“Lue­go del tras­plan­te, sen­tí que vol­ví a na­cer”

En 2008, fue so­me­ti­do a un tras­plan­te de re­no­pán­creas y ase­gu­ra que, ade­más de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, re­to­mó una de sus pasiones de la ado­les­cen­cia: co­rrer ma­ra­to­nes.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - re­si­lien­cia Fa­bián Ló­pez, pre­cep­tor y do­cen­te

ES UNA PER­SO­NA QUE SIEM­PRE HA LU­CHA­DO. TIENE UNA FUER­ZA DE VO­LUN­TAD IN­CREÍ­BLE Y SA­BE TRANS­MI­TIR SU EX­PE­RIEN­CIA. SER­GIO BO­NI. MÉ­DI­CO NEFRÓLOGO

Soy Fer­nan­do, ten­go dia­be­tes y me rea­li­za­ron un tras­plan­te de ri­ñón y pán­creas.

Des­de ese mo­men­to, mi vi­da cam­bió. Fue un an­tes y un des­pués. Y pu­de re­en­con­trar­me con una de las ac­ti­vi­da­des que más ale­gría me ge­ne­ra: co­rrer.

Cuan­do es­ta­ba en la se­cun­da­ria, co­rría en­tre 10 y 15 ki­ló­me­tros, par­ti­ci­pa­ba en prue­bas de pis­ta y en ma­ra­to­nes en los in­ter­co­le­gia­les.

Mi dia­be­tes es ti­po 1, se me ma­ni­fes­tó a los 11 años y des­de esa edad soy in­su­li­no­de­pen­dien­te. Me in­yec­ta­ba in­su­li­na una vez al día, por las ma­ña­nas. A los 28 años, mi dia­be­tó­lo­ga, la doc­to­ra Evan­ge­li­na Co­riz­zo, me pi­dió con­tro­les de ru­ti­na y, cuan­do vio el fun­cio­na­mien­to de mis ri­ño­nes, me de­ri­vó a un nefrólogo.

El mé­di­co nefrólogo Ser­gio Bo­ni, di­rec­tor de la clí­ni­ca Aterym de Al­ta Gra­cia, me di­jo: “Tus ri­ño­nes no fun­cio­nan más. O te dia­li­zás o te mo­rís”. Me dia­li­za­ron de ur­gen­cia y con­ti­nué ne­ce­si­tan­do ese tratamiento du­ran­te cua­tro años, los peo­res de mi vi­da. Ser­gio tam­bién me di­jo que la úl­ti­ma al­ter­na­ti­va era el tras­plan­te y eso fue muy sho­quean­te pa­ra mí.

Sen­tí que se me ve­nía el mun­do aba­jo.

En­trar a una sala de diá­li­sis es al­go tre­men­do. La ver­dad es que al prin­ci­pio no que­ría ha­cer­lo. Fue mi es­po­sa –quien tam­bién ha­bía si­do mi com­pa­ñe­ra de se­cun­da­ria–, la que me ayu­dó mu­cho en es­te pro­ce­so. Ella fue mi pilar, yo es­toy acá gra­cias a ella. Ka­ri­na me de­cía: “Ha­ce­lo por tus hi­jos”. Y así lo hi­ce.

Yo vi­vía más en la clí­ni­ca que en mi ca­sa. Tu­ve mu­chos al­ti­ba­jos, pe­ro apren­dí a au­to­rre­gu­lar mis emo­cio­nes. Tra­ba­jo per­so­nal

En esa épo­ca, ya tra­ba­ja­ba co­mo pre­cep­tor en una es­cue­la se­cun­da­ria de Al­ta Gra­cia, así que me or­ga­ni­za­ba pa­ra ir a diá­li­sis y, lue­go, me iba a tra­ba­jar. En al­gu­nas opor­tu­ni­da­des, no lle­ga­ba con to­das mis lu­ces al co­le­gio, por­que me sen­tía muy dé­bil, pe­ro la fui pi­lo­tean­do lo más que pu­de.

No hi­ce te­ra­pia, pe­ro con­té con el apo­yo fun­da­men­tal de mi fa­mi­lia. In­ten­to ha­cer mi pro­pio tra­ba­jo de re­fle­xión per­so­nal con to­do lo que me su­ce­de. Y si hay al­go que ten­go que re­co­no­cer de mí es que nun­ca me en­tre­gué, siem­pre voy por más en la vi­da, tra­to de su­pe­rar­me.

Eso sí, en esos cua­tro años de diá­li­sis no en­tre­né ni co­rrí en ma­ra­to­nes.

En to­do es­te pro­ce­so, apren­dí a va­lo­rar las co­sas sim­ples de la vi­da, co­mo sa­lir a co­rrer a la pla­za con mis hi­jos. Es al­go ma­ra­vi­llo­so. Al igual que va­lo­rar un ama­ne­cer. Si hay sol, en­ton­ces lo apro­ve­chás, sa­lís a ca­mi­nar o a co­rrer. No ha­ce fal­ta te­ner di­ne­ro pa­ra dis­fru­tar la vi­da: con te­ner sa­lud es su­fi­cien­te.

En 2007, co­men­cé a rea­li­zar­me es­tu­dios pa­ra el tras­plan­te. Tam­bién les rea­li­za­ron aná­li­sis a mis fa­mi­lia­res di­rec­tos; pe­ro de­bi­do a que na­die era com­pa­ti­ble, tu­ve que en­trar en lis­ta de es­pe­ra de In­cu­cai.

Me ha­bía ano­ta­do so­lo pa­ra el tras­plan­te de ri­ñón, pe­ro Bo­ni me pre­gun­tó: “¿Te ani­más a que te reali­ce­mos tras­plan­te de ri­ñón y de pán­creas jun­tos?”. Y me ex­pli­có, en­ton­ces, que exis­tían avan­ces cien­tí­fi­cos muy in­tere­san­tes en es­te ti­po de tras­plan­tes. Fi­nal­men­te, me bo­rré de la lis­ta de es­pe­ra de ri­ñón y me anoté en la de re­no­pán­creas.

Es­tu­ve un año en lis­ta de es­pe­ra. Cuan­do uno es­tá es­pe­ran­do su ór­gano, su­fre un cam­bio de pers­pec­ti­va: cuan­do es­cu­cha la si­re­na de una am­bu­lan­cia, en vez de asus­tar­se, pien­sa: “¿Ahí es­ta­rá mi sal­va­ción?”.

El 6 de oc­tu­bre de 2008 apa­re­ció el ór­gano y, fi­nal­men­te, el doc­tor Mar­tín Ma­ras­chio, el je­fe del Pro­gra­ma de Tras­plan­te He­pá­ti­co y Re­no­pan­créa­ti­co del hos­pi­tal Pri­va­do, me hi­zo la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca y el tras­plan­te del re­no­pán­creas. Mi nefrólogo ac­tual es el doc­tor Ja­vier De Ar­tea­ga, tam­bién del equi­po del hos­pi­tal Pri­va­do.

Des­pués del tras­plan­te, me die­ron el al­ta a la se­ma­na, pe­ro des­pués re­gre­sé y es­tu­ve un mes más in­ter­na­do por un vi­rus que con­tra­je en el pro­ce­so.

Lue­go del tras­plan­te, sen­tí que vol­ví a na­cer. Me ha­bía ol­vi­da­do de la sen­sa­ción de es­tar sano, o de to­mar una ga­seo­sa o co­mer un sánd­wich sin cul­pa. Siem­pre tu­ve vo­lun­tad, pe­ro me la for­ta­le­ció aún más tran­si­tar to­do es­te pro­ce­so.

Lo úni­co que sa­bía es que ha­bía una luz de es­pe­ran­za al fi­nal del tú­nel.

Y la en­con­tré.

En­se­ñan­za. “No ha­ce fal­ta te­ner di­ne­ro pa­ra dis­fru­tar la vi­da: con te­ner sa­lud es su­fi­cien­te”, afir­ma Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.