Pa­ra que la piel tam­bién dis­fru­te la pri­ma­ve­ra

Los ries­gos an­te los pri­me­ros so­les fuer­tes. Có­mo cui­dar­se.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Clau­dio Mai­nar­di Der­ma­tó­lo­go

La pri­ma­ve­ra ya co­men­zó a flo­re­cer en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Los días se­rán más lar­gos, su­birá la tem­pe­ra­tu­ra, las plan­tas y las flo­res au­men­ta­rán su ta­ma­ño y su co­lor y otros cam­bios en la na­tu­ra­le­za se­rán pro­pios de la nue­va es­ta­ción.

La ru­ti­na de be­lle­za pa­ra el cui­da­do de la piel tam­bién de­be cam­biar pa­ra que es­te, uno de nues­tros te­ji­dos cla­ves, luz­ca es­pec­ta­cu­lar.

La piel es el pri­mer ór­gano de nues­tro cuer­po que con­tac­ta con el ex­te­rior, de ahí que su cui­da­do re­quie­ra es­pe­cial aten­ción.

Es buen mo­men­to pa­ra al­gu­nos con­se­jos úti­les y ne­ce­sa­rios pa­ra el cui­da­do de la piel en pri­ma­ve­ra.

Pro­tec­tor y ejer­ci­cios

Pa­ra em­pe­zar, re­sul­ta im­por­tan­te pre­pa­rar la su­per­fi­cie cu­tá­nea an­te los pri­me­ros ra­yos del sol. Las pren­das son más li­via­nas y cu­bren me­nos nues­tra piel en es­ta épo­ca. Por lo tan­to, es pre­ci­so usar un pro­tec­tor so­lar ade­cua­do pa­ra to­das las su­per­fi­cies cor­po­ra­les ex­pues­tas.

A eso hay que aña­dir­le una apro­pia­da hi­dra­ta­ción, ya que la ex­po­si­ción al sol da­ña y en­ve­je­ce la piel.

A la ho­ra de ad­qui­rir un pro­tec­tor, hay que ele­gir la pre­sen­ta­ción más ade­cua­da al ti­po de piel, pa­ra evi­tar el ex­ce­so de gra­sa o que, por el con­tra­rio, la re­se­que.

Man­te­ner una ru­ti­na de ejer­ci­cios fí­si­cos no só­lo con­tri­bu­ye a pre­ve­nir el so­bre­pe­so y las en­fer­me­da­des aso­cia­das, sino que tam­bién se oxi­ge­na el or­ga­nis­mo y la piel.

Eso pue­de ser una mo­ti­va­ción más pa­ra man­te­ner o desa­rro­llar es­te há­bi­to.

Cre­mas

En es­ta épo­ca, en la que las aler­gias au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te, se de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a la nu­tri­ción de la piel, con pro­duc­tos ade­cua­dos a ca­da ca­so, pa­ra que ac­túe co­mo ba­rre­ra an­te los dis­tin­tos alér­ge­nos, ya que es­tos pa­de­ci­mien­tos la irri­tan y en­ro­je­cen.

Hay que usar cre­mas hi­dra­tan­tes de día y de no­che pa­ra man­te­ner la piel en for­ma, con ma­yor elas­ti­ci­dad y fir­me­za. Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que en es­ta épo­ca del año, las cre­mas de­ben ser más li­ge­ras. Las que se pre­sen­tan en for­ma de lo­cio­nes o emul­sio­nes tie­nen una tex­tu­ra ideal.

Si se usan cre­mas an­ti­edad no Man­te­ner una ru­ti­na de ejer­ci­cios fí­si­cos no só­lo con­tri­bu­ye a pre­ve­nir el so­bre­pe­so y las en­fer­me­da­des aso­cia­das, sino que tam­bién ayu­da a oxi­ge­nar el or­ga­nis­mo y la piel. Eso pue­de ser una mo­ti­va­ción más pa­ra man­te­ner o desa­rro­llar es­te há­bi­to. La cir­cu­la­ción no só­lo oxi­ge­na, sino que trae nu­trien­tes a nues­tra piel y se lle­va to­xi­nas que pue­den ser cau­san­tes de in­fec­cio­nes cu­tá­neas o de un as­pec­to po­co sano y es­té­ti­co. de­ben con­te­ner prin­ci­pios irri­tan­tes o sen­si­bles a la luz so­lar (co­mo el re­ti­nol o la glu­co­no­lac­to­na, que pue­den usar­se aún en ve­rano).

Si el pro­ble­ma es el tono pá­li­do de la tez, se pue­de re­sol­ver sin que sea ne­ce­sa­ria una ex­po­si­ción im­pru­den­te al sol. Pa­ra ello, se pue­den usar sus­tan­cias au­to­bron­cean­tes que no son tó­xi­cas pa­ra or­ga­nis­mo.

Se pue­de te­ner una piel li­sa y sa­na con es­ta sen­ci­lla ru­ti­na de be­lle­za. Jun­to a es­tos cui­da­dos, es bueno re­cor­dar la im­por­tan­cia de lle­var una die­ta ba­lan­cea­da, man­te­ner una bue­na hi­dra­ta­ción tam­bién des­de el in­te­rior (to­mar agua dia­ria­men­te) y evi­tar há­bi­tos no­ci­vos, co­mo el con­su­mo de ta­ba­co.

En el con­sul­to­rio

Una ra­zón ha­bi­tual por la que los pa­cien­tes vi­si­tan nues­tro con­sul­to­rio es­tá re­la­cio­na­da con el uso co­rrec­to de cre­mas. En es­te sen­ti­do, ca­be acla­rar que es­tas sus­tan­cias va­rían en fun­ción de la edad del pa­cien­te.

Co­mo par­te del en­ve­je­ci­mien­to, la piel se va de­te­rio­ran­do. Por lo tan­to, las per­so­nas de ma­yor edad sue­len ne­ce­si­tar cre­mas más pe­sa­das, de ma­yor un­tuo­si­dad, pa­ra lo­grar una ade­cua­da nu­tri­ción de la piel.

Otro fac­tor im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es el cam­bio de es­ta­ción y las di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras a las que nos ex­po­ne­mos. Es po­si­ble que los pa­cien­tes con piel muy se­ca, es­pe­cial­men­te en ros­tro, se les ha­ya in­di­ca­do una cre­ma muy oleo­sa en in­vierno, por lo que en los me­ses más cá­li­dos ne­ce­si­ten cam­biar a una me­nos “pe­sa­da”, pa­ra que su uso les re­sul­te más agra­da­ble.

Den­tro del ros­tro, hay al­gu­nas áreas que me­re­cen un tra­ta­mien­to di­fe­ren­cia­do.

La piel de los pár­pa­dos es exac­ta­men­te igual que la del res­to del cuer­po, pe­ro más del­ga­da. Por lo tan­to, es más sen­si­ble a la ra­dia­ción

y a cual­quier irri­tan­te

En es­ta épo­ca de ma­yor ex­po­car­le si­ción sol de­be­mos apli­car­le creo mas y pro­tec­to­res co­mo al res­to de la ca­ra.

Pe­ro la pro­tec­ción no de­be te­ra­con­se­jaue mi­nar en el cue­llo: es acon­se­ja­ble que las per­so­nas que tie­nen piel muy se­ca uti­li­cen acei­tes de du­cha, ya que los ayu­da­rá a man­te­ner la ca­pa ne­ce­sa­ria de lí­pi­dos.

Es con­ve­nien­te que los com­bio­lien­te nen con una cre­ma emo­lien­te de uso pos­te­rior a la du­cha.

No es ma­lo uti­li­zar un acei­te en el cuer­po. Lo ma­lo es no usar na­da, so­bre to­do en in­vierno cuan­do la gran ma­yo­ría de las per­so­nas co­mien­zan a te­ner la piel muy se­ca. Sí ca­be un na crí­ti­ca y es que su uso no es su­fi­cien­te

De­pi­la­ción fre­cuen­te

La de­pi­la­ción es una prác­ti­ca que no só­lo em­plean las mu­je­res, sino que es ca­da vez más po­pu­lar en va­ro­nes.

Su uso pue­de pro­vo­car irrie ta­ción en la piel, lo que a su vez pue­de derivar en manch has por la ex­po­si­ción al sol.

En con­se­cuen­cia, es muy im­pro­tec­to­las por­tan­te el uso de fo­to­pro­tec­to res, es­pe­cial­men­te en las áreas irri­ta­das, por­que ade­más es­ta le­sión su­per­fi­cial pue­de cau­sar mo­les­tias y has­ta in­fec­cio­nes, por lo que se re­co­miend da una hi­gie­ne gie­ne pre­via y el uso pos­te­rior de pro­duc­tos des­con­ges­ti­vos.

Con­trol de lu­na­res

Con el fin de con­cien­ti­zar a la po­bla­ción, ca­da año se rea­li­za una cam­pa­ña de con­trol de lu­naa­cer­nos, res.

To­dos de­be­ría­mos ha­cer­nos, al me­nos una vez al año, un exa­men der­ma­to­ló­gi­co com­ple­to que in­clu­ya el exa­men de los lu­na­res.

Eso tam­bién nos per­mi­ti­ra es­tar in­for­ma­dos acer­ca de que cam­bios de­ben to­mar­se co­mo signo de aler­ta pa­ra con­rri­cur a la con­sul­ta.

Ha­cer ejer­ci­cio Oxi­ge­na la piel Ejer­ci­tar­se tie­ne más be­ne­fi­cios de los que se pien­sa.

AN­TO­NIO CA­RRI­ZO

Sen­si­bi­li­dad. Más va­le pre­ve­nir en es­ta épo­ca si que­re­mos lle­gar al ve­rano sin la piel mal­tra­ta­da por el sol.

Elec­ción. Hay que uti­li­zar la cre­ma más ade­cua­da pa­ra ca­da piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.