El in­gre­so de tro­pas ex­tran­je­ras y la so­be­ra­nía he­ri­da

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Mag­da­le­na Odar­da*

En tiem­pos en que la pa­la­bra so­be­ra­nía vie­ne sien­do sos­la­ya­da en pos de un con­cep­to de “li­bre mer­ca­do” que nin­gún país desa­rro­lla­do adop­ta ni sos­tie­ne, o de una no­ción de “glo­ba­li­za­ción”, que ha que­da­do ab­so­lu­ta­men­te des­fa­sa­da a la al­tu­ra de es­tos tiem­pos, es ne­ce­sa­rio y opor­tuno que des­de el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las ban­cas po­da­mos res­ca­tar aquel con­cep­to de so­be­ra­nía que ins­pi­ra­ra a nues­tros gran­des pró­ce­res, co­mo San Mar­tín, Bel­grano o Mo­reno, a la ho­ra de rea­li­zar sus ges­tas he­roi­cas y de cons­ti­tuir nues­tra na­ción.

An­te el arri­bo de tro­pas ex­tran­je­ras pa­ra, en­tre otros ejer­ci­cios, brin­dar ins­truc­cio­nes a nues­tras fuer­zas de se­gu­ri­dad en el mar­co de la cum­bre de lí­de­res del G20, a rea­li­zar­se el mes de no­viem­bre pró­xi­mo y que de­man­da­ría al era­rio pú­bli­co na­da me­nos que 444,7 mi­llo­nes de pe­sos en 26 ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res, mi po­si­ción ha si­do el re­cha­zo.

De­be­mos te­ner en cuen­ta que, de pro­du­cir­se es­te in­gre­so sin res­pe­tar­se los pro­ce­di­mien­tos que es­ta­ble­ce la ley na­cio­nal 25880, de “In­gre­so de per­so­nal mi­li­tar ex­tran­je­ro en el te­rri­to­rio na­cio­nal y/o egre­so de fuer­zas na­cio­na­les”, es­ta­mos an­te un he­cho ile­gal que po­dría de­ri­var, in­clu­so, en la pro­mo­ción de un jui­cio po­lí­ti­co y en ac­cio­nes por “Trai­ción a la pa­tria”.

La re­fe­ri­da nor­ma­ti­va es muy cla­ra al res­pec­to, pues en su ar­tícu­lo 4° es­ta­ble­ce que los pe­di­dos de au­to­ri­za­ción de in­gre­so de tro­pas ex­tran­je­ras “se­rán for­mu­la­dos por el Po­der Eje­cu­ti­vo me­dian­te la pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to de ley cu­yo men­sa­je se­rá re­fren­da­do por los mi­nis­tros com­pe­ten­tes”, acla­ran­do en su ar­tícu­lo 5º que, en los ca­sos de ejer­ci­ta­cio­nes com­bi­na­das: “El Po­der Eje­cu­ti­vo en­via­rá al Con­gre­so el pro­yec­to de ley en la pri­me­ra se­ma­na de mar­zo de ca­da año, que in­clui­rá un pro­gra­ma de ejer­ci­ta­cio­nes que cu­bra un año co­rri­do des­de el 1° de sep­tiem­bre del mis­mo”.

En es­ta oca­sión na­da de ello ocu­rrió, por lo que no de­be­ría pi­sar te­rri­to­rio na­cio­nal nin­gún sol­da­do de nin­gún país ex­tran­je­ro du­ran­te el 2018.

La so­be­ra­nía es­tá sien­do pues­ta en ries­go por par­te del go­bierno na­cio­nal en for­ma per­ma­nen­te.

No só­lo per­mi­te a Jo­seph Le­wis la cons­truc­ción de un ver­da­de­ro en­cla­ve en la pro­vin­cia de Río Ne­gro, don­de ad­mi­nis­tra una hi­dro­eléc­tri­ca; sino que se le per­mi­te ma­ne­jar, sien­do ciu­da­dano in­glés, un ae­ro­puer­to de al­can­ce in­ter­na­cio­nal, sin ra­da­res ni con­ro­vin­cias, tro­les de nin­gún ti­po, a es­ca­sas dos ho­ras de vue­lo de las Is­las Mal­vi­nas.

Al mis­mo tiem­po, nos sor­pren­de la li­vian­dad con la que se han au­to­ri­za­do la ins­ta­la­ción de ba­ses mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas de “ayu­da hu­ma­ni­ta­ria” en el ae­ro­puer­to de Re­sis­ten­cia, Cha­co, y en la pro­vin­cia del Neu­quén, don­de el U. S. Sout­hern Com­mand, es de­cir el Co­man­do Sur de los Es­ta­dos Uni­dos, des­cri­be en su pro­pia pá­gi­na web que “el Co­man­do Sur de EE. UU. apro­ve­cha las ca­pa­ci­da­des de res­pues­ta rá­pi­da, la co­la­bo­ra­ción de na­cio­nes so­cias y la coope­ra­ción re­gio­nal den­tro de nues­tra área de res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra apo­yar los ob­je­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal de los EE. UU., de­fen­der los acer­ca­mien­tos su­re­ños de Es­ta­dos Uni­dos y pro­mo­ver la se­gu­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad re­gio­nal”.

Una si­tua­ción si­mi­lar se da con la ins­ta­la­ción de una an­te­na gi­gan­tes­ca Chi­na en la pro­vin­cia del Neu­quén, su­pues­ta­men­te pa­ra “con­trol de sa­té­li­tes y mi­sio­nes es­pa­cia­les”.

No po­de­mos de­jar de men­cio­nar el acuer­do ce­le­bra­do en­tre el ex­vi­ce­can­ci­ller ar­gen­tino, Car­los Fo­ra­do­ri, y su par bri­tá­ni­co, Alan Dun­can, en sep­tiem­bre de 2016.

En aque­lla opor­tu­ni­dad ya ge­ne­ra­ba preo­cu­pa­ción el he­cho de que se es­tu­vie­ra ha­bi­li­tan­do al Reino Uni­do pa­ra avan­zar so­bre la pes­ca y la ex­plo­ta­ción de hi­dro­car­bu­ros en las Is­las Mal­vi­nas.

A tra­vés del Acuer­do se pro­po­ne “re­mo­ver to­dos los obs­tácu­los que li­mi­ten el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble de las Is­las Mal­vi­nas, in­clu­yen­do pes­ca, na­ve­ga­ción e hi­dro­car­bu­ros”, con lo que se per­mi­te el le­van­ta­mien­to de to­das las me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas, le­gis­la­ti­vas y ju­di­cia­les que ve­nía to­man­do la Ar­gen­ti­na pa­ra pro­te­ger nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les fren­te a la ex­plo­ta­ción ile­gal de nues­tra pes­ca e hi­dro­car­bu­ros por par­te de Gran Bre­ta­ña.

Tal co­mo lo ex­pre­sa­ra por aquel en­ton­ces nues­tro Pre­mio No­bel de la Paz, Adol­fo Pé­rez Es­qui­vel, era ne­ce­sa­rio re­cor­dar al go­bierno na­cio­nal que “los re­cur­sos re­no­va­bles y no re­no­va­bles de los que pre­ten­de dis­po­ner pa­ra ce­der ale­gre­men­te a ma­nos bri­tá­ni­cas per­te­ne­cen a 40 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos”.

Lo más con­tra­dic­to­rio es que a tra­vés del re­fe­ri­do acuer­do se pro­pu­so un “tra­ba­jo en con­jun­to” con las Fuer­zas Ar­ma­das bri­tá­ni­cas, las que cons­ti­tu­yen una ver­da­de­ra fuer­za de ocu­pa­ción en te­rri­to­rio ar­gen­tino, so­bre to­do a par­tir del he­cho de que han mon­ta­do en las Is­las Mal­vi­nas una ba­se mi­li­tar con mi­les de sol­da­dos, bu­ques de gue­rra, avio­nes de com­ba­te, tan­ques, mi­si­les, avio­nes y has­ta un sub­ma­rino nu­clear, ar­gu­men­tan­do una “po­si­ble in­va­sión ar­gen­ti­na”.

(*) Se­na­do­ra na­cio­nal, Par­ti­do RIO

Sor­pren­de la li­vian­dad con la que se au­to­ri­zó la ins­ta­la­ción de ba­ses mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas de “ayu­da hu­ma­ni­ta­ria” en Cha­co y Neu­quén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.