Los efec­tos de la pu­bli­ci­dad de al­cohol

En TV e In­ter­net. Los avi­sos no só­lo orien­tan la de­man­da a las mar­cas di­fun­di­das, sino que in­cre­men­tan el con­su­mo de la sus­tan­cia en­tre los ado­les­cen­tes. Es el ar­gu­men­to de los or­ga­nis­mos sa­ni­ta­rios.

Salud - - SALUD + INVESTIGACIONES -

Las pu­bli­ci­da­des te­le­vi­si­vas de be­bi­das al­cohó­li­cas au­men­tan el con­su­mo de esa sus­tan­cia, pe­ro no só­lo de los pro­duc­tos de las em­pre­sas que fi­nan­cian esos anun­cios. Así se des­pren­de un es­tu­dio pu­bli­ca­do el miér­co­les 7 de sep­tiem­bre por la pres­ti­gio­sa re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na es­pe­cia­li­za­da Jour­nal of Stu­dies on

Al­cohol and Drugs (Jsad), que des­de ha­ce más de 70 años di­vul­ga in­ves­ti­ga­cio­nes y tra­ba­jos so­bre el te­ma.

El tra­ba­jo con­sis­tió en la ob­ser­va­ción del com­por­ta­mien­to de 1.031 ado­les­cen­tes de en­tre 13 y 20 años de Es­ta­dos Uni­dos que de­cla­ra­ron con­su­mir al­cohol. Para eva­luar los re­sul­ta­dos, co­te­ja­ron la can­ti­dad de pu­bli­ci­dad “con­su­mi­da” por los jó­ve­nes y la in­ges­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas en ge­ne­ral. Para eva­luar­lo no uti­li­za­ron el nú­me­ro de avi­sos, sino una uni­dad de me­di­da com­pues­ta crea­da a tal fin que in­tro­du­ce co­mo va­ria­ble el ra­ting. De es­ta for­ma, se ga­ran­ti­za­ban una com­pa­ra­ción sin dis­tor­sio­nes.

Los jó­ve­nes que no ha­bían vis­to uni­da­des pu­bli­ci­ta­rias, con­su­mie­ron unas 14 be­bi­das al mes; en tan­to, quie­nes ha­bían vis­to unas 300, to­ma­ron 33 y los que ha­bían vie­ron más de 300, to­ma­ron más de 200 be­bi­das.

La im­por­tan­cia del es­tu­dio es que per­mi­ti­ría re­ba­tir el prin­ci­pal ar­gu­men­to de la in­dus­tria de be­bi­das al­cohó­li­cas y es que los anun­cios te­le­vi­si­vos no ge­ne­ran o in­cre­men­tan el há­bi­to de to­mar al­cohol, sino que orien­tan la de­man­da a las mar­cas que dan a co­no­cer sus pro­duc­tos. De es­ta for­ma, el sec­tor bus­ca es­ca­par a una re­gu­la­ción que al­can­zó años atrás a la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra.“Los crí­ti­cos po­drían de­cir que ob­via­men­te los anun­cios in­flu­yen en las mar­cas que los me­no­res de edad eli­gen para be­ber, pe­ro no so­bre si be­ben o no, ni en cuán­to be­ben en to­tal”, de­cla­ró Ti­mothy Nai­mi, pro­fe­sor aso­cia­do de cien­cias de la sa­lud co­mu­ni­ta­ria de la Fa­cul­tad de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton. “Pe­ro los re­sul­ta­dos del es­tu­dio prue­ban que esos crí­ti­cos es­tán equi­vo­ca­dos”, agre­gó.

La di­fe­ren­cia que re­co­no­cen los sa­ni­ta­ris­tas en­tre las be­bi­das al­cohó­li­cas y los pro­duc­tos del ta­ba­co es que el da­ño que pue­dan cau­sar las pri­me­ras es­tá aso­cia­do a las can­ti­da­des, mien­tras que, por ejem­plo el ci­ga­rri­llo, ha­ce da­ño en cual­quier do­sis.

Sin em­bar­go, las mar­cas de be­bi­das al­cohó­li­cas es­tán per­dien­do te­rreno y li­ber­tad para aus­pi­ciar even­tos atrac­ti­vos para sus mar­cas, co­mo los de­por­ti­vos, por la ac­tua­ción de go­bier­nos y en­ti­da­des su­pra­na­cio­na­les.

Para Juan Car­los Man­si­lla, quien es­tá a car­go de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Po­lí­ti­cas Te­rri­to­ria­les del Se­dro­nar, el tra­ba­jo su­ma da­tos so­bre un te­ma que preo­cu­pa.

“La in­ves­ti­ga­ción apor­ta una evi­den­cia más a la in­dis­cu­ti­ble in­fluen­cia que la agre­si­va pu­bli­ci­dad de be­bi­das al­cohó­li­cas ejer­ce so­bre las pau­tas de con­su­mo”, afir­ma Man­si­lla, para quien el ma­yor pro­ble­ma re­la­cio­na­do con la di­fu­sión de avi­sos te­le­vi­si­vos de be­bi­das al­cohó­li­cas es que es­tán di­ri­gi­dos prin­ci­pal­men­te a po­bla­cio­nes ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

El es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que exis­te un ti­po de pre­ven­ción que se de­no­mi­na “am­bien­tal”, y que se re­fie­re a la ma­ne­ra en que el sis­te­ma de po­lí­ti­cas pú­bli­cas prohí­be o re­gu­la cues­tio­nes co­mo la pu­bli­ci­dad, los ho­ra­rios de ex­pen­dio, las san­cio­nes a quie­nes de­lin­quen ven­dien­do al­cohol a me­no­res de edad y los lu­ga­res to­le­ra­dos para el con­su­mo, en­tre otras co­sas.

Para Man­si­lla no es su­fi­cien­te el men­sa­je de ad­ver­ten­cia “be­ber con mo­de­ra­ción”, que in­clu­yen las em­pre­sas del sec­tor tan­to en sus pro­duc­tos co­mo en las pu­bli­ci­da­des. “De es­ta for­ma, des­vía nues­tra aten­ción del pro­ble­ma cen­tral que es ven­der con res­pon­sa­bi­li­dad y ba­jo con­trol del Es­ta­do”, con­si­de­ra.

Para la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, las res­tric­cio­nes a las ac­cio­nes de pu­bli­ci­dad y mar­ke­ting de las be­bi­das al­cohó­li­cas son in­ter­ven­cio­nes re­co­men­da­bles para li­mi­tar el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol.

Li­mi­ta­cio­nes del es­tu­dio

Los au­to­res del tra­ba­jo re­co­no­cie­ron al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes para uti­li­zar sus re­sul­ta­dos de ma­ne­ra con­clu­yen­te. Por ca­so, men­cio­na­ron que la in­ves­ti­ga­ción no pu­do eva­luar la ex­po­si­ción de los par­ti­ci­pan­tes a to­dos los pro­gra­mas de te­le­vi­sión. De­bi­do a ello, el nú­me­ro de mar­cas anun­cia­das que se co­te­ja­ron po­drían ser más.

“Nues­tra es­tra­te­gia fue cen­trar­nos en los 20 pro­gra­mas de te­le­vi­sión más po­pu­la­res en­tre los jó­ve­nes me­no­res de edad, y se en­con­tró que las mar­cas de be­bi­das al­cohó­li­cas que se anun­cian en esos pro­gra­mas du­ran­te el año pa­sa­do re­pre­sen­ta­ron ca­si la mi­tad de to­do el al­cohol con­su­mi­do por la mues­tra de la ju­ven­tud en los úl­ti­mos 30 días”, acla­ra­ron en el tex­to pu­bli­ca­do.

El tra­ba­jo só­lo tu­vo en cuen­ta la pu­bli­ci­dad di­fun­di­da a tra­vés de te­le­vi­sión e In­ter­net, pe­ro no otros me­dios de di­fu­sión, se­gún ad­vir­tie­ron tam­bién los au­to­res del tra­ba­jo.

apor­ta una evi­den­cia más de la in­fluen­cia que la pu­bli­ci­dad de be­bi­das al­cohó­li­cas tie­ne so­bre pau­tas de con­su­mo.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

In­fluen­cia de me­dios au­dio­vi­sua­les. Se cen­tró en avi­sos de TV, pe­ro tam­bién tu­vo en cuen­ta los de In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.