Con­tra el frío, no aflo­jar

Salud - - SALUD + NOVEDADES - LUIS HE­RE­DIA

Unos de los con­se­jos que brin­dan los es­pe­cia­lis­tas pa­ra man­te­ner­se sa­lu­da­ble en in­vierno es el de “a mal tiem­po bue­na ca­ra”, que en otras pa­la­bras es tra­tar de man­te­ner una actitud po­si­ti­va fren­te a las olas po­la­res por más in­ten­sas que sean. So­bre to­do pa­ra aque­llos que, por ra­zo­nes la­bo­ra­les (ga­nan un suel­do mí­ni­mo, por ejem­plo), no pue­den des­pla­zar­se ha­cia los cen­tros in­ver­na­les a prac­ti­car es­quí o snow­board y –co­mo mu­cho– pue­den ha­cer un par de me­tros de cu­lopa­tín en al­gún sec­tor de las Al­tas Cum­bres, si es que la ru­ta no es­tá cor­ta­da por la nie­ve.

La idea es la de man­te­ner el es­pí­ri­tu sin fi­su­ras, aún cuan­do sea lu­nes, esté nu­bla­do y ven­to­so, cai­ga ga­rro­ti­llo y la tér­mi­ca sea de 4,5 gra­dos ba­jo ce­ro, sean las seis de la ma­ña­na y se esté es­pe­ran­do des­de ha­ce me­dia ho­ra un co­lec­ti­vo pa­ra ir al tra­ba­jo, jun­to a un des­po­ja­do pos­te de alum­bra­do.

“Sin du­da que en es­tas si­tua­cio­nes ex­tre­mas se ha­ce par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil man­te­ner un buen es­ta­do de áni­mo y se­ría ca­si un mi­la­gro no caer en una de­pre­sión, pe­ro si se quie­re evi­tar caer en ca­ma en in­vierno hay que en­con­trar­le al­gún la­do po­si­ti­vo”, sos­tie­ne el ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino del Optimismo, de­le­ga­ción Cór­do­ba, Jo­sé Ra­dian­te.

“Lo que no mata, for­ti­fi­ca”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta, quien de esa ma­ne­ra jus­ti­fi­ca una no­ve­do­sa pos­tu­ra de que los usua­rios del trans­por­te ur­bano ba­jo las du­ras con­di­cio­nes cli­má­ti­cas in­ver­na­les se es­tán for­ta­le­cien­do día a día.

“No de­ben pen­sar que to­dos los días es­tán de­jan­do un po­co de su vi­da en las pa­ra­das, es­pe­ran­do al bor­de del con­ge­la­mien­to o mo­ja­dos co­mo po­llos. Por el con­tra­rio, de­ben men­ta­li­zar­se de que es­tán desa­rro­llan­do la re­sis­ten­cia fí­si- ca y men­tal de los Boi­nas Ver­des, y la te­na­ci­dad de los pio­ne­ros, y, tal vez, con­vir­tién­do­se en los for­ja­do­res de una ra­za de su­per­hom­bres. De lo que se tra­ta es de ver las co­sas, aún las más ad­ver­sas, des­de una óp­ti­ca po­si­ti­va”, se­ña­la.

Re­co­men­da­cio­nes

De to­dos mo­dos, exis­ten una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que son ne­ce­sa­rias te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar que­brar­se aními­ca­men­te en el pe­río­do in­ver­nal:

–No es­cu­che tan­gos cu­yas le­tras pre­dis­pon­gan mal el áni­mo res­pec­to de cli­ma im­pe­ran­te. En es­pe­cial se de­ben evi­tar las ver­sio­nes de Ga­rúa (“Qué no­che lle­na de has­tío y de frío, el vien­to trae un ex­tra­ño la­men­to”), In­vierno (“Ya la es­car­cha co­men­zó a bri­llar en mi vi­da sin amor”),

Nie­ve (“No can­tes her­mano no can­tes, que Mos­cú es­tá cu­bier­to de nie­ve y los lo­bos aú­llan de ham­bre”) y Uno (“Pe­ro un frío cruel que es peor que el odio”), en­tre otras.

–Si su equi­po de fútbol se es­tá yen­do al des­cen­so en ple­na ola in­ver­nal, tra­te de pa­sar­se a un club que per­ma­nez­ca en pri­me­ra an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. El mé­to­do hip­nó­ti­co es la úni­ca for­ma de lo­grar­lo (y tra­te de ele­gir me­jor).

–Si ve pe­lí­cu­las, pro­cu­re ar­gu­men­tos con fi­nal fe­liz (que ga­nen los bue­nos), por­que me­jo­ran el áni­mo. Tam­bién evi­te fil­mes con ca­tás­tro­fes cli­má­ti­cas vin­cu­la­das con el frío co­mo en El día

des­pués de ma­ña­na, por­que las imá­ge­nes de un pla­ne­ta con­ge­la­do pue­den cau­sar es­tra­gos en su es­pí­ri­tu.

Fi­nal­men­te, tra­te de evi­tar in­for­mar­se de aler­tas me­teo­ro­ló­gi­cos so­bre olas po­la­res, rá­fa­gas de blan­co y fren­tes fríos, ya que eso im­pli­ca sa­lir al ai­re li­bre con pre­jui­cios o pre­dis­pues­to a su­frir. El buen áni­mo en in­vierno es un ca­pi­tal que de­be ser cui­da­do.

Buen áni­mo. Tam­bién hay que man­te­ner­lo en in­vierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.