Ju­gar es la mejor re­ce­ta pa­ra es­ta quin­ce­na

La fór­mu­la de las va­ca­cio­nes sa­lu­da­bles in­clu­ye tiem­po en fa­mi­lia, jue­go com­par­ti­do y po­ca “com­pu”. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, a ese com­bo só­lo le fal­ta evi­tar los cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Lu­cía Gua­dagno Es­pe­cial

Los via­jes Le ha­cen bien a to­da La fa­mi­Lia. aun­que sea cer­ca, por ejem­pLo, ir a vi­si­tar a La abueLa a cruz deL eje. Mart­ha Mo­reno, di­rec­to­ra del Cen­tro In­te­gral In­fan­to Ju­ve­nil de la Pro­vin­cia.

Ha­cer una pau­sa. Mi­rar­se y es­cu­char­se. De­di­car tiem­po al re­en­cuen­tro de la fa­mi­lia. Des­can­sar del rit­mo de las ac­ti­vi­da­des es­co­la­res y ju­gar mu­cho. Esa es la re­ce­ta pa­ra unas va­ca­cio­nes sa­lu­da­bles, se­gún es­pe­cia­lis­tas de la me­di­ci­na y la psi­co­lo­gía. En cuan­to a los cui­da­dos, re­co­mien­dan evi­tar el con­tac­to con per­so­nas en­fer­mas, no pa­sar frío y li­mi­tar el tiem­po de uso de compu­tado­ras, ta­blets o vi­deo­jue­gos.

Tiem­po en fa­mi­lia

“Las va­ca­cio­nes son pa­ra po­ner en pau­sa el mo­do de vi­da y pa­sar tiem­po en fa­mi­lia”, di­ce Es­tre­lla Ca­sas, pre­si­den­ta del Co­le­gio de Psi­co­pe­da­go­gos de Cór­do­ba. “Pe­ro ge­ne­ral­men­te ha­ce­mos al re­vés, tra­ta­mos de lle­nar a los chi­cos de ac­ti­vi­da­des y lo que me­nos ha­ce­mos es pa­sar tiem­po con ellos.”. Si bien re­co­no­ce que en la ma­yo­ría de los ca­sos los adul­tos tie­nen que tra­ba­jar, in­sis­tió en la im­por­tan­cia de ha­cer­se el tiem­po. “Aprovechar, por ejem­plo, un ra­to a la no­che. Ya que los chi­cos no tie­nen que ir a la es­cue­la, ex­ten­der la ce­na jun­tos, char­lar de al­gún te­ma, ju­gar a al­go, ver una pe­lí­cu­la. Ese de­be­ría ser el prin­ci­pal ob­je­ti­vo en va­ca­cio­nes”, su­gie­re.

Pa­ra Ca­sas, hay al me­nos dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les: ba­jar el rit­mo de las ac­ti­vi­da­des y com­ba­tir lo que el pe­dia­tra En­ri­que Ors­chans­ki lla­ma la epi­de­mia de la so­le­dad in­fan­til. Pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio pro­pi­ciar el encuentro, la com­pa­ñía y la co­mu­ni­ca­ción, in­tere­sán­do­se real­men­te en sa­ber có­mo es­tán y qué les pa­sa.

Tam­bién es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el ob­je­ti­vo no es só­lo que los chi­cos dis­fru­ten del tiem­po con sus pa­pás, sino tam­bién, que los pa­pás dis­fru­ten de es­tar con sus hi­jos.

“No siem­pre se tie­ne en cuen­ta la in­fluen­cia que tie­ne en el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de los chi­cos que sus pa­dres dis­fru­ten de la crian­za. Que no so­la­men­te se ocu­pen de criar­los, sino que lo pue­dan ha­cer con pla­cer. Eso tie­ne un im­pac­to muy po­si­ti­vo en el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia de los ni­ños”, en­tien­de la es­pe­cia­lis­ta.

La ta­blet, le­jos

Un re­to pa­ra los adul­tos es, sin du­das, li­mi­tar el uso de compu­tado­ras, ce­lu­la­res, ta­blets o vi­deo­jue­gos. Más aún en las va­ca­cio­nes. “Es­tá de­mos­tra­do que el uso de esos dis­po­si­ti­vos tie­nen im­pac­tos ne­ga­ti­vos en la salud. Generan se­den­ta­ris­mo, au­men­to de obe­si­dad, ten­sión, cam­bio del hu­mor y pro­ble­mas en la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción”, ad­vir­tió el pe­dia­tra Héc­tor Pe­di­cino.

En ese mis­mo sen­ti­do, Es­tre­lla Ca­sas se­ña­ló: “Sa­be­mos que en los ni­ños pe­que­ños re­tra­sa el desa­rro­llo del len­gua­je y la co­mu­ni­ca­ción has­ta lle­gar a con­fun­dir­se con tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta”. A es­to se su­man los im­pac­tos en el cuer­po: pro­ble­mas en la vis­ta, la es­pal­da o las ma­nos.

La psi­có­lo­ga Mart­ha Mo­reno, di­rec­to­ra del Cen­tro In­te­gral In­fan­to Ju­ve­nil de la Pro­vin­cia e in­te­gran­te de la Co­mi­sión In­fan­to Ju­ve­nil del Co­le­gio de Psi­có­lo­gos de Cór­do­ba, agre­gó otro ries­go a te­ner en cuen­ta: “Los chi­cos ac­ce­den a un ci­be­res­pa­cio ili­mi­ta­do, con si­tios que no son pa­ra na­da con­ve­nien­tes pa­ra ellos”. Y aler­tó so­bre el “groo­ming” o abu­so de me­no­res a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Por es­tas ra­zo­nes, las re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas son dos: li­mi­tar el tiem­po de uso y acom­pa­ñar­lo, no de­jar a los chi­cos so­los con In­ter­net. Lo ideal es que no pa­sen más de dos o tres ho­ras por día con es­tos dis­po­si­ti­vos.

Rom­per la ru­ti­na

“En las va­ca­cio­nes hay que ali­men­tar el tiem­po li­bre evi­tan­do ho­ra­rios y sis­te­ma­ti­za­ción”, sos­tu­vo el pe­dia­tra Pe­di­cino. “Los más chi­cos, que es­tán en los pri­me­ros gra­dos de la es­cue­la, a es­ta al­tu­ra del año ya es­tán can­sa­dos. Por­que em­pe­za­ron a te­ner una nor­ma­ti­za­ción de su vi­da a la que no es­ta­ban acos­tum­bra­dos. En­ton­ces es bueno re­la­jar: que duer­man un po­co más, que ten­gan me­nos re­que­ri­mien­tos de ho­ra­rios”, apun­tó. Sin em­bar­go, no hay que ex­ce­der­se. “No con­vie­ne re­la­jar tan­to la ru­ti­na al pun­to de que se rom­pa por­que sino se­rá un pro­ble­ma cuan­do em­pie­cen las cla­ses de nue­vo.”

Pe­di­cino in­sis­tió en la ne­ce­si­dad del jue­go al ai­re li­bre. “En Cór­do­ba son muy po­cos los días de in­vierno en que ha­ce mu­cho frío a la sies­ta. En­ton­ces, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra es agra­da­ble y hay un po­qui­to del sol –el sol siem­pre

es bueno– les ha­ce bien sa­lir a ju­gar al pa­tio o a una pla­za”, di­jo. “In­vi­te­mos a los chi­cos a ju­gar. Tie­nen que ju­gar. No ol­vi­de­mos que el jue­go, más allá de la po­si­bi­li­dad de crear y sa­car afue­ra con­flic­tos, los ayu­da a cre­cer sa­nos y a idear un mun­do”, ex­pli­ca.

Mart­ha Mo­reno su­gie­re tam­bién ha­cer ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y recreativas que no sue­len rea­li­zar­se el res­to del año. “Ir a una fun­ción de tí­te­res o de tea­tro. Siem­pre hay op­cio­nes gra­tis du­ran­te las va­ca­cio­nes.”

De­jar que se abu­rran

Un clá­si­co es que los chi­cos, en va­ca­cio­nes, di­gan que es­tán abu­rri­dos. Pues dé­je­los. O pro­pon­ga un jue­go, pe­ro no re­suel­va to­da la si­tua­ción. “Del abu­rri­mien­to sur­gen las ideas in­ge­nio­sas”, di­ce Ca­sas. “Siem­pre pon­go el mis­mo ejem­plo pa­ra los be­bés: cuan­to me­nos ela­bo­ra­do sea un ju­gue­te, más exi­ge su crea­ti­vi­dad. A ve­ces com­pra­mos un ju­gue­te ca­ro, en el que el ni­ño aprie­ta un bo­tón y el ju­gue­te can­ta, bai­la, en­se­ña in­glés. Pe­ro eso del ni­ño no exi­ge na­da. A ve­ces un pa­li­to y una ca­ja de ma­de­ra son su­fi­cien­tes. Mien­tras uno más ta­pe el abu­rri­mien­to, me­nos crea­ti­vos son los ni­ños y me­nos po­si­bi­li­da­des ten­drán de desa­rro­llar su in­te­li­gen­cia”, acon­se­ja.

Via­jes

En la me­di­da que la eco­no­mía fa­mi­liar lo per­mi­ta, los via­jes son una bue­na op­ción. “Le ha­ce bien a to­da la fa­mi­lia. Aun­que sea cer­ca, por ejem­plo, ir a vi­si­tar a la abuela a Cruz del Eje”, di­jo Mart­ha Mo­reno. “Per­mi­te sa­lir de las obli­ga­cio­nes no so­la­men­te del tra­ba­jo sino de la ca­sa mis­ma. Sin las ta­reas ho­ga­re­ñas de por me­dio, los chi­cos pue­den dis­fru­tar de los pa­pás de otra for­ma y com­par­tir en un lu­gar di­fe­ren­te al ha­bi­tual.”

Pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des, Pe­di­cino re­co­men­dó dis­tin­tas pre­ven­cio­nes, se­gún el des­tino. “Si la sa­li­da es pa­ra bus­car el ca­lor, por ejem­plo, al nor­te de Bra­sil, hay que te­ner cui­da­do al re­gre­so, por los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra brus­cos. Pue­de que se pa­se de 30 gra­dos a dos ba­jo ce­ro en una ho­ras”, se­ña­ló. Y en ca­so de que el des­tino sea un lu­gar frío, re­cor­dó lo bá­si­co: abri­gar­se bien, usan­do to­dos los “dis­po­si­ti­vos”, como go­rros de la­na y guan­tes.

Las au­to­ri­da­des de salud re­cuer­dan tam­bién con­sul­tar las va­cu­nas ne­ce­sa­rias en ca­so de via­jar al ex­te­rior y un as­pec­to no me­nor: si se via­ja en auto, te­ner el vehícu­lo en con­di­cio­nes, con­du­cir con pru­den­cia y res­pe­tar las nor­mas de trán­si­to.

Por otro la­do, tan­to en los alo­ja­mien­tos du­ran­te los via­jes como en el pro­pio ho­gar, te­ner pre­cau­ción con los apa­ra­tos pa­ra ca­le­fac­cio­nar, como es­tu­fas a gas, que­ro­sén o bra­se­ros. Es im­pres­cin­di­ble ven­ti­lar los am­bien­tes y de­jar siem­pre abier­ta una ven­ta­na aun­que ha­ga frío pa­ra evi­tar una po­si­ble in­to­xi­ca­ción con mo­nó­xi­do de car­bono.

Cui­da­dos de in­vierno

Pe­di­cino re­co­men­dó, en es­pe­cial, no es­tar en con­tac­to con per­so­nas en­fer­mas y evi­tar las aglo­me­ra­cio­nes. “Una de las sa­li­das más co­mu­nes que ha­ce­mos en es­ta épo­ca del año es ir al shop­ping, pe­ro pro­ba­ble­men­te, si hay mu­cha en­fer­me­dad, no sea una bue­na idea. Y sea mejor ir a la pla­za”, di­jo.

El pe­dia­tra rei­te­ró la im­por­tan­cia del abri­go y de es­tar al ai­re li­bre en ho­ra­rios en que la tem­pe­ra­tu­ra no sea muy ba­ja. “El frío des­fa­vo­re­ce la salud. Por­que li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se que tie­ne nues­tro pro­pio apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, que es el que más se afec­ta.”

Pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes ha­bi­tua­les del Mi­nis­te­rio de Salud de la Na­ción son: te­ner al día las va­cu­nas in­clui­das en el Ca­len­da­rio Na­cio­nal de Va­cu­na­ción (gri­pe, neu­mo­co­co y tos con­vul­sa), la­var­se las ma­nos con agua y ja­bón des­pués de vol­ver de la ca­lle, an­tes de co­ci­nar o co­mer y des­pués de ir al ba­ño o cam­biar pa­ña­les; sos­te­ner la lac­tan­cia ma­ter­na, al me­nos has­ta que el be­bé cum­pla los 6 me­ses y ofre­cer­le el pe­cho con más fre­cuen­cia en ca­so de que se en­fer­me, y ven­ti­lar to­dos los am­bien­tes a dia­rio.

Es muy im­por­tan­te tam­bién no fu­mar y man­te­ner los am­bien­tes li­bres de hu­mo. En ca­so de te­ner sín­to­mas, no au­to­me­di­car­se, con­sul­tar a un mé­di­co, man­te­ner el re­po­so en la ca­sa y cu­brir­se la bo­ca al to­ser o es­tor­nu­dar con un pa­ñue­lo o con el plie­gue del co­do pa­ra evi­tar con­ta­giar a otros.

Ju­gar y es­tar en fa­mi­lia. La psi­co­pe­da­go­ga Es­tre­lla Ca­sas y el pe­dia­tra Héc­tor Pe­di­cino apues­tan al jue­go y al tiem­po com­par­ti­do en va­ca­cio­nes.

Ci­ne, plan pa­ra to­dos. Lo que re­co­mien­dan los es­pe­cia­lis­tas es ha­cer ac­ti­vi­da­des en fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.