El se­cre­to del pie tem­pla­do

Salud - - SALUD + NOVEDAD - LUIS HE­RE­DIA

Man­te­ner los pies ca­lien­tes du­ran­te el invierno me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da, es con­for­ta­ble y tam­bién sa­lu­da­ble, prin­ci­pal­men­te por­que eli­mi­na esa per­tur­ba­do­ra sen­sa­ción de que nos es­ta­mos con­ge­lan­do des­de los ci­mien­tos y que pro­gre­si­va­men­te nues­tros mo­vi­mien­tos se irán tor­nan­do más tor­pes y len­tos has­ta que­dar ab­so­lu­ta­men­te in­mó­vi­les con­ver­ti­dos en es­ta­tuas de he­la­das a la lle­ga­da de los des­hie­los de pri­ma­ve­ra.

La ne­ce­si­dad de ca­lor en las ex­tre­mi­da­des du­ran­te la épo­ca de frío, se reac­tua­li­zó con la ola polar que se des­ple­gó so­bre el país la se­ma­na pa­sa­da “ile­gal­men­te”, ya que co­men­zó días an­tes del ini­cio del invierno.

“Que la ola polar lle­ga­ra an­tes del 21 de ju­nio es el equi­va­len­te me­teo­ro­ló­gi­co al ata­que ja­po­nés so­bre Pearl Har­bor sin de­cla­ra­ción pre­via de gue­rra”, se­ña­ló el his­to­ria­dor y es­tu­dio­so del cli­ma in­ver­nal Ale­jan­dro Bru­ma. Pa­ra col­mo, so­bre­vino des­pués de un ve­ra­ni­to de San Juan, por lo que las ven­tis­cas gé­li­das sor­pren­die­ron a mu­chos en ojo­tas, agu­di­zan­do así los pro­ble­mas de frío plan­tal.

Hay sa­li­da

De to­dos mo­dos, es un pro­ble­ma que tie­ne sa­li­da, pe­ro pa­ra eso es fun­da­men­tal no caer en la de­ses­pe­ra­ción. “Pa­ra te­ner pies ca­lien­tes hay te­ner la ca­be­za fría”, di­ce sa­bia­men­te un vie­jo re­frán ucra­niano, país en el que el com­ba­te al pie frío es mo­ti­vo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Las re­co­men­da­cio­nes pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo no son com­pli­ca­das:

–Uti­li­zar un cal­za­do ce­rra­do, pe­ro ela­bo­ra­do con ma­te­ria­les que per­mi­tan que el pie res­pi­re, de lo con­tra­rio la con­cen­tra­ción de olo­res nau­sea­bun­dos pue­de ser le­tal pa­ra quien los use y pa­ra ter­ce­ros. Si el cal­za­do ca­re­ce de res­pi­ra­de­ros, una for­ma prác­ti­ca de lo­grar­los es abrir­le ori­fi­cios en el em­pei­ne y co­lo­car allí pa­ji­tas que que­da­ron del dai­ki­ri de la no­che an­te­rior.

–Si la plan­ti­lla es po­co ais­lan­te, pue­de re­em­pla­zar­la por tro­zos de al­fom­bra cor­ta­dos a ti­je­ra o, en su de­fec­to, por pa­pel de dia­rio, el más efec­ti­vo ais­lan­te con­tra el frío ja­más crea­do. –Evi­tar pi­sar es­car­cha. –Con­se­guir un ga­to do­més­ti­co bien pe­lu­do y acos­tum­brar­lo a dor­mir en los pies du­ran­te las no­ches tam­bién ayu­da. Es fun­da­men­tal ha­cer­se del ga­to en pri­ma­ve­ra, de mo­do que lle­gue al invierno ya en­tre­na­do y con buen pe­so.

–Si se tra­ta de una per­so­na de pies muy fríos, se pue­de op­tar por un cor­de­ro en lu­gar del ga­to.

–Via­jar al Ca­ri­be.

So­lu­ción ex­tre­ma

Si pe­se a es­tas prác­ti­cas re­co­men­da­cio­nes los pies si­guen a ni­vel de con­ge­la­mien­to, lo más in­di­ca­do es ha­cer una fo­ga­ta, sa­car­se el cal­za­do an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de, y po­ner los pies lo más cer­ca po­si­ble de ca­lor (evi­tan­do que en­tren en com­bus­tión), el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio pa­ra que re­cu­pe­ren el ca­lor, cir­cu­la­ción san­guí­nea y los de­dos su elas­ti­ci­dad ha­bi­tual.

El ri­tual pro­pio de al­gu­nas cul­tu­ras (en ge­ne­ral, des­con­tro­la­das) de ca­mi­nar so­bre bra­sas ar­dien­tes pue­de re­sul­tar bas­tan­te ten­ta­dor en los días de gra­dos ba­jo ce­ro, pe­ro una des­con­cen­tra­ción pue­de sig­ni­fi­car gas­tar una for­tu­na en Pan­cu­tán, por lo que esa al­ter­na­ti­va no es del to­do re­co­men­da­ble pa­ra los ciu­da­da­nos co­mu­nes.

Se di­ce que las per­so­nas con pies fríos se re­co­no­cen por la for­ma de ca­mi­nar y que en al­gu­nos ca­sos son dis­cri­mi­na­das por los pies ca­lien­tes, lo que ha­bla a las cla­ras de un pro­ble­ma que no es me­nor.

Es­tra­te­gias. Un buen ga­to pue­de ele­var la tem­pe­ra­tu­ra de los pies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.