EN­TRE­VIS­TA A GON­ZA­LO ECHAVARRÍA.

El mé­di­co afir­ma que exis­ten in­ter­ven­cio­nes mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas que ali­vian el pa­de­ci­mien­to cró­ni­co pe­ro son cos­to­sas. La in­ter­dis­ci­pli­na es fun­da­men­tal pa­ra el abor­da­je.

Salud - - PÁGINA DELANTERA -

Los al­tos cos­tos que com­por­tan y la fal­ta de abor­da­je in­ter­dis­ci­pli­na­rio son al­gu­nos de los obs­tácu­los que im­pi­den que pros­pe­ren los tra­ta­mien­tos del do­lor. “Có­mo se tra­ta de un pa­de­ci­mien­to que no ma­ta”, no es una prio­ri­dad den­tro del sis­te­ma, se­ña­la Gon­za­lo Echavarría, di­rec­tor mé­di­co del Sa­na­to­rio Ali­ve y je­fe del ser­vi­cio del tra­ta­mien­to del do­lor cró­ni­co on­co­ló­gi­co y no on­co­ló­gi­co del mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to.

Echavarría es es­pe­cia­lis­ta en Anes­te­sio­lo­gía (Ame­ri­can Board Cer­ti­fied, Es­ta­dos Uni­dos) y mas­ter de­gree en tra­ta­mien­to del do­lor cró­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, España. –¿Cuál es el mo­ti­vo más fre­cuen­te de con­sul­ta mé­di­ca?

–Fue­ra de los con­tro­les de ru­ti­na, en­tre un 60 y un 70 por cien­to de los pa­cien­tes con­sul­ta por­que tie­ne do­lor. Es­to, cuan­do se tra­ta de do­lor cró­ni­co no on­co­ló­gi­co. A ve­ces, se con­fun­de el tra­ta­mien­to del do­lor con la on­co­lo­gía o con cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

Pe­ro ca­da vez hay más pa­cien­tes ar­tró­si­cos, por ejem­plo. La gen­te es más lon­ge­va por lo que es más fre­cuen­te que se reali­ce un re­em­pla­zo de ca­de­ras, de ro­di­llas o de hom­bros. ¿Pe­ro qué pa­sa con esos pa­cien­tes que no son can­di­da­tos a esos re­em­pla­zos?, como las per­so­nas dia­bé­ti­cas, hi­per­ten­sas o car­día­cas: que­dan en la ca­ma. Por­que una ar­tro­sis se­ve­ra de ro­di­lla en un pa­cien­te de 70 años es una ci­ru­gía ma­yor. En el ca­so de al­guien más jo­ven, un deportista, que em­pie­za con do­lor de es­pal­da cró­ni­co y va al mé­di­co, le ha­cen una re­so­nan­cia, tie­ne dos o tres her­nias y la op­ción se­ría qui­rúr­gi­ca. Pe­ro to­car la es­pal­da de al­guien de 40, si no es una emer­gen­cia a ni­vel neu­ro­ló­gi­co, pro­ba­ble­men­te ten­ga con­se­cuen­cias du­ran­te la ve­jez por­que es una ci­ru­gía bas­tan­te in­va­si­va.

En Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa no aprue­ban una ci­ru­gía de es­pal­da por una her­nia si an­tes el pa­cien­te no pa­sa por tra­ta­mien­to del do­lor. –¿Cuál es la im­por­tan­cia de la in­ter­dis­ci­pli­na?

–En pri­mer lu­gar, hay que con­te­ner al pa­cien­te quien se­gu­ra­men­te ya ha pa­sa­do de un mé­di­co a otro. La in­ter­dis­ci­pli­na es muy im­por­tan­te aun­que acá hay un dé­fi­cit en ese as­pec­to. Se ve mu­cho eso de no “com­par­tir” al pa­cien­te. No to­dos los mé­di­cos en­tien­den que la do­len­cia es com­ple­ja y que es ne­ce­sa­ria la ayu­da del clí­ni­co, del trau­ma­tó­lo­go, del que ha­ce do­lor, de los psi­có­lo­gos e in­te­grar a los fi­sio­te­ra­peu­tas. El pri­mer día en la fa­cul­tad en­se­ñan que a los pa­cien­tes hay que tra­tar­los in­te­gral­men­te.

Hoy, el do­lor es­tá sub­tra­ta­do. Y en la par­te on­co­ló­gi­ca, to­tal­men­tra­ta­mien­to te sub­tra­ta­do. Los fa­mi­lia­res de pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos son víc­ti­mas. En un momento, el on­có­lo­go les di­ce “no pue­do ha­cer na­da” y ese pa­cien­te que­da des­pro­te­gi­do has­ta que apa­re­ce la gen­te de cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

Hay un subuti­li­za­ción de la far­ma­co­lo­gía, exis­te te­mor de usar nar­có­ti­cos Ni qué ha­blar si se pue­de ha­cer una abla­ción. Por ejem­plo, si un cáncer de hue­so ti­ra al pa­cien­te a la ca­ma, en­ton­ces es po­si­ble ha­cer una abla­ción del ner­vio que pro­vee esa sen­sa­ción a de­ter­mi­na­da par­te del cuer­po y dis­mi­nuir la in­ges­ta de nar­có­ti­cos. Lle­va­do a un ejem­plo ex­tre­mo, he te­ni­do pa­cien­tes de cáncer de pul­món que en­tra­ban a la guar­dia ca­da dos se­ma­nas con do­lor in­con­tro­la­ble y a los que se le pu­so una bom­ba de mor­fi­na in­tra­te­cal (que es como un mar­ca­pa­so que pro­vee la mor­fi­na a la mé­du­la ósea) y esas per­so­nas, du­ran­te los úl­ti­mos seis me­ses de su vi­da no apa­re­cen por el hos­pi­tal. Con esa in­ter­ven­ción, el sis­te­ma de salud aho­rra re­cur­sos, di­ne­ro y ob­vio, se me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te.

–¿Cuá­les son las novedades so­bre tra­ta­mien­to de do­lor?

–El mun­do se ri­ge por la es­ca­le­ra anal­gé­si­ca de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), que es el abe­cé pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor. Ini­cia con

“COMO EL DO­LOR NO MA­TA, EN­TON­CES SU TRA­TA­MIEN­TO SUE­LE QUE­DAR RELEGADO. TAM­PO­CO EXIS­TE UN TER­MÓ­ME­TRO PA­RA MEDIRLO”.

con­ser­va­ti­vo: de lo me­nos com­ple­jo, me­nos in­va­si­vo y más ba­ra­to ha­cia lo más in­va­si­vo, com­ple­jo y ca­ro. Va des­de ibu­pro­feno, re­po­so o fi­sio­te­ra­pia, has­ta la neu­ro­ci­ru­gía. En el pri­mer es­ca­lón, an­ti­in­fla­ma­to­rio y re­po­so; en el se­gun­do: an­ti­in­fla­ma­to­rio, fi­sio­te­ra­pia y al­gún múscu­lo re­la­ja­dor; en el ter­ce­ro, an­ti­in­fla­ma­to­rio y nar­có­ti­co sua­ve (tra­ma­dol y co­deí­na). Fi­nal­men­te, se usa un nar­có­ti­co fuer­te (mor­fi­na, hi­dro­mor­fo­na), blo­queos del do­lor sim­ples como la pe­ri­du­ral cer­vi­cal o en lum­ba­res a blo­queos fa­ce­ta­rios y/o ra­dio­fre­cuen­cia.

Al lle­gar al cuar­to es­ca­lón, el pa­cien­te ha pa­sa­do mu­cho tiem­po con do­lor.

En la ac­tua­li­dad, esa es­ca­le­ra, a ni­vel mun­dial, es­tá tra­tan­do de mo­di­fi­car­se: se em­pie­za por los an­ti­in­fla­ma­to­rios y fi­sio­te­ra­pia, y si no fun­cio­na se pa­sa di­rec­ta­men­te a la in­ter­ven­ción. Un ejem­plo clá­si­co es el del pa­cien­te que tie­ne her­nia lum­bar (el fa­mo­so do­lor del ciá­ti­co). Se ha­ce una pe­ri­du­ral an­tes de se­guir avan­zan­do con más me­di­ca­men­tos.

El in­ter­ven­cio­nis­mo en do­lor bá­si­ca­men­te usa anes­te­sia lo­cal, los es­te­roi­des o la ra­dio­fre­cuen­cia. On­das elec­tro­mag­né­ti­cas que, como ana­lo­gía, yo di­go que es como po­ner un pi­que­te pa­ra que no pue­da cru­zar el do­lor. El do­lor es una de­fen­sa na­tu­ral del cuer­po, si po­nés las ma­nos en el fue­go, due­le pa­ra que las sa­ques y no ten­gas pro­ble­mas.

–¿Hay dro­gas nue­vas en anes­te­sia del do­lor?

–Ha­ce unos 20 a 30 años, la oxi­co­do­na re­pre­sen­tó un gran cam­bio en la par­te far­ma­co­ló­gi­ca. En cuan­to al in­ter­ven­cio­nis­mo, des­de los ’90, el uso de la ra­dio­fre­cuen­cia fue lo más re­vo­lu­cio­na­rio: se tra­ta de una neu­ro­mo­du­la­ción, de “en­ga­ñar” al ner­vio pa­ra que no lle­ve la sen­sa­ción do­lo­ro­sa. Es el ca­so de un mar­ca­pa­so que go­tea mor­fi­na o de un neu­ro­es­ti­mu­la­dor en los que se po­ne un elec­tro­do al­re­de­dor de la mé­du­la ósea que va ti­ran­do se­ña­les eléc­tri­cas y, cuan­do lle­ga el im­pul­so ner­vio­so, lo “ma­rean” y lle­ga otra in­for­ma­ción al ce­re­bro que no es do­lor. Le hac­keás la in­for­ma­ción al im­pul­so ner­vio­so. Es una in­ter­ven­ción per­cu­tá­nea y am­bas son mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas. –¿Son ac­ce­si­bles? –Lo que su­ce­de con los neu­ro­es­ti­mu­la­do­res o bom­bas de mor­fi­na es que tie­nen un cos­to muy al­to y en ge­ne­ral se rea­li­zan en Bue­nos Aires lo que di­fi­cul­ta el se­gui­mien­to del pa­cien­te. Una bom­ba cues­ta 20 mil dó­la­res y un turno al qui­ró­fano tar­da me­ses en un hos­pi­tal pú­bli­co. En­ton­ces, el tra­ta­mien­to del do­lor ter­mi­na sien­do un de­re­cho só­lo pa­ra quien tie­ne di­ne­ro.

–¿Es­tá sub­es­ti­ma­do el do­lor del pa­cien­te?

–Una reali­dad es que so­mos muy po­cos los es­pe­cia­lis­tas y como el do­lor no ma­ta, en­ton­ces, su tra­ta­mien­to que­da relegado. Por otra par­te, no exis­te un ter­mó­me­tro pa­ra medirlo, se es­ti­ma que es cró­ni­co lue­go de tres a seis me­ses. El do­lor pue­de ser no­ci­cep­ti­vo –cuan­do te gol­peas– y el do­lor neu­ro­pá­ti­co, por da­ño del ner­vio. Un ejem­plo clá­si­co es el pie dia­bé­ti­co en el que el pa­cien­te sien­te ar­dor, hor­mi­gueo, que­ma­zón y ese do­lor es di­fe­ren­te al de un hue­so que­bra­do. Re­ci­ben tra­ta­mien­to di­fe­ren­te. El abor­da­je del do­lor no es má­gi­co, siem­pre lo acla­ro a mis pa­cien­tes.

(LA VOZ)

Gon­za­lo Echavarría. Sos­tie­ne que como el do­lor no ma­ta, no es una prio­ri­dad den­tro del sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.