in­te­rés in­ter­na­cio­na­les, caí­da del pre­cio de com­mo­di­ties agrí­co­las, al­za ddel pe­tró­leo, lar­ga cri­sis de tres años en Bra­sil, y pro­tec­cio­nis­por mo cre­cien­te ppar­te del go­bierno re­pu­bli­cano de EE. UU., go­bier­nos con­ser­va­do­res que –na­da nue­vo– sueas len apli­car es­ta­po­lí­ti­cas, pro­tec­cio­mer­cio nis­mo en el coy su­ba de ta­sas pa­ra atraer ca­pi­ta­les.

El con­tex­to ex­terno des­fa­vo­ra­ble en­con­tró a una ma­cro­eco­no­mía sin re­le­mas sol­ver sus prob­de fon­do.

An­te la su­ba de ta­sas in­ter­na­cio­nae les y la cri­sis de Tur­quía, los ca­pi­ta­les hi­cie­ron el “fligght to qua­lity”, pe­ro saen­te lie­ron ma­yorm­de Ar­gen­ti­na, y no de otros emer­gen­tes, por eso el ries­go país re­fle­ja esa­su­ba. ¿Por qué? Por­que la di­ná­mi­ca de la deu­da pú­bli­ca exi­gien­do, ble si­gue cre­cie­so­bre to­do des­de el 2016.

La ges­tión ac­tual con­fió en la in­ser­nal ción in­ter­na­cioy en un shock de ine ver­sio­nes des­del ex­te­rior, que no se ma­te­ria­li­zó. Y pa­ra co­rre­gir gra­dual­qui­li­brios men­te los dese so­cia­les, deel ci­dió fi­nan­ciar dé­fi­cit fis­cal con deuor­men­te da pú­bli­ca, ma­yen di­vi­sas. Un dé­fi­cit di­fí­cil de re­du­cir por el pe­so de las ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes, el gas­to en pla­nes so­cia­les, y el pe­so del em­pleo

pú­bli­co en las pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios.

A es­te dé­fi­cit se su­mó el de cuen­ta co­rrien­te, que ex­pre­sa la re­la­ción fi­nan­cie­ra del país con el res­to del mun­do. Con ex­por­ta­cio­nes es­tan­ca­das, im­por­ta­cio­nes cre­cien­do, tu­ris­mo emi­si­vo cre­cien­te por el atra­so cam­bia­rio, e in­tere­ses de la deu­da pú­bli­ca en dó­la­res en al­za, es­te in­di­ca­dor más que se du­pli­có en el 2017, y se­ña­ló las di­fi­cul­ta­des del país del ac­ce­der a dó­la­res ge­nui­nos.

Más allá del acuer­do con el FMI, con ca­si to­das las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to de 2019 cu­bier­tas, la du­da de los mer­ca­dos acer­ca de la ca­pa­ci­dad de re­pa­go de la deu­da en 2020, po­se­lec­ción pre­si­den­cial de oc­tu­bre de 2019, si­gue ins­ta­la­da.

Avan­ces y desafíos

Los avan­ces lo­gra­dos tam­po­co han si­do me­no­res.

Un ma­yor re­co­no­ci­mien­to glo­bal a los es­fuer­zos del país, por par­te de na­cio­nes lí­de­res de oc­ci­den­te, el di­na­mis­mo y la ma­yor trans­pa­ren­cia en la obra pú­bli­ca, la con­ten­ción de la si­tua­ción so­cial, una ma­yor in­de­pen­den­cia de po­de­res, la bús­que­da per­ma­nen­te de con­sen­sos po­lí­ti­cos con la opo­si­ción, en un cli­ma de diá­lo­go re­sal­ta­ble, son al­gu­nos de los ac­ti­vos im­por­tan­tes de la ges­tión ac­tual.

La eco­no­mía ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta, ade­más, gran­des acuer­dos pa­ra lo­grar po­lí­ti­cas de Es­ta­do, por lo me­nos en lo ati­nen­te al sis­te­ma ju­bi­la­to­rio, la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y la in­for­ma­li­dad, en­tre otros te­mas. Esas cues­tio­nes, ade­más, im­pac­ta­rían fa­vo­ra­ble­men­te en la ma­cro­eco­no­mía. No hay que de­jar de in­sis­tir, por­que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca siem­pre de­pen­de de la eco­no­mía po­lí­ti­ca.

(*) Eco­no­mis­ta, ex­sub­se­cre­ta­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Eco­nó­mi­ca Re­gio­nal y Sec­to­rial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.