Elo­gio del ta­ma­ris­co

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

Amo los ta­ma­ris­cos. Mi poe­sía tie­ne no só­lo raí­ces sino ho­jas y olor a ta­ma­ris­cos. Sus ra­mas se en­re­dan en mis pa­la­bras y cre­cen des­afo­ra­das por las cuar­ti­llas de mis ver­sos. Son su glo­ria y or­na­to. Sus raí­ces le dan sus­ten­to a mi poé­ti­ca que tie­ne su mis­mo te­són y per­sis­ten­cia. Se hun­den en los are­na­les o los pe­dre­ros y fruc­ti­fi­ca en ver­sos de­sigua­les co­mo sus ra­mas. El aro­ma del ta­ma­ris­co bro­ta de la tin­ta y en las no­ches del ve­rano mien­tras es­cri­bo me re­fres­ca el al­ma. Es el bál­sa­mo pa­ra mi poe­sía. Re­cuer­do los ta­ma­ris­cos de mi ciu­dad de Bahía Blan­ca atrás de la Es­ta­ción Ro­sa­rio glo­sa­da por los Vis­con­ti o ai­ro­sos y fuer­tes en el bal­nea­rio Mal­do­na­do. Na­da les ha­ce me­lla: ni la fal­ta de agua ni el sa­li­tre im­per­ti­nen­te, ni los fríos gé­li­dos de la Pa­ta­go­nia ni los ca­lo­res del de­sier­to, ni los vien­tos in­dó­mi­tos. Tie­nen car­ta de cre­den­cial en la li­te­ra­tu­ra que los ci­ta pro­fu­sa­men­te.

Has­ta una edi­to­rial lle­va su nom­bre: Ta­ma­ris­co, a se­cas.

Mi ami­go Jo­sé Juan Sán­chez –es­cri­tor de Vied­ma y fe­rro­via­rio de al­ma– me ob­se­quió con una ama­ble de­di­ca­to­ria su li­bro de re­la­tos “Raí­ces de Ta­ma­ris­cos”. Tal vez por los re­cuer­dos de su in­fan­cia en la es­ta­ción de tre­nes de Val­che­ta don­de los ta­ma­ris­cos has­ta el día de hoy se en­se­ño- rean pre­sun­tuo­sos en el an­dén lle­nos de adio­ses y des­pe­di­das. Quien se aden­tra ha­cia el pa­ra­je de Sie­rra Pai­le­mán en la zo­na sur de la pro­vin­cia de Río Ne­gro se ve­rá gra­ta­men­te sor­pren­di­do por­que una her­mo­sa for­ma­ción de ta­ma­ris­cos lo sa­lu­da­rá con sal­vas de ver­de fres­cor.

En la vie­ja ca­so­na de Val­che­ta don­de vi­ví mu­chos años con mis pa­dres (y fui fe­liz sin dar­me cuen­ta) hi­ce amis­tad en­tra­ña­ble con los ta­ma­ris­ca­les del pa­tio don­de un al­ji­be era due­ño y se­ñor. Con mi buen pa­dre (el hom­bre bueno y man­so del Evan­ge­lio) sie­rra en mano los tro­zá­ba­mos y ha­cía­mos la le­ña que ali­men­ta­ba la co­ci­na eco­nó­mi­ca mar­ca Is­ti­lart con ser­pen­ti­na y to­do.

Por eso lle­vo los ta­ma­ris­cos en mi al­ma, me flo­re­cen por to­dos la­dos, me gua­re­cen del mal tiem­po, me abri­gan con sus ma­nos ar­bus­ti­vas, me ha­blan de su sim­ple vi­da ve­ge­tal, me con­fían sus cui­tas, me cuen­tan de sus ami­gos los go­rrio­nes, me pre­gun­tan có­mo es el mun­do en otros lu­ga­res, se po­nen tris­tes por­que al­gu­nos di­cen que son feos, se arre­bu­jan en torno a mis pa­la­bras.

Yo les di­go que son mis ami­gos fa­vo­ri­tos y se po­nen con­ten­tos. Se ríen con el vien­to, se ba­ñan con las llu­vias, se se­can con el sol, se per­fu­man an­tes de la tor- men­ta.

A mí me gus­tan las co­sas sen­ci­llas y sim­ples por eso se­rá que soy ta­ma­ris­que­ro sin som­bre­ro. Sien­to cuan­do sal­go a ca­mi­nar por las vías del tren en Val­che­ta su pre­sen­cia com­pa­ñe­ra a la ve­ra del arro­yo y me sien­to con­ten­to y acom­pa­ña­do. Son cen­ti­ne­las de mis pa­sos, si­len­tes y res­pe­tuo­sos y más pru­den­tes que mu­chos de con­gé­ne­res.

A ve­ces los sien­to cre­cer, su la­bo­rar secreto y te­naz en­rai­zan­do sue­ños de arrai­go y ser­vi­cia­les pa­ra lo que se gus­te man­dar. En San An­to­nio Oes­te pro­li­fe­ran cer­ca del mar y son ca­si la úni­ca som­bra ba­jo el sol ca­ni­cu­lar de los ve­ra­nos. De­ba­jo de ellos leí una vez a Gar­cía Már­quez. Mi ami­go, el can­tor pa­ta­gó­ni­co Ro­lan­do Lo­bos, que ha mu­si­ca­li­za­do va­rios de mis poe­mas, que­ría uno mío que le can­te al ta­ma­ris­co por­que sin sa­ber­lo él tam­bién es ta­ma­ris­que­ro y las ra­mas de los mis­mos en­vuel­ven los no­tas de su can­cio­nes. Y bueno, sa­lió no­más el te­ma a dos ma­nos:

“Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra”:

“Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ que re­sis­ten a los vien­tos/ por hu­mil­des y sen­ci­llos/ mi can­to yo les ofrez­co. / Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ raí­ces que lle­vo aden­tro. Aguan­ta­dos y su­fri­dos/ tan so­li­tos en in­vierno/ con el al­ma des­tem­pla­da/ en ellos yo me gua­rez­co. / Ta­ma- ris­cos de mi tie­rra/ raí­ces que lle­vo aden­tro. No im­por­tan los sa­li­tra­les/ ni los ba­sal­tos se­dien­tos/ se arrai­gan en­tre las pie­dras/ y re­sis­ten en si­len­cio. / Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ raí­ces que lle­vo aden­tro. Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ has­ta su per­fu­me sien­to/ cuan­do la tar­de cal­ci­na/ con los so­les de fe­bre­ro. Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ raí­ces que lle­vo aden­tro. Yo les ten­go sim­pa­tía/ por ser sen­ci­llos y aus­te­ros/ por su som­bra y su fres­cor/ ellos son mis com­pa­ñe­ros. / Ta­ma­ris­cos de mi tie­rra/ raí­ces que lle­vo aden­tro.

*Es­cri­tor, Val­che­ta

Na­da les ha­ce me­lla: ni la fal­ta de agua ni el sa­li­tre im­per­ti­nen­te, ni los fríos gé­li­dos de la Pa­ta­go­nia ni los ca­lo­res del de­sier­to, ni los vien­tos in­dó­mi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.