“Que los ni­ños sien­tan, más allá de los cá­no­nes”

Elián Cha­li par­ti­ci­pó del lan­za­mien­to de la cam­pa­ña que pro­mue­ve el diag­nós­ti­co tem­prano en ni­ños con pro­ble­mas au­di­ti­vos.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - Ro­sa­na Gue­rra

Unos 300 ni­ños, mu­chos de ellos con pro­ble­mas au­di­ti­vos, par­ti­ci­pan en un ta­ller de ar­te y pin­tan 24 mu­ra­les y 50 cua­dros an­te la aten­ta mi­ra­da y asis­ten­cia del ar­tis­ta plás­ti­co cor­do­bés Elián Cha­li. Su re­co­no­ci­da obra in­clu­ye in­ter­ven­cio­nes en es­pa­cios pú­bli­cos, tendencia de­no­mi­na­da street art, o ar­te ca­lle­je­ro.

El uso de co­lor y la in­ten­sa ex­pe­rien­cia con uno de los sen­ti­dos sir­ven pa­ra ad­ver­tir so­bre la im­por­tan­cia de cui­dar otro: el del oí­do.

Es que to­da­vía fal­ta mu­cho por ha­cer en ma­te­ria de sen­si­bi­li­zar so­bre la im­por­tan­cia de cui­dar la sa­lud au­di­ti­va.

El even­to es una ac­ción de con­cien­ti­za­ción so­bre la de­tec­ción tem­pra­na y el tra­ta­mien­to de la hi­poa­cu­sia.

El nom­bre es su­ges­ti­vo: “Es­cu­char en un mun­do de co­lo­res”, y for­ma par­te de la cam­pa­ña “Cui­da­do de la sa­lud au­di­ti­va”, que rea­li­za la em­pre­sa aus­tra­lia­na –con pre­sen­cia en la re­gión– Co­chlear.

“Es muy in­tere­san­te com­par­tir mi vi­sión so­bre es­te te­ma en es­tas mo­vi­das, por­que el ar­te es un es­pa­cio de libertad que pue­de ge­ne­rar y desa­rro­llar un len­gua­je que va por otro ca­mino in­de­pen­dien­te de los sen­ti­dos. Mi idea es que los ni­ños sean li­bres, que pue­dan pin­tar con crea­ti­vi­dad lo que sien­tan, más allá de los protocolos y los cá­no­nes cul­tu­ra­les en los cua­les vi­vi­mos”, des­cri­bió Cha­li.

El en­torno fue el es­pa­cio del Al­to Bo­tá­ni­co, adon­de acu­die­ron los alum­nos del Ins­ti­tu­to del Len­gua­je y la Au­di­ción Cór­do­ba (Ilac), el Ins­ti­tu­to Bi­lin­güe pa­ra Sor­dos (Ibis) y los di­fe­ren­tes cen­tros de reha­bi­li­ta­ción que fun­cio­nan en la ciu­dad de Cór­do­ba.

Los ni­ños asis­tie­ron con sus pa­dres, her­ma­nos y ami­gos y en el ta­ller se in­te­gra­ron tan­to los ni­ños con hi­poa­cu­sia, in­clu­yen­do los que tie­nen im­plan­tes con au­dí­fo­nos, co­mo otros que no pa­de­cen nin­gún pro­ble­ma au­di­ti­vo.

To­ques de co­lor

Ade­más de las pin­tu­ras co­mo in­su­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ac­ti­vi­dad, el to­que de co­lor pro­vino de su ro­pa de tra­ba­jo –pin­tor­ci­tos– y de la die­ta de los ar­tis­tas: di­ver­ti­dos cup­ca­kes. En la pre­via pu­die­ron dis­fru­tar de una pla­za de jue­gos, mien­tras un gru­po de ma­qui­lla­do­res les pin­ta­ban sus ros­tros con ani­ma­les, flo­res y dibujos.

La pe­rio­dis­ta Cruz Gó­mez Paz pre­sen­tó a Elián mien­tras los ni­ños mos­tra­ban cu­rio­si­dad y ex­pec­ta­ti­va por co­no­cer al ar­tis­ta. An­te ese au­di­to­rio, re­la­tó que se acer­có a la pin­tu­ra co­mo una ma­ne­ra de ex­pre­sar­se a cau­sa de su hi­poa­cu­sia.

“El ar­te se con­vir­tió en mi ma­ne­ra de co­mu­ni­car­me, cre­cer y desa­rro­llar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”, con­tó Cha­li.

Los ni­ños se lan­za­ron a la zo­na ar­ma­da pa­ra el ta­ller, to­ma­ron los pin­ce­les y co­men­za­ron a pin­tar con pin­tu­ra al agua so­bre las 50 lá­mi­nas que se apo­ya­ron en los 24 pa­ne­les que pron­to se cu­brie­ron de dibujos, man­chas y ma­ni­tos pin­ta­das. Al fi­na­li­zar el ta­ller, se sor­tea­ron equi­pos de ar­te y koa­las de pe­lu­che, ani­mal tí­pi­co de Aus­tra­lia, país de ori­gen de Co­chlear. A su vez, to­dos los chi­cos re­ci­bie­ron al re­ti­rar­se una her­mo­sa bol­si­ta de te­la con un kit de di­bu­jo y una go­rra.

(RAIMUNDO VIÑUELAS)

Jun­tos. En el ta­ller con Elián se in­te­gra­ron ni­ños con hi­poa­cu­sia y otros que no la pa­de­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.