La edu­ca­ción sa­ni­ta­ria es una he­rra­mien­ta cla­ve

Salud - - SALUD + NOTA DE TAPA - Wal­ter Ri­car­do Almirón Doc­tor en Cien­cias Bio­ló­gi­cas

El do­cu­men­tal Mos­qui­to, de Dis­co­very Chan­nel, cons­ti­tu­ye un ex­ce­len­te ma­te­rial de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre una pro­ble­má­ti­ca de sa­lud pú­bli­ca que nos afec­ta a to­da la so­cie­dad mun­dial. Si bien la glo­ba­li­za­ción se ha in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra exorbitante en el úl­ti­mo si­glo, ya ocu­rría des­de épo­cas pa­sa­das. De he­cho, Ae­des aegy­pti, el vec­tor de los vi­rus fie­bre ama­ri­lla, den­gue, zi­ka, chi­kun­gu­ña, lle­gó a nues­tro con­ti­nen­te en el si­glo XVII des­de Áfri­ca, a tra­vés de bar­cos des­ti­na­dos al co­mer­cio.

Ac­tual­men­te, a tra­vés del tu­ris­mo, por ejem­plo –una in­dus­tria en cre­ci­mien­to ace­le­ra­do– po­de­mos con­tri­buir a la di­se­mi­na­ción de pa­tó­ge­nos y, en po­co tiem­po, po­de­mos ge­ne­rar una pan­de­mia, co­mo fue­ron la del si­da o la gri­pe A. En los úl­ti­mos 50 años, el den­gue se vie­ne ex­pan­dien­do de for­ma ex­po­nen­cial a ni­vel mun­dial, co­mo aho­ra el zi­ka, y es­pe­re­mos no lle­gue al ni­vel del den­gue.

Pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, no es no­ve­dad la pro­ble­má­ti­ca del den­gue ni la del zi­ka, pe­ro sí aho­ra pa­ra Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, ya que es­tán em­pe­zan­do a te­ner ca­sos de es­tas pa­to­lo­gías, y, so­bre to­do, por las oca­sio­na­das por el vi­rus del zi­ka con las con­se­cuen­cias neu­ro­ló­gi­cas que apa­re­ja.

En el do­cu­men­tal se plan­tea una cru­da reali­dad: la al­te­ra­ción del pla­ne­ta que es­ta­mos cau­san­do, con su con­se­cuen­te de­te­rio­ro. Eso in­clu­ye la con­ta­mi­na­ción, la so­bre­ex­plo­ta­ción de ac­ti­vos que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za, la dis­mi­nu­ción del há­bi­tat de nu­me­ro­sas es­pe­cies de se­res vi­vos y la con­se­cuen­te ex­tin­ción de es­pe­cies o el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de otras, al­gu­nas per­ju­di­cia­les des­de el pun­to de vis­ta hu­mano, co­mo los mos­qui­tos vec­to­res de pa­tó­ge­nos cau­san­tes de im­por­tan­tes en­fer­me­da­des.

Los mos­qui­tos, co­mo mu­chos otros se­res vi­vos, exis­ten en la faz de la tie­rra des­de mu­cho an­tes de la apa­ri­ción re­cien­te del ser hu­mano. Evo­lu­cio­na­ron en sus eco­sis­te­mas y es­ta­ble­cie­ron re­la­cio­nes con el am­bien­te y otros or­ga­nis­mos de mo­do que ha­bía una re­gu­la­ción na­tu­ral en los eco­sis­te­mas. De he­cho, son ali­men­to de otros or­ga­nis­mos en las re­des tró­fi­cas. In­ter­ven­ción Nues­tra in­ter­ven­ción en los eco­sis­te­mas ha in­tro­du­ci­do cam­bios y se han al­te­ra­do las re­des tró­fi­cas, así co­mo el con­trol na­tu­ral de las es­pe­cies que aho­ra con­si­de­ra­mos per­ju­di­cia­les.

La cien­cia y la tec­no­lo­gía nos ayu­dan a re­sol­ver pro­ble­mas, a ve­ces de ma­ne­ra más com­ple­jas de lo que de­be­rían ser. En cam­bio, un sim­ple mé­to­do, co­mo la eli­mi­na­ción de la cria­de­ros de Ae­des aegy­pti, po­dría so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de en­fer­me­da­des co­mo el den­gue y el zi­ka trans­mi­ti­das por es­tos mos­qui­tos, sin te­ner que re­cu­rrir a téc­ni­cas so­fis­ti­ca­das pe­ro ale­ja­das de lo na­tu­ral.

El buen y opor­tuno uso de in­sec­ti­ci­das pue­de ayu­dar a fre­nar una epi­de­mia, pe­ro ge­ne­ral­men­te el mal uso y abu­so que se hi­zo y se ha­ce de los mis­mos ha ge­ne­ra­do y si­gue ge­ne­ran­do pro­ble­mas a ni­vel am­bien­tal.

La edu­ca­ción sa­ni­ta­ria es una he­rra­mien­ta cla­ve en el con­trol de es­tas en­fer­me­da­des, pe­ro no la úni­ca. El abor­da­je de es­tos te­mas de­be ser múl­ti­ple, tan­to a ni­vel in­di­vi­dual, co­mo es­ta­tal. Ca­da uno de­be ser res­pon­sa­ble: el in­di­vi­duo, de te­ner los cui­da­dos ne­ce­sa­rios y el Es­ta­do, de brin­dar un am­bien­te sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.