Mos­qui­to, el ma­lo de la pe­lí­cu­la

Se es­tre­na es­ta se­ma­na un do­cu­men­tal he­cho en Es­ta­dos Uni­dos que lo pre­sen­ta co­mo el ani­mal más mor­tal del pla­ne­ta. Ha­bla­mos con uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Ale­jan­dra Be­re­sovsky abe­re­sovsky@la­voz­de­liln­te­rior.com.ar

Los co­le­ta­zos de la cri­sis sa­ni­ta­ria in­ter­na­cio­nal ge­ne­ra­da por las en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por mos­qui­tos lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos y, la in­quie­tud que ge­ne­ró allí, ace­le­ró in­ves­ti­ga­cio­nes y dio nue­va di­men­sión a es­ta ame­na­za a la sa­lud a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

La úl­ti­ma mues­tra de aler­ta es el do­cu­men­tal Mos­qui­to, que se emi­ti­rá en es­treno es­te jue­ves por el ca­nal Dis­co­very Chan­nel en la te­le­vi­sión por ca­ble. La pro­duc­ción pre­sen­ta a las pa­to­lo­gías in­fec­cio­sas oca­sio­na­das por las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos –en­tre ellas, den­gue, zi­ka y chi­kun­gu­ña– co­mo “la pró­xi­ma pan­de­mia” y el do­cu­men­tal in­clu­ye tes­ti­mo­nios de re­fe­ren­tes en in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y una en­tre­vis­ta al em­pre­sa­rio Bill Ga­tes, en su rol de am­bien­ta­lis­ta.

La Voz fue in­vi­ta­da a ver el do­cu­men­tal an­tes de su es­treno y a par­ti­ci­par en una en­tre­vis­ta con di­ver­sos me­dios del mun­do que en­ca­be­zó uno de los cien­tí­fi­cos que par­ti­ci­pan en la rea­li­za­ción au­dio­vi­sual. Se tra­ta de Bart Knols, bió­lo­go es­pe­cia­lis­ta en vec­to­res, co­mo se de­no­mi­na a los ani­ma­les o in­sec­tos que sir­ven de vehícu­lo pa­ra vi­rus o bac­te­rias que en­fer­man al ser hu­mano. Ca­be re­cor­dar que un in­sec­to in­ter­vie­ne en la pro­pa­ga­ción de un vi­rus por ha­ber­se ali­men­ta­do de la san­gre de una per­so­na por­ta­do­ra –sin­to­má­ti­ca o asin­to­má­ti­ca– y pi­car lue­go a una sa­na.

Knols se es­pe­cia­li­zó en el es­tu­dio de los mos­qui­tos y de las en­fer­me­da­des que trans­mi­ten, prin­ci­pal­men­te ma­la­ria y den­gue. Du­ran­te 11 años par­ti­ci­pó en pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción a gran es­ca­la en Áfri­ca Orien­tal y del Sur y se desem­pe­ñó co­mo con­sul­tor de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

El do­cu­men­tal des­cri­be que hay una in­ce­san­te y cre­cien­te ex­pan­sión del mos­qui­to al­re­de­dor del pla­ne­ta, co­mo con­se­cuen­cia de fac­to­res co­mo un ma­yor trán­si­to y trans­por­te in­ter­na­cio­nal y un cli­ma más cá­li­do, lo cual ha­ce que nues­tro en­torno sea más aco­ge­dor pa­ra es­te in­sec­to.

Knols en­fa­ti­zó, prin­ci­pal­men­te, que tan­to los in­sec­tos que trans­mi­ten la en­fer­me­dad, co­mo la san­gre in­fec­ta­da, via­jan ac­tual­men­te con una flui­dez des­co­no­ci­da has­ta el mo­men­to. “Un pro­me­dio de ocho mi­llo­nes de per­so­nas via­ja dia­ria­men­te a bor­do de un avión. Si es­tán en­fer­mas o lle­van vi­rus, bac­te­rias o pa­rá­si­tos, lo lle­va­rán de un lu­gar del mun­do a otro muy rá­pi­da­men­te”, gra­fi­có. “Eso sig­ni­fi­ca 40 mi­llo­nes de li­tros de san­gre a 11 ki­ló­me­tros de al­tu­ra en el cie­lo. Es un mar de san­gre to­dos los días al­re­de­dor del mun­do”, con­ti­nuó.

A la ho­ra de rea­li­zar las pre­gun­tas, es­te me­dio fue ase­so­ra­do por el bió­lo­go Wal­ter Almirón, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes En­to­mo­ló­gi­cas de Cór­do­ba, quien apor­tó la mi­ra­da for­ma­da por la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na y más es­pe­cí­fi­ca­men­te ar­gen­ti­na, don­de el den­gue es una preo­cu­pa­ción des­de ha­ce mu­chos años.

El do­cu­men­tal cues­tio­na la fu­mi­ga­ción co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra el con­trol del mos­qui­to y des­ta­ca su im­pac­to so­bre el me­dio am­bien­te. Pre­sen­ta, en tan­to, la es­tra­te­gia de li­be­rar in­sec­tos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos.

Con­sul­ta­do por es­te me­dio so­bre si esa op­ción es neu­tra en tér­mi­nos de im­pac­to am­bien­tal, en­fa­ti­zó dos as­pec­tos en su de­fen­sa. “Los mos­qui­tos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos que se li­be­ren se­rán ma­chos y las que pi­can son las hem­bras. Por lo tan­to, no to­ma­rán con­tac­to con las per­so­nas”, acla­ró. Se­ña­ló que, por otro la­do, los mos­qui­tos ma­chos so­lo bus­ca­rán a las hem­bras de su es­pe­cie, por lo que tam­po­co pro­vo­ca­rán al­te­ra­ción en otros or­ga­nis­mos del me­dio am­bien­te. “A di­fe­ren­cia de los in­sec­ti­ci­das, que pue­den pro­vo­car la muer­te de otros in­sec­tos, co­mo las abe­jas o las ma­ri­po­sas”, ad­vir­tió.

Pa­ra Knols, la pre­gun­ta que ca­be en es­te con­tex­to es: “Qué su­ce­de si nos des­ha­ce­mos por com­ple­to de to­dos es­tos mos­qui­tos de esa es­pe­cie?”. Se­gún el bió­lo­go, una res­pues­ta po­si­ble es que los mos­qui­tos que trans­mi­ten vi­rus co­mo el den­gue, chi­kun­gu­ña y zi­ka en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Chile o Co­lom­bia no son ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca del Sur. “Es­tos mos­qui­tos fue­ron im­por­ta­dos de Áfri­ca Oc­ci­den­tal ha­ce mu­cho tiem­po, du­ran­te la era del co­mer­cio de es­cla­vos. Hi­cie­ron su ca­mino a tra­vés del Océano Atlán­ti­co en los bu­ques, ter­mi­na­ron en Amé­ri­ca del Sur y des­de allí co­men­za­ron a pro­pa­gar­se”, re­cor­dó el cien­tí­fi­co.

En con­clu­sión –ma­ni­fes­tó– es­tos mos­qui­tos pue­den ser con­si­de­ra­dos “es­pe­cies in­va­so­ras”. “Por lo tan­to, en mi opinión –re­ma­tó– es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo que tra­te­mos de eli­mi­nar­los de es­tos eco­sis­te­mas, por­que no per­te­ne­cen a ellos. Nun­ca han per­te­ne­ci­do a allí y es­tán cau­san­do en­fer­me­dad”. ¿Va­cu­na? Otra de las es­tra­te­gias de abor-

la fu­mi­ga­ción con in­sec­ti­ci­das pue­de pro­vo­car la muer­te de otros in­sec­tos, co­mo abe­jas o ma­ri­po­sas. es­tos mos­qui­tos fue­ron im­por­ta­dos de Áfri­ca oc­ci­den­tal ha­ce mu­cho tiem­po. hi­cie­ron su ca­mino en bu­ques. es le­gí­ti­mo que tra­te­mos de eli­mi­nar­los de es­tos eco­sis­te­mas por­que no per­te­ne­cen a ellos.

da­je que se es­tán ex­pe­ri­men­tan­do a ni­vel mun­dial es el de­sa­rro­llo de una va­cu­na. De he­cho, ya se apro­bó su uso e in­gre­só a al­gu­nos de los mer­ca­dos afec­ta­dos. Sin em­bar­go, su efec­ti­vi­dad es pues­ta en du­da.

An­te la pre­gun­ta de si el re­sul­ta­do de es­ta in­mu­ni­za­ción pue­de ver­se afec­ta­do por mu­ta­cio­nes de los vi­rus –co­mo su­ce­de, por ejem­plo, con el de la gri­pe–, Knols coin­ci­dió en la ob­je­ción.

“En mi opinión, se­ría mu­cho más be­ne­fi­cio­so cen­trar­se en el con­trol del mos­qui­to, en lu­gar de ha­cer­lo en el de­sa­rro­llo de va­cu­nas con­tra es­tas en­fer­me­da­des”, afir­mó. Con res­pec­to a ese pun­to, in­sis­tió en la im­por­tan­cia de desa­rro­llar mé­to­dos pa­ra eli­mi­nar el in­sec­to. Cam­pa­ñas

Ha­blar so­bre la es­tra­te­gia que hay que prio­ri­zar pa­ra con­tro­lar el mos­qui­to es­tá re­la­cio­na­do con el ci­clo de vi­da en el que se pre­ten­de in­ter­ve­nir pa­ra evi­tar su pro­pa­ga­ción. Por ca­so, en Ar­gen­ti­na se ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de “des­ca­cha­rrar”, pa­ra evi­tar que las hem­bras pon­gan hue­vos en há­bi­tats acor­des, co­mo re­ci­pien­tes con agua. Dis­tin­guió esa al­ter­na­ti­va a la de pro­mo­ver la fu­mi­ga­ción, prác­ti­ca muy de­man­da­da por la co­mu­ni­dad cuan­do au­men­tan los ca­sos de en­fer­me­dad.

“Creo que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la me­jor ma­ne­ra de con­tro­lar es­tas en­fer­me­da­des es con un en­fo­que in­te­gra­do, por el que nos cen­tre­mos tan­to en los mos­qui­tos que vue­lan, co­mo en otros”, con­si­de­ró Knols. Re­co­no­ció, sin em­bar­go, que la gran ventaja de tra­tar de con­tro­lar el in­sec­to cuan­do to­da­vía es­tá en el agua es que, por un la­do, las lar­vas se con­cen­tran y es­tán in­mó­vi­les y, por otro, que los si­tios de cría son ac­ce­si­bles.

De to­das for­mas, du­ran­te la en­tre­vis­ta y en res­pues­ta tam­bién a otros me­dios, el bió­lo­go in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de com­bi­nar in­te­li­gen­te­men­te dis­tin­tos re­cur­sos, in­clu­yen­do uso de ba­rre­ras fí­si­cas –co­mo mos­qui­te­ros–; edu­ca­ción a la co­mu­ni­dad pa­ra la con­cien­ti­za­ción y pa­ra la de­tec­ción pre­coz de sín­to­mas, así co­mo a los mé­di­cos pa­ra un diag­nós­ti­co cer­te­ro o ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos pa­ra el tratamiento co­rrec­to.

Knols se man­tu­vo re­nuen­te al uso de pes­ti­ci­das quí­mi­cos, no so­lo por el im­pac­to en el me­dio am­bien­te, sino por el de­sa­rro­llo de re­sis­ten­cia, pe­ro ad­mi­tió que los bio­ló­gi­cos sí pue­den te­ner me­jor res­pues­ta.

(fo­to­gra­ma del do­cu­men­tal “mos­qui­to”, gentileza dis­co­very com­mu­ni­ca­tions, llc)

(GENTILEZA DIS­CO­VERY COM­MU­NI­CA­TIONS, LLC)

En ac­ción. El vec­tor de en­fer­me­da­des co­mo den­gue, zi­ka y chi­kun­gu­ña, en pleno ac­to de pi­car a un ser hu­mano.

Experto. Bart Knols, bió­lo­go es­pe­cia­lis­ta en vec­to­res, quien par­ti­ci­pó del do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.