Jar­di­ne­ría sa­lu­da­ble

la lu­cha con­tra las ma­le­zas, el cor­te de pas­to o las prác­ti­cas de con­trol de la co­chi­ni­lla pro­du­cen una al­ta que­ma de ca­lo­rías

Salud - - SALUD + NOVEDADES - Luis He­re­dia

Los há­bi­tos sa­lu­da­bles go­zan de bue­na pren­sa por­que me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da y el hu­mor ge­ne­ral. Fren­te al desafío de en­con­trar uno que sea efec­ti­vo y re­sul­te pla­cen­te­ro, a la ho­ra de adop­tar­lo el que pi­ca en pun­ta (por en­ci­ma in­clu­so del con­su­mo de fer­net con co­la) es la jar­di­ne­ría ho­ga­re­ña.

“Tra­ba­jar en el jar­dín es al­ta­men­te sa­lu­da­ble ya que el so­lo con­tac­to con la na­tu­ra­le­za au­men­ta la ex­pec­ta­ti­va de vi­da. El ejem­plo es­tá en la lon­ge­vi­dad de los duen­des de los bos­ques que se­gún es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes vi­ven en pro­me­dio 673 años”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Ri­chard El­fo, ti­tu­lar de la Cá­te­dra de Se­res Fan­tás­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Te­rra­co­ta (EE.UU.)

Pe­ro la ac­ti­vi­dad en el jar­dín es mu­cho más que con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, ya que la lu­cha con­tra las ma­le­zas, el cor­te de pas­to o las prác­ti­cas de con­trol de la co­chi­ni­lla pro­du­cen una al­ta que­ma de ca­lo­rías, lo cual que­da evi­den­cia­do en el as­pec­to fí­si­co de quie­nes que se de­di­can al man­te­ni­mien­to de par­ques y jar­di­nes.

“Es mu­cho más co­mún en­con­trar plo­me­ros-ga­sis­tas ma­tri­cu­la­dos ex­ce­di­dos de pe­so que jar­di­ne­ros con es­te pro­ble­ma”, gra­fi­can con en­tu­sias­mo des­de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Mo­to­gua­da­ña y la Bor­dea­do­ra.

Al­gu­nos es­tu­dios re­ve­lan cuá­les son las ac­ti­vi­da­des de jar­dín que más ca­lo­rías que­man: Ex­trac­ción de ár­bo­les de

gran por­te. Se­rru­char el tron­co de sie­te me­tros de diá­me­tro de un eu­ca­lip­to que cre­ció en el me­dio del pa­tio pue­de ter­mi­nar con las gra­sas ab­do­mi­na­les más re­bel­des, so­bre to­do si se uti­li­za un se­rru­cho sin tra­ba.

La que­ma de ca­lo­rías au­men­ta aun más si el pe­sa­do ejem­plar cae fi­nal­men­te so­bre el ga­ra­je del ve­cino y hay que es­ca­par a la ca­rre­ra del ba­rrio (1600 a 2122 ca­lo­rías ho­ra). Lu­cha con­tra el gri­llo to­po. Se tra­ta de una gue­rra no con­ven­cio­nal ya que el vo­raz in­sec­to sub­te­rrá­neo evi­ta la ba­ta­lla a cam­po abier­to.

El se­cre­to es­tá en ten­der­le em­bos­ca­das pa­ra que sal­ga a su­per­fi­cie y así “neu­tra­li­zar­lo” con un mar­ti­lla­zo pa­ra lue­go ma­nia­tar­lo y en­tre­gar­lo a las au­to­ri­da­des. Un ejer­ci­cio de in­ge­nio, pa­cien­cia y efec­ti­vi­dad (350 c/h).

In­ten­to de con­trol del ce­bo­llín. Ta­rea tan per­ma­nen­te co­mo inú­til ya que se tra­ta de una ma­le­za in­mor­tal del gru­po de los “yu­yos mal­di­tos” (que mien­tras más se sa­can más cre­cen).

Se ase­gu­ra que si una he­ca­tom­be nu­clear ter­mi­na­ra con ca­si to­da la vi­da del pla­ne­ta, só­lo so­bre­vi­vi­rían las cu­ca­ra­chas, las mi­la­ne­sas de so­ja y el ce­bo­llín. El se­cre­to es­tá en com­ba­tir­lo sin po­ner­se co­mo lo­co. (412 c/h). Ex­trac­ción de ma­le­zas en ge­ne­ral. Pue­den re­que­rir de mu­cho es­fuer­zo y con­cen­tra­ción si tie­nen raí­ces pro­fun­das y cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so co­mo el ca­so de la en­re­da­de­ra que cre­ce a par­tir del fri­jol má­gi­co.

Si no al­can­zan pa­las y pi­cos, un ex­plo­sión con­tro­la­da (un car­tu­cho de di­na­mi­ta y dos me­tros de me­cha len­ta al­can­zan) pue­de re­sol­ver el pro­ble­ma. La ca­rre­ra pa­ra po­ner­se a cu­bier­to que­ma mu­chas ca­lo­rías (402 c/h).

Que­da de­mos­tra­do así que la jar­di­ne­ría es un há­bi­to sa­lu­da­ble y sus­ten­ta­ble ideal pa­ra con­ver­tir al fin de se­ma­na en una ex­pe­rien­cia ex­te­nuan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.