La adap­ta­ción una ge­ne­ra­do­ra de so­lu­cio­nes

Tu­vo un ACV y la reha­bi­li­ta­ción la mo­ti­vó a crear una lí­nea de ro­pa fá­cil de co­lo­car, ideal pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO -

En 2010 vi­vía en Es­ta­dos Uni­dos y me de­di­ca­ba a la re­pre­sen­ta­ción de ar­tis­tas plás­ti­cos, has­ta que su­frí un ACV is­qué­mi­co que me hi­zo re­gre­sar a mi país, Ar­gen­ti­na, des­pués de dos me­ses de in­ter­na­ción en el hos­pi­tal Jack­son Me­mo­rial.

Na­cí y vi­vo en Bue­nos Ai­res, don­de ha­ce sie­te años co­men­cé mi reha­bi­li­ta­ción, que con­ti­núa has­ta hoy. La neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción es un pro­ce­so que tien­de no so­lo a re­cu­pe­rar fun­cio­nes da­ña­das por una le­sión, sino tam­bién a mi­ni­mi­zar o com­pen­sar aque­llas per­di­das.

En mis pri­me­ras vacaciones des­pués del ac­ci­den­te, des­cu­brí que, pa­ra al­go tan sim­ple co­mo sa­car­me y po­ner­me una cam­pe­ra en pleno invierno, ne­ce­si­ta­ba de la ayu­da de mi hi­jo un sin fin de ve­ces. Al prin­ci­pio, no pa­sa­ba na­da, pe­ro al fi­nal del día ya era al­go mo­les­to pa­ra los dos. Fue en ese mo­men­to cuan­do juntos ini­cia­mos el pro­ce­so de in­ves­ti­gar dón­de se ven­día ro­pa adap­ta­da pa­ra per­so­nas que tie­nen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad. Así na­ció, en­ton­ces, la idea de Handy.

An­te­ce­den­tes

Los pri­me­ros años des­pués del ACV no fue­ron fá­ci­les. Cuan­do aún es­ta­ba in­ter­na­da en Es­ta­dos Uni­dos, tu­ve neu­mo­nía, in­fec­cio­nes y per­ma­ne­cí du­ran­te to­do un mes en te­ra­pia in­ten­si­va. De ahí pa­sé a te­ra­pia in­ter­me­dia, y eso fue peor por­que em­pe­cé a com­par­tir cuar­to con mu­chas per­so­nas que es­ta­ban su­frien­do mu­cho.

Tiem­po des­pués me lle­va­ron a otra ha­bi­ta­ción y, lue­go, me tras­la­da­ron a otro edi­fi­cio. Te­nía me­dio cuer­po to­tal­men­te pa­ra­li­za­do. Tam­bién se me ha­bía bo­rra­do to­do de la ca­be­za, so­lo sa­bía có­mo se lla­ma­ba mi hi­jo y su día de na­ci­mien­to; no ha­bla­ba, no te­nía pa­la­bras. No sa­bía na­da.

Es muy di­fí­cil ex­pli­car có­mo lo vi­ví, por­que so­lo lo pue­de en­ten­der al­guien que lo ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do. Es­tar en un hos­pi­tal es una ex­pe­rien­cia du­ra. El mé­di­co ve­nía to­das las ma­ña­nas; cuan­do lle­ga­ba, me pe­día que le in­di­ca­ra dón­de es­ta­ban el pi­so y el techo y yo no sa­bía res­pon­der. Pen­sar es­to aho­ra me re­sul­ta ate­rra­dor.

A los tres días de sa­lir del hos­pi­tal vol­ví a Ar­gen­ti­na. Sa­lí en si­lla de rue­das, sin po­der ca­mi­nar, y co­men­cé mi re­cu­pe­ra­ción en Bue­nos Ai­res. Lle­gué de Mia­mi con mi hi­jo y mi ex­pa­re­ja.

Lo pri­me­ro que hi­ce fue dor­mir y, a los días de lle­ga­da, co­men­cé las te­ra­pias de neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción en Fle­ni. Iba to­dos los días: un re­mi­se­ro me bus­ca­ba.

Me cos­tó adap­tar­me: era com­ple­jo en­ten­der al­gu­nas co­sas y me “ar­ma­ba” pa­ra no pa­sar­la mal. Es­ta­ba ro­dea­da de per­so­nas con mu­chos pro­ble­mas, co­mo jó­ve­nes que, por al­gún ac­ci­den­te de au­to o do­més­ti­co, ha­bían que­da­do he­mi­plé­ji­cos. De­ci­dí no ab­sor­ber eso y pro­cu­ré en­ca­rar la reha­bi­li­ta­ción co­mo un pa­seo y, mien­tras iba en el au­to, mi­ra­ba una re­vis­ta. En ese en­ton­ces, po­día tar­dar tres cua­dras pa­ra de­cir­le “gra­cias” al con­duc­tor por ce­rrar­me la puer­ta del au­to.

Dor­mía mu­cho (di­cen que al ce­re­bro le ha­ce bien dor­mir mu­cho y por eso las per­so­nas que han te­ni­do un ACV lo ha­cen más). El re­co­rri­do des­de Re­co­le­ta –don­de vi­vía, en ca­sa de mi ma­dre– a la se­de de Es­co­bar de Fle­ni era lar­go, me lle­va­ba to­da la ma­ña­na ha­cer­lo y era una ru­ti­na que me can­sa­ba tam­bién.

To­do lo que im­pli­ca­ba mi re­cu­pe­ra­ción me fas­ti­dia­ba un po­co, pe­ro mi fa­mi­lia creía que era lo me­jor. El en­torno no sa­be qué ha­cer con una per­so­na que de­be ha­cer una reha­bi­li­ta­ción. Fue una eta­pa du­ra, pe­ro la hi­ce. Tra­ta­ba de pa­sar­la bien, o lo más pa­re­ci­do a “bien”.

Pro­yec­to

Al vol­ver de las vacaciones con mi hi­jo, se­guí con la reha­bi­li­ta­ción y de­ci­dí de­di­car­me a tiem­po com­ple­to a desa­rro­llar una mar­ca de ro­pa pa­ra per­so­nas que tu­vie­ran una dis­ca­pa­ci­dad.

Re­cu­pe­ré el ha­bla muy len­ta­men­te y con mu­cho es­fuer­zo, re­cu­pe­ré la pier­na de­re­cha des­pués de ha­cer reha­bi­li­ta­ción, de ope­rar­me, po­ner­me bó­tox y de usar por un año y me­dio un apa­ra­to es­pe­cial, y el bra­zo de­re­cho no lo re­cu­pe­ré aún, pe­ro es­toy con­ven­ci­da de que voy a po­der mo­ver la mano con mo­vi­mien­tos más fi­nos de los que pue­do ha­cer aho­ra. To­dos los días la ejer­ci­to.

Ya pa­sa­ron sie­te años del ACV y creo que eso que­dó atrás. Me acuer­do to­do lo que sen­tí y vi­ví, pe­ro que­dó atrás. Soy una per­so­na nor­mal, si bien no ten­go la mano que fun­cio­ne co­mo la de cual­quier otra.

No me sien­to que soy una per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da. Tu­ve que ha­cer una vi­da nue­va por com­ple­to, eso es ver­dad, y es­ta es más lin­da y soy más fe­liz que an­tes. Sien­to que apren­dí mu­chí­si­mo y que amo mu­chas co­sas a las que an­tes no le da­ba im­por­tan­cia (así co­mo a co­sas que an­tes da­ba im­por­tan­cia aho­ra sien­to que no la tie­nen).

El pro­yec­to de Handy me en­can­ta y tie­ne mu­cho por cre­cer. Ade­más, ten­go una pa­re­ja ha­ce ca­si seis años, es­toy muy con­ten­ta, y to­dos los días di­go que me en­can­ta y apre­cio la vi­da des­de la vi­da mis­ma. Va­lo­ro po­der le­van­tar­me de la ca­ma y sa­lir a ha­cer co­sas. Me emo­cio­na lo que me di­ce la gen­te a tra­vés de la pá­gi­na de Fa­ce­book de la mar­ca Handy.

Li­de­ro el equi­po de la em­pre­sa, que des­de ha­ce un año tie­ne su si­tio Web, a tra­vés del cual se ven­den las pren­das. Aho­ra es­ta­mos pre­sen­tan­do ro­pa pa­ra ni­ños y es­ta­mos muy fe­li­ces por eso.

‘MI­RI’ ES UNA EM­PREN­DE­DO­RA TENAZ Y CREA­TI­VA. ES LUCHADORA Y CREADORA DE VI­DA. Eduar­do Ka­plan (pa­re­ja de Mi­riam)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.