Seis pre­gun­tas so­bre sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co

Me­ter la cu­cha­ra Idea­les pa­ra los ape­ri­ti­vos de los en­cuen­tros

Salud - - SA­LUD + NU­TRI­CIÓN - Gra­cie­la R. Ra­vaz­za­ni Li­cen­cia­da en Nu­tri­ción

Los mi­ni­qui­ches son idea­les pa­ra ape­ri­ti­vos y reunio­nes. Se ela­bo­ran con ma­sa de ho­jal­dre y se pue­de op­tar por múl­ti­ples va­rian­tes de re­lleno en ba­se a dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de ali­men­tos.

Son per­fec­tos, tan­to por su ta­ma­ño, co­mo por el sa­bor. En es­ta pro­pues­ta, se eli­gie­ron com­bi­na­cio­nes de co­lor ver­de, co­mo el bró­co­li, el pe­re­jil y la es­pi­na­ca, pa­ra unir a la bue­na tex­tu­ra del que­so. Con esa mez­cla, se lo­gran bo­ca­dos po­de­ro­sos por sus be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les.

Los ve­ge­ta­les ver­des son su­ma­men­te al­tos en mi­ne­ra­les, co­mo el hie­rro, el cal­cio, el mag­ne­sio y el po­ta­sio. Tam­bién tie­nen can­ti­da­des im­por­tan­tes de vi­ta­mi­nas, co­mo la A (be­ta­ca­ro­teno), C,E y el áci­do fó­li­co. Ade­más, son fuen­te im­por­tan­te de an­ti­oxi­dan­tes y fi­to­quí­mi­cos, de fi­bra ve­ge­tal y de agua.

To­das las aro­má­ti­cas –co­mo, en es­te ca­so, el pe­re­jil– tie­nen el po­der de in­ten­si­fi­car el sa­bor de tus ali­men­tos, po­ten­cian­do ade­más su co­lor. Tie­nen la vir­tud, ade­más, de ayu­dar­te a re­du­cir o re­em­pla­zar la sal. Es de­cir: son la su­ma de pla­cer y sa­lud.

El que­so es el cóm­pli­ce per­fec­to en mu­chas re­ce­tas, y es­to se de­be tam­bién a que sus pro­teí­nas son esen­cia­les pa­ra man­te­ner, re­pa­rar y per­mi­tir el fun­cio­na­mien­to má­xi­mo y sa­lu­da­ble de nues­tro cuer­po.

El apor­te de cal­cio es muy im­por­tan­te, así co­mo sus mi­ne­ra­les, cal­cio, fós­fo­ro, po­ta­sio y so­dio. Por otra par­te, son ex­ce­len­tes fuen­tes de vi­ta­mi­nas A, B2, B12 yD y apor­tan a nues­tra die­ta un gran va­lor nu­tri­ti­vo. Ele­gí la lí­nea de los des­cre­ma­dos pa­ra cui­dar­te y sen­tir­te me­jor. Pa­ra su­mar pro­pie­da­des, no te ol­vi­des de agre­gar se­mi­llas de bue­na gra­sa ve­ge­tal con apor­te de áci­dos gra­sos esen­cia­les, vi­ta­mi­na E con fun­ción an­ti­oxi­dan­te y fru­tas se­cas ri­cas en ome­ga 6 y 3, nu­trien­tes que no te pue­den fal­tar en tus días.

¡Has­ta el lu­nes!

–¿El sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co es­tá aso­cia­do con al­gu­na es­ta­ción del año?

–Era con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad es­ta­cio­nal por­que la ma­yo­ría de los ca­sos se re­gis­tra­ba en los me­ses de ve­rano, pe­ro ese con­cep­to ha ido cam­bian­do ya que se re­gis­tran ca­sos en to­dos los me­ses del año.

–¿El sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co só­lo afec­ta a los ni­ños?

–Afec­ta prin­ci­pal­men­te a ni­ños me­no­res de 5 años. En es­te año, la mi­tad de los ca­sos re­gis­tra­dos es de 2 a 4 años, pe­ro no es una en­fer­me­dad ex­clu­si­va de los ni­ños ya que se han re­gis­tra­do ca­sos de adul­tos.

–¿El sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co se con­ta­gia só­lo por car­ne de ham­bur­gue­sa mal co­ci­da?

–Si bien es­ta en­fer­me­dad ha si­do tra­di­cio­nal­men­te re­la­cio­na­da con el con­su­mo de ham­bur­gue­sas mal co­ci­das, es­te ali­men­to no es el úni­co im­pli­ca­do co­mo” cul­pa­ble”. Los ali­men­tos ela­bo­ra­dos en ba­se a car­ne mo­li­da –co­mo ham­bur­gue­sas, al­bón­di­gas, cho­ri­zos et­cé­te­ra– que no su­fren una coc­ción su­fi­cien­te (que no ha­ya ju­gos ro­sa­dos en su in­te­rior), co­mo pa­ra eli­mi­nar a la bac­te­ria res­pon­sa­ble (es­che­ri­chia co­li), son de ma­yor ries­go, pe­ro re­cor­de­mos que las ver­du­ras cru­das pue­den es­tar con­ta­mi­na­das, por lo que se de­ben la­var co­rrec­ta­men­te. Ca­da vez con ma­yor fuer­za se re­la­cio­na al sín­dro­me uré­mi­co he­mo­lí­ti­co (SUH) con la trans­mi­sión per­so­na-per­so­na, ya que los adul­tos po­de­mos ser por­ta­do­res y, si va­mos al ba­ño y no nos la­va­mos co­rrec­ta­men­te las ma­nos con agua y ja­bón y lue­go ela­bo­ra­mos ali­men­tos o ma­ma­de­ras, po­de­mos trans­mi­tir es­ta en­fer­me­dad a nues­tros ni­ños.

El la­va­do de ma­nos es muy im­por­tan­te co­mo me­di­da de pre­ven­ción de es­ta en­fer­me­dad, que se la con­si­de­ra tra­za­do­ra, ya que ya que al com­par­tir gru­pos de ries­go, te­rri­to­rio y for­mas de trans­mi­sión, im­ple­men­tan­do es­tra­te­gias de pre­ven­ción de SUH, se pre­vie­nen tam­bién otras ETA.(en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por ali­men­tos).

–¿Tam­bién es po­si­ble en­fer­mar­se por otros cor­tes de car­ne mal co­ci­dos?

–Lo im­por­tan­te es que se co­ci­ne co­rrec­ta­men­te la su­per­fi­cie de cual­quier cor­te de car­ne. En el ca­so de los ali­men­tos ela­bo­ra­dos con car­ne mo­li­da, la coc­ción de­be ser no so­lo en la su­per­fi­cie, sino tam­bién en el in­te­rior, ya que al mo­ler la car­ne la con­ta­mi­na­ción que hu­bie­re en la su­per­fi­cie se in­tro­du­ce al in­te­rior de ma­ne­ra que to­do ese ali­men­to se trans­for­ma en un ries­go.

–¿Qué otras me­di­das de pre­ven­ción se pue­den adop­tar?

–La­var co­rrec­ta­men­te las fru­tas y ver­du­ras que se van a con­su­mir cru­das; así co­mo las ma­nos lue­go de ir al ba­ño o cam­biar pa­ña­les y an­tes de ma­ni­pu­lar ali­men­tos y pre­pa­rar ma­ma­de­ras.

Evi­tar la con­ta­mi­na­ción cru­za­da (en­tre ali­men­tos cru­dos y co­ci­dos). Te­ner es­pe­cial cui­da­do con la for­ma en que ubi­ca­mos los ali­men­tos en la he­la­de­ra: to­do lo cru­do va aba­jo y lo co­ci­do, arri­ba. Si es po­si­ble, ade­más, se­pa­rar­los en re­ci­pien­tes que los con­ten­gan. Y, fi­nal­men­te, la­var bien los uten­si­lios (co­mo ta­blas o cu­chi­llos), tras cor­tar ali­men­tos cru­dos y an­tes de ha­cer lo mis­mo con ali­men­tos co­ci­dos. –¿Qué otra en­fer­me­dad trans­mi­ti­da por ali­men­tos es pro­pia de es­ta épo­ca del año? ¿Có­mo se pue­de pre­ve­nir?

–La en­fer­me­dad trans­mi­ti­da por ali­men­tos que es pro­pia de los me­ses fríos es la tri­qui­no­sis y se la re­la­cio­na con el con­su­mo de ali­men­tos ela­bo­ra­dos con car­ne de cer­do de du­do­sa pro­ce­den­cia y que no re­ci­bió una coc­ción que per­mi­tie­ra ase­gu­rar la eli­mi­na­ción del pa­rá­si­to que la pro­vo­ca. Tam­bién pue­de es­tar pre­sen­tes en pro­duc­tos ela­bo­ra­dos ba­jo el pro­ce­so de sa­la­zón cru­da, co­mo ser sa­la­mes y bon­dio­las ela­bo­ra­dos con car­ne de cer­do con­ta­mi­na­da. Pa­ra evi­tar en­fer­mar­nos, la prin­ci­pal me­di­da de pre­ven­ción es ad­qui­rir ali­men­tos en es­ta­ble­ci­mien­tos au­to­ri­za­dos y con in­for­ma­ción de pro­ce­den­cia, es de­cir, con ins­pec­ción sa­ni­ta­ria. No com­prar cer­dos o ali­men­tos ela­bo­ra­dos a ba­se de cer­do (cho­ri­zos, sa­la­mes bon­dio­las) a ven­de­do­res clan­des­ti­nos y al pa­so, que no es­tán ba­jo con­trol sa­ni­ta­rio y sin da­tos de ori­gen.

(FO­TO: MAR­TÍN BAEZ. AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: PUN­TO Y CO­MA)

El pe­re­jil fres­co tie­ne más pro­pie­da­des y sa­bor que el se­co. Es por ello que se re­co­mien­da, en ca­so de dis­po­ner de pe­re­jil fres­co, que se con­ge­le pa­ra con­ser­var sus pro­pie­da­des. El bró­co­li es uno de los ve­ge­ta­les con ma­yor apor­te de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les en re­la­ción con su pe­so. Es ri­co en vi­ta­mi­na C, áci­do fó­li­co y vi­ta­mi­nas del gru­po B. Ade­más de dar­nos pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad, el que­so apor­ta cal­cio pa­ra la sa­lud de los hue­sos y dien­tes. Ele­gir­lo pre­fe­ren­te­men­te des­cre­ma­do y re­du­ci­do en so­dio. El lino po­see gran can­ti­dad de fi­bra que fa­vo­re­ce el fun­cio­na­mien­to in­tes­ti­nal re­gu­lar. Fuen­te: Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba. El to­ma­te se­co, com­pa­ra­do con el fres­co, es más ri­co en vi­ta­mi­na A y mag­ne­sio, pe­ro de­be­mos cui­dar la can­ti­dad que con­su­mi­mos ya que tam­bién tie­ne ma­yor apor­te de so­dio. Nue­ces: su apor­te en gra­sas es al­to, pe­ro, al igual que en otros fru­tos se­cos, son gra­sas car­dio­sa­lu­da­bles. Apor­tan vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B (1, 2, 3, 6), que tie­nen im­por­tan­tes fun­cio­nes me­ta­bó­li­cas. Las es­pi­na­cas son una bue­na fuen­te de fi­bra y ayu­dan a pre­ve­nir cier­tos ti­pos de anemia por el áci­do fó­li­co.

La­var­se bien las ma­nos. Es una de las prin­ci­pa­les re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar la trans­mi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.