Avan­ces en la pre­dic­ción del ries­go car­dio­vas­cu­lar

¿Qué po­si­bi­li­da­des tie­ne una per­so­na de su­frir un ACV o un in­far­to? ¿Hay mé­to­dos pa­ra pre­de­cir­lo? Exis­ten mar­ca­do­res tra­di­cio­na­les con re­sul­ta­dos me­nos pre­ci­sos, pe­ro se in­ves­ti­gan en nue­vos mé­to­dos pa­ra an­ti­ci­par­se a es­tos even­tos.

Salud - - SALUD + INVESTIGACIONES - Ro­ber­to M. A. Col­que

El ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar o ACV es una con­di­ción de pre­sen­ta­ción sú­bi­ta, ines­pe­ra­da y an­gus­tian­te a cual­quier edad de la vi­da, ha­bi­tual­men­te adul­ta. Fre­cuen­te­men­te, no só­lo po­ne al in­di­vi­duo en ries­go de vi­da, sino que, en ca­so de su­pe­rar­lo, pue­de de­jar­lo con di­fe­ren­tes gra­dos de dis­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te, con secuelas que va­rían se­gún el te­rri­to­rio ce­re­bral in­vo­lu­cra­do.

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), 15 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do su­fren anual­men­te un ACV, seis mi­llo­nes mue­ren y otros 5 mi­llo­nes que­dan con in­ca­pa­ci­dad per­ma­nen­te.

El im­pac­to y las po­si­bi­li­da­des de reha­bi­li­ta­ción de­pen­den del com­po­nen­te neu­ro­mus­cu­lar o fun­ción afec­ta­da, así co­mo de la pro­fe­sión o ac­ti­vi­dad prin­ci­pal del in­di­vi­duo. Es por es­to que la po­si­bi­li­dad de pre­de­cir o an­ti­ci­par el ries­go de pa­de­cer es­te fla­ge­lo ha des­ve­la­do –y des­ve­la– a in­ves­ti­ga­do­res y a la co­mu­ni­dad.

Des­de el abor­da­je de la car­dio­lo­gía o la me­di­ci­na clínica en ge­ne­ral, exis­ten in­di­ca­do­res o pre­dic­to­res de ries­go de su­frir un ACV o al­gún otro fe­nó­meno sú­bi­to car­dio­vas­cu­lar (por ejem­plo, in­far­to de mio­car­dio).

Des­de ha­ce al­gu­nos años, se sa­be que los fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar con­ven­cio­na­les o his­tó­ri­cos in­clu­yen el con­su­mo ha­bi­tual del ta­ba­co, ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol en san­gre (hi­per­co­les­te­ro­le­mia) o de azú­car en san­gre (dia­be­tes) y el au­men­to de tri­gli­cé­ri­dos. Sin em­bar­go, re­sul­tan in­su­fi­cien­tes pa­ra pre­de­cir o an­ti­ci­par con pre­ci­sión qué pa­cien­tes de to­dos aque­llos que son fu­ma­do­res, hi­per­co­les­te­ro­lé­mi­cos o dia­bé­ti­cos tie­nen más po­si­bi­li­dad de in­far­tar­se o te­ner un ACV.

La cien­cia avan­za ha­cia la teo­ría “in­fla­ma­to­ria” y la “in­mu­no­ló­gi­ca”, que re­sul­tan de com­pren­der a los pro­ce­sos que ocu­rren den­tro de los va­sos san­guí­neos, más es­pe­cí­fi­ca­men­te en ar­te­rias de me­diano ca­li­bre, las que pue­den pre­sen­tar pre­dis­po­si­ción a ul­ce­rar­se, des­ga­rrar­se, o in­clu­so trom­bo­sar­se (su­frir la for­ma­ción de trom­bo o coá­gu­lo).

Es­tos mar­ca­do­res han si­do de­no­mi­na­dos “bio­mar­ca­do­res” y pue­den ser de­tec­ta­dos en san­gre a tra­vés de aná­li­sis que en al­gún fu­tu­ro qui­zá pue­dan tor­nar­se ru­ti­na­rios.

La “pre­dic­ción ma­dre” pa­re­ce sur­gir de nues­tra bi­blio­te­ca per­so­nal (có­di­go ge­né­ti­co). El sco­re de ries­go ge­né­ti­co es un mé­to­do de de­tec­ción y eva­lua­ción in­de­pen­dien­te de la edad, que per­mi­te an­ti­ci­par­se a la ocu­rren­cia de la en­fer­me­dad.

Ro­bert Ro­berts, in­te­gran­te de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Car­dio­vas­cu­lar

Quién es Ro­ber­to Col­que Je­fe de la Uni­dad Cui­da­dos Crí­ti­cos, sa­na­to­rio Allen­de Ce­rro.

Ro­ber­to M. A. Col­que es mé­di­co car­dió­lo­go. Ex­pre­si­den­te del Co­mi­té de In­su­fi­cien­cia Car­día­ca de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Car­dio­lo­gía y pre­si­den­te de la So­cie­dad de Car­dio­lo­gía de Cór­do­ba. Miem­bro afi­lia­do al Ame­ri­can Co­lle­ge of Car­dio­logy y al Eu­ro­pean So­ciety of Car­dio­logy. Trans­la­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, es muy op­ti­mis­ta al ad­mi­tir, in­clu­si­ve, que es­ta­mos en tiem­po de uti­li­zar es­te sco­re pa­ra de­ter­mi­nar qué pa­cien­tes se van a be­ne­fi­ciar con uno u otro de los tra­ta­mien­tos hoy apli­ca­dos. De es­te mo­do, adul­tos con al­to ries­go ge­né­ti­co se ve­rán más pro­te­gi­dos con el tra­ta­mien­to con es­ta­ti­nas, por ejem­plo (me­di­ca­ción pa­ra re­du­cir co­les­te­rol en san­gre), in­de­pen­dien­te­men­te de los fac­to­res de ries­go tra­di­cio­na­les.

Por otro la­do, al­gu­nos de no­so­tros en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da po­de­mos au­men­tar el ni­vel san­guí­neo de es­tos bio­mar­ca­do­res, que pue­den ser cau­sa o con­se­cuen­cia de un even­to sú­bi­to.

Es­ta hi­pó­te­sis ha es­ta­do acom­pa­ña­da de im­por­tan­te evi­den­cia, aun­que aún de­be­mos ser cau­te­lo­sos. Iden­ti­fi­car a las per­so­nas con ries­go de su­frir un ACV o in­far­to pue­de ayu­dar­nos a de­ter­mi­nar con an­ti­ci­pa­ción quién o quié­nes pue­den re­sul­tar be­ne­fi­cia­dos de los tra­ta­mien­tos exis­ten­tes o nue­vos pa­ra pre­ve­nir­los. Pre­dic­to­res Uno de es­tos pre­dic­to­res es el da­ño re­nal, ya que la dis­mi­nu­ción de la fun­ción re­nal se ha aso­cia­do a in­cre­men­to en el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Es­te bio­mar­ca­dor se lla­ma “Cis­ta­ti­na C”. Sin em­bar­go, só­lo de­mos­tró efec­ti­vi­dad co­mo mar­ca­dor de da­ño del ri­ñón y no es pre­dic­tor de even­tos, ni si­quie­ra blan­co pa­ra en­fo­car tra­ta­mien­tos.

Re­cien­te­men­te, en el Co­le­gio Ame­ri­cano de Car­dio­lo­gía, Step­han Ja­mes de la Uni­ver­si­dad de Upp­sa­la, vin­cu­ló los ni­ve­les ele­va­dos de áci­do úri­co (ge­ne­ral­men­te aso­cia­dos con so­bre­pe­so e hi­per­ten­sión ar­te­rial) con un ma­yor ries­go de sín­dro­me co­ro­na­rio agu­do y sus ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, en una in­ter­ven­ción en 18 mil pa­cien­tes no lo­gra­ron mo­di­fi­car su cur­so, por lo que la pre­ven­ción y es­ti­lo de vi­da si­guen sien­do los pi­la­res.

En agos­to se pu­bli­có en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Neu­ro­logy un es­tu­dio en el que es­tos cua­tro bio­mar­ca­do­res se aso­cia­ron a los lla­ma­dos “fac­to­res de ries­go tra­di­cio­na­les” de su­frir el pri­mer stro­ke o ACV.

El tra­ba­jo con­sis­tió en el se­gui­mien­to de una po­bla­ción de 3.224 par­ti­ci­pan­tes, en quie­nes se eva­lua­ron 15 bio­mar­ca­do­res de in­fla­ma­ción y da­ño en­do­te­lial (co­ber­tu­ra in­ter­na de to­dos los va­sos san­guí­neos). En un pe­río­do de nue­ve años, 98 ex­pe­ri­men­ta­ron un ACV. La edad pro­me­dio fue de 61 años y un 54 por cien­to fue­ron mu­je­res. Se uti­li­za­ron com­ple­jos aná­li­sis es­ta­dís­ti­cos pa­ra lle­gar a es­tas con­clu­sio­nes.

Es­tos bio­mar­ca­do­res ya son vie­jos co­no­ci­dos: la pro­teí­na C reac­ti­va, la ho­mo­cis­teí­na to­tal, un fac­tor de cre­ci­mien­to tu­mo­ral y un fac­tor de cre­ci­mien­to en­do­te­lial. To­dos jun­tos y aso­cia­dos con los de­no­mi­na­dos tra­di­cio­na­les fac­to­res de ries­go (edad, hi­per­ten­sión, ta­ba­co, dia­be­tes, et­cé­te­ra) in­cre­men­ta­rían la pre­dic­ción en un 34 por cien­to.

La en­se­ñan­za fi­nal es que de­be­mos mo­ti­var a efec­tuar cam­bios en el es­ti­lo de vi­da pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de in­far­to, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar y dia­be­tes. De­be­mos co­mer me­jor y ase­gu­rar­nos de rea­li­zar su­fi­cien­te ejer­ci­cio, po­nien­do en prác­ti­ca há­bi­tos sa­lu­da­bles pa­ra ha­cer real­men­te una di­fe­ren­cia en el ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar.

Con­clu­sión. A ve­ces ha­cen fal­ta cam­bios en el es­ti­lo de vi­da pa­ra dis­mi­nuir el ries­go de in­far­to, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar y dia­be­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.