To­da una vi­da des­pués de la en­fer­me­dad

La re­in­ser­ción del pa­cien­te que tu­vo cáncer es una ta­rea en la que de­be­mos con­tri­buir des­de dis­tin­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad.

Salud - - SALUD + ACTUALIDAD -

El cáncer no es si­nó­ni­mo de muer­te. Es­ta es una ver­dad ya ob­via pa­ra in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­sio­na­les del equi­po de sa­lud que in­ter­vie­nen en su abor­da­je. Sin em­bar­go, to­da­vía es di­fí­cil cam­biar la per­cep­ción so­cial que es­ta en­fer­me­dad tiene y que im­pli­ca un es­tig­ma que pue­de cau­sar un da­ño to­da­vía ma­yor que la pa­to­lo­gía.

Por eso es que, des­de ha­ce al­gu­nos años, en la úl­ti­ma jor­na­da de ju­nio se con­me­mo­ra el Día Mun­dial del Su­per­vi­vien­te de Cáncer, que ha­ce hin­ca­pié en la re­in­ser­ción, tan im­por­tan­te –y en al­gu­nos ca­sos, po­co ga­ran­ti­za­da–, co­mo la aten­ción ade­cua­da del pa­cien­te.

Mar­tín Alon­so, di­rec­tor del Hos­pi­tal On­co­ló­gi­co Pro­vin­cial y pre­si­den­te de la Fun­da­ción On­co- ló­gi­ca Cór­do­ba, re­cor­dó que, por un la­do, hay avan­ces en la pre­ven­ción y en el tratamiento que no se co­no­cen lo su­fi­cien­te y que con­fir­man lo erró­neo de aso­ciar cáncer con muer­te.

Alon­so en­fa­ti­zó que las es­ta­dís­ti­cas de­ben tam­bién mi­rar­se des­de el la­do de la su­per­vi­ven­cia. “Por ejem­plo, en re­la­ción con el cáncer de prós­ta­ta, en Ar­gen­ti­na hay una incidencia de 45 ca­sos ca­da 100.000 per­so­nas, pe­ro mue­ren 12 de ca­da 100.000”, gra­fi­có. Agre­gó que en el cáncer de rec­to, co­lon y ano se re­gis­tra una incidencia de 27 ca­sos por 100.000 ha­bi­tan­tes y que la ta­sa de mor­ta­li­dad es de 14, ca­da 100.000.

Uno de los ti­pos de cáncer que, en cam­bio, ex­hi­be re­sul­ta­dos me­nos po­si­ti­vos es el de pul­món, en el que la pre­ven­ción es­tá aso­cia­da di­rec­ta­men­te al es­ti­lo de vi­da de la po­bla­ción, fun­da­men­tal­men­te en el aban­dono del ta­ba­quis­mo.

Pe­ro la mi­ra­da de­be es­tar cen­tra­da Du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da, se rea­li­za­ron dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des por el Día Mun­dial del Su­per­vi­vien­te de Cáncer, or­ga­ni­za­das por la Fun­da­ción On­co­ló­gi­ca de Cór­do­ba, pre­si­di­da por Marín Alon­so (fo­to), co­mo in­ter­ven­cio­nes y pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas en es­pa­cios pú­bli­cos. en los es­fuer­zos que tie­nen que rea­li­zar en con­jun­to es­ta­dos, em­pre­sas y dis­tin­tos en­tor­nos so­cia­les –co­mo el que re­pre­sen­tan la fa­mi­lia o la es­cue­la– pa­ra que con­tri­bu­yan a que el pa­cien­te re­to­me su vi­da lue­go del tratamiento o cu­ra­ción.

Al­go que, en cam­bio, no ayu­da es aso­ciar la en­fer­me­dad con ac­ti­tu­des y si­tua­cio­nes emo­cio­na­les del pa­cien­te. Por ca­so, con­te­ni­dos que mu­chas ve­ces se vuel­ven vi­ra­les en las re­des so­cia­les y que vin­cu­lan el cáncer con un mal pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes, des­pla­za la aten­ción o in­clu­si­ve asig­nan res­pon­sa­bi­li­dad a la per­so­na pa­de­cien­te.

Co­la­bo­rar en la eli­mi­na­ción de mi­tos, es­tig­mas y ta­búes tam­bién im­pli­ca in­for­mar­se ade­cua­da­men­te y com­par­tir men­sa­jes apro­pia­dos. El ob­je­ti­vo es na­da me­nos que ayu­dar en su vi­da a quien tran­si­tó y su­peró una si­tua­ción di­fí­cil.

Sin ta­búes. El cáncer no de­be aso­ciar­se con la muer­te. Lo­grar­lo es uno de los ob­je­ti­vos de la co­mu­ni­dad mé­di­ca y cien­tí­fi­ca in­vo­lu­cra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.