De agua so­mos

Salud - - SALUD + NOVEDADES - LUIS HE­RE­DIA

Los ja­po­ne­ses gozan de fa­ma por la prác­ti­ca gas­tro­nó­mi­ca ex­tre­ma de ce­nar fu­gu, un pes­ca­do tan ve­ne­no­so como el cia­nu­ro (un mí­ni­mo error del chef y la di­ges­tión se ha­ce en el in­fierno), pe­ro tam­bién tie­nen in­ges­tas me­nos co­no­ci­das pe­ro mu­cho más sa­lu­da­bles y eco­nó­mi­cas como to­mar agua en ayu­nas a par­tir de la de­no­mi­na­da “Te­ra­pia del Agua”.

Es­te mé­to­do con­sis­te en to­mar cua­tro va­sos has­ta al­can­zar los 650 ml. (po­co más de una bo­te­lla de me­dio li­tro), an­tes de ce­pi­llar­se los dien­tes y sa­lir pa­ra el tra­ba­jo, y es­tá apa­dri­na­do por la Aso­cia­ción Mé­di­ca de Ja­pón por los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que se ase­gu­ra le otor­gan al or­ga­nis­mo, in­clu­so en el tra­ta­mien­to y la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des.

Es po­si­ble que mu­chos estén pen­san­do que lle­gar al tra­ba­jo des­pués de es­ta in­ges­ta pue­de ser pro­ble­má­ti­co, ya que a mi­tad de ca­mino po­dría sur­gir la ne­ce­si­dad de ori­nar en la vía pú­bli­ca, una prác­ti­ca so­cial­men­te con­de­na­da so­bre to­do si se efec­túa so­bre puer­tas de ga­ra­jes, li­gus­tros, mo­nu­men­tos o ar­bus­tos or­na­men­ta­les.

Los ja­po­ne­ses sin em­bar­go pa­re­ce que se la aguan­tan, ya sea por un ma­yor po­der de con­cen­tra­ción o tal vez por­que cuen­tan con ser­vi­cios de trans­por­te más rá­pi­dos y efi­cien­tes que los co­lec­ti­vos cor­do­be­ses.

De to­dos mo­dos los ex­per­tos ase­gu­ran que los ni­po­nes tam­po­co tie­nen mu­cho mar­gen: via­jar en­sar­di­na­dos en el me­tro de To­kio no es lo más acon­se­ja­ble pa­ra quie­nes lle­van ade­lan­te la te­ra­pia del agua de­bi­do a la po­de­ro­sa com­pre­sión que su­fren en los ates­ta­dos va­go­nes, con el pe­li­gro que eso im­pli­ca. “Si una per­so­na se ex­ce­dió y to­mó agua de más, di­ga­mos un li­tro o li­tro y me­dio (una so­bre­do­sis), en el sub­te se des­cu­bre por­que al ser com­pri­mi­dos co­mien­zan a lar­gar cho­rros de agua por las ore­jas, como si fue­ran fuen­tes or­na­men­ta­les”, ex­pli­có un es­pe­cia­lis­ta

Como sea, la Te­ra­pia del Agua es­tá muy di­fun­di­da a tra­vés de In­ter­net y las re­co­men­da­cio­nes que de­ben se­guir los ini­cia­dos, que se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra su éxi­to.

. De­be dis­po­ner de agua po­ta­ble y en lo po­si­ble en abun­dan­cia, pa­ra no de­jar sin rie­go a las plan­tas de la ca­sa.

. Si no se cuen­ta con es­te ser­vi­cio, ex­ca­var un po­zo has­ta lle­gar a las na­pas más pro­fun­das pa­ra evi­tar el con­su­mo de aguas con­ta­mi­na­das.

. Se de­ben de­jar de la­do pre­jui­cios como que to­mar agua he­rrum­bra el cuer­po, atrae ba­bo­sas o pro­du­ce la formación de ale­tas y es­ca­mas, mur­mu­ra­cio­nes ge­ne­ral­men­te im­plan­ta­das por be­be­do­res de al­cohol que sien­ten des­pre­cio por el lí­qui­do ele­men­to.

. Re­cos­tar­se con la bo­ca abier­ta pa­ra be­ber agua de llu­via du­ran­te una tor­men­ta no apor­ta na­da y por el con­tra­rio se co­rre pe­li­gro de re­ci­bir una oca­sio­nal caí­da de gra­ni­zo o el im­pac­to de un ra­yo y/o cen­te­lla.

. Los va­sos des­ti­na­dos a la te­ra­pia de­ben ser pe­que­ños y no del ti­po fer­ne­te­ro pa­ra evi­tar su­pe­rar la do­sis dia­ria re­co­men­da­da.

Como dato ex­tra se ase­gu­ra que to­mar agua en ayu­nas cons­ti­tu­ye uno de los há­bi­tos que con­vier­ten a los ja­po­ne­ses en per­so­nas del­ga­das y lon­ge­vas, lo que acre­cen­ta­ría la con­di­ción de bien es­tra­té­gi­co que se le asig­na en geo­po­lí­ti­ca. No se­ría ma­la idea in­ten­tar con el mé­to­do an­tes de que ven­gan por los acuí­fe­ros.

Cui­da­do. El agua en ayu­nas ha­ce bien, pe­ro en Ja­pón ha­ce mejor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.