Así lo vi­vo.

el desafío del do­ble rol.

Salud - - PÁGINA DELANTERA -

¡Vas a ser tío!”. La ex­cla­ma­ción se escuchó y la ale­gría se con­vir­tió en un abra­zo in­ter­mi­na­ble. Mi al­ma se po­bló de imá­ge­nes: fo­tos se­pias vo­la­ron lo­cas en mi ca­be­za. Mi her­mano, aquél que se ha­bía cor­ta­do ju­gan­do en el pa­tio de la es­cue­la y pi­dió en­tre llan­tos a su se­ño que me lla­ma­ra para so­co­rrer­lo, el que com­par­te ca­da do­min­go la pa­sión por el fút­bol, hoy me regala un so­brino.

–“Tam­bién vas a ser su mé­di­co”, com­ple­tó, para ver si su­pe­ra­ba de ese mo­do el mo­men­to de ojos hú­me­dos.

Así fui ju­gan­do el do­ble rol de tío y mé­di­co. Ca­da uno siem­pre úni­co y, des­de lo teó­ri­co, pa­ra­le­lo.

Pe­ro la vi­da a ve­ces se en­car­ga de po­ner pie­dras, de ins­ta­lar prue­bas. El mé­di­co co­men­zó a te­ner que in­ter­ve­nir más de lo ru­ti­na­rio. La ma­má ad­ver­tía co­sas ra­ras, su mi­ra­da y la del ni­ño no se en­con­tra­ban. El mé­di­co no­ta­ba al­gu­nas co­sas fue­ra de lu­gar. Se con­sul­tó con otros pro­fe­sio­na­les.

El re­sul­ta­do no fue el desea­do: el be­bé te­nía pa­rá­li­sis ce­re­bral. El tiem­po se ti­ñó de gris, se lle­nó de pre­gun­tas y des­pa­re­cie­ron las res­pues­tas.

Los sue­ños se os­cu­re­cie­ron. Los pla­nes vo­la­ron.

Las fa­mi­lias que se en­fren­tan a es­ta si­tua­ción de­ben re­for­mu­lar las pre­gun­tas “¿por qué?” y “¿para qué?”.

Mu­chas ve­ces crea­mos ca­mi­nos de an­te­mano, pen­sa­mos fu­tu­ros idea­les sin plan­tear­nos si­quie­ra los in­tere­ses o los de­seos de nues­tros hi­jos.

Ellos se­rán mé­di­cos, trom­pe­tis­ta o ju­ga­do­res de fút­bol en nues­tra ima­gi­na­ción mien­tras le cam­bia­mos los pa­ña­les o los ob­ser­va­mos dor­mir en su cu­na. Pro­gra­ma­mos la vi­da sin ser los úni­cos ac­to­res en ese es­ce­na­rio.

Cuan­do la men­te va­ga­ba por la­be­rin­tos sin luz ni sa­li­da, el al­ma se hi­zo car­go del con­flic­to.

El co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co ex­pli­ca a ve­ces al­gu­nas co­sas. La creen­cia en al­go su­pe­rior, en un gran ar­qui­tec­to, ayu­dó a su­pe­rar los in­te­rro­gan­tes no re­suel­tos.

Lo que para al­gu­nos pa­re­cen ex­cu­sas, se trans­for­ma­ron en ra­zo­nes.

Na­cie­ron en­ton­ces nue­vos por­qué y para qué. Él, tan pe­que­ño, nos en­se­ñó la son­ri­sa per­ma­nen­te. Que hay otras for­mas de co­no­cer­nos, otros mo­dos. Que el víncu­lo más im­por­tan­te es in­vi­si­ble, pe­ro sen­si­ble. Que hay mo­ti­vos por des­cu­brir dia­ria­men­te, no­ve­do­sos e im­pen­sa­dos. Que siem­pre hay un sen­ti­do, el cual –aun­que di­fí­cil de ver o en­ten­der– nos ha­rá lu­char y amar. El tiem­po co­la­bo­ra di­si­pan­do las nu­bes y ha­cien­do que el sol dis­pon­ga de su luz y su ca­lor.

La lle­ga­da de es­tos ni­ños es, se­gu­ra­men­te, para que to­dos quie­nes los ro­dea­mos o co­no­ce­mos po­da­mos ser me­jo­res.

“Los ca­mi­nos de la vi­da no son lo que yo es­pe­ra­ba”, di­ce la can­ción, pe­ro eso no es ex­cu­sa para aban­do­nar y de­jar de tran­si­tar­los.

Sen­tir el amor va­le la pe­na. Ca­da día nos en­cuen­tra dis­fru­tan­do de ese amor.

Él, tan pe­que­ño, nos en­se­ñó la son­ri­sa per­ma­nen­te. que hay otras for­mas de co­no­cer­nos, un víncu­lo in­vi­si­ble.

Ob­je­ti­vo. Cui­dar en to­dos los sen­ti­dos, un hi­to en la vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal de un mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.