Un diag­nós­ti­co que cam­bió mi vi­da

Tras co­no­cer que te­nía la en­fer­me­dad ce­lía­ca, de­bió bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra en­con­trar ali­men­tos sin Tacc. Ter­mi­nó au­to­abas­te­cién­do­se y desa­rro­llan­do re­ce­tas pro­pias, lo cual dio lu­gar a un au­to­em­pren­di­mien­to.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - MI­RIAM DARTAYET, EMPRENDEDORA

Mi nom­bre es Mi­riam Dartayet, soy de Capital Fe­de­ral, pe­ro ac­tual­men­te vi­vo en Cór­do­ba. No ha­ce mu­cho tiem­po, me diag­nos­ti­ca­ron la en­fer­me­dad ce­lía­ca. La no­ti­cia cam­bió mi vi­da per­so­nal y, sor­pren­den­te­men­te, tam­bién se con­vir­tió en una nue­va reali­dad pro­fe­sio­nal.

Mi fa­mi­lia es de Capital Fe­de­ral y en ella éra­mos eter­nos enamo­ra­dos de Cór­do­ba. Con mi ma­ri­do que­ría­mos tras­la­dar­nos; pe­ro con la res­pon­sa­bi­li­dad de cin­co hi­jos, era com­pli­ca­do. Se ve que era tan­to nues­tro de­seo que en 2005 sur­gió la opor­tu­ni­dad de un tras­la­do en el tra­ba­jo de mi ma­ri­do. Así fue que primero se vino él y lue­go me tras­la­dé yo con mis tres hi­jos más pe­que­ños. Como siem­pre, tu­ve al­gu­nos pro­ble­mas de salud, en­tre los cua­les hu­bo un epi­so­dio por el cual ca­si ter­mi­né en una guar­dia. Mi ma­ri­do me acon­se­jó so­me­ter­me a un che­queo ge­ne­ral an­tes de ve­nir­nos. La idea era po­der tras­la­dar­nos más tran­qui­los has­ta que nos adap­tá­ra­mos y co­no­cié­ra­mos a mé­di­cos e ins­ti­tu­cio­nes de salud.

Por las re­co­men­da­cio­nes y aná­li­sis que me hi­cie­ron tu­ve que vi­si­tar a un gas­tro­en­te­ró­lo­go. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­brí que era ce­lía­ca.

La mé­di­ca que me aten­dió me pro­pu­so ha­cer­me una en­dos­co­pia, por una sos­pe­cha. Cuan­do le en­tre­gué el re­sul­ta­do, di­jo con sa­tis­fac­ción: “Yo sa­bía, yo sa­bía”. Lue­go de de­cir­me que era ce­lía­ca me in­for­mó que, a par­tir de ese momento, no po­dría vol­ver a co­mer pas­tas, pa­nes, fac­tu­ras, piz­zas, cer­ve­za y cual­quier co­sa que tu­vie­ra tri­go.

Efec­ti­va­men­te, so­lo te­nía que cam­biar mi ma­ne­ra de co­mer, un desafío que pa­re­ce sen­ci­llo pe­ro les ase­gu­ro que no lo es. Así em­pe­cé mi bús­que­da de pro­duc­tos y fa­bri­can­tes. En ge­ne­ral, los ali­men­tos pa­ra celíacos no son fá­ci­les de conseguir y, ade­más, son ca­ros.

Ya en Cór­do­ba, me de­ci­dí a re­sol­ver ese pro­ble­ma ha­cien­do mis pro­pios pro­duc­tos. Siem­pre me gus­tó co­ci­nar, pe­ro mis pri­me­ras ex­pe­rien­cias no fue­ron muy bue­nas. Al­gu­nas co­sas fue­ron a la ba­su­ra, mien­tras que otras eran acep­ta­das. Rom­pí al­gu­nas re­ce­tas con odio, mien­tras que a otras las ate­so­ro en un cua­derno –una es­pe­cie de co­fre– que ten­go ba­jo ce­rra­du­ra. Otras más, en tan­to, es­tán a la es­pe­ra de ser ela­bo­ra­das y pro­ba­das.

En 2014, una ami­ga y yo pu­si­mos una die­té­ti­ca y co­men­cé a co­ci­nar vian­das pa­ra celíacos que se ven­dían con gran acep­ta­ción. Así re­sur­gió mi pro­yec­to, con la idea de brin­dar una mejor ca­li­dad de vi­da a la po­bla­ción ce­lía­ca. De­jé la die­té­ti­ca pa­ra en­ca­mi­nar es­ta idea.

Co­men­za­mos a dia­gra­mar el em­pren­di­mien­to y fue fi­nal­men­te mi es­po­so el que tu­vo la idea del nom­bre: “Sa­le Sin Tacc”. Es una ex­pre­sión que tie­ne sen­ti­do tan­to en in­glés, como en es­pa­ñol. Ar­ma­mos la pá­gi­na en Fa­ce­book, con la idea ini­cial de co­mer­cia­li­zar más pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos que de ela­bo­ra­ción pro­pia, pa­ra lue­go ar­mar una pá­gi­na Web en la cual se pu­die­ra rea­li­zar una com­pra vir­tual pa­ra una en­tre­ga di­rec­ta a do­mi­ci­lio.

No es fá­cil

En ese momento, co­men­za­ron a apa­re­cer los in­con­ve­nien­tes pro­pios del pro­ce­so de em­pren­der (los pa­sos de in­ver­sión, cálcu­lo y con­trol de vo­lú­me­nes de com­pra, fi­ja­ción de pre­cios, et­cé­te­ra). Nos re­plan­tea­mos el em­pren­di­mien­to y co­men­za­mos a rea­li­zar cur­sos pa­ra em­pren­de­do­res pa­ra re­for­mu­lar­lo y ca­pa­ci­tar­nos. Así co­no­ci­mos la al­ter­na­ti­va que ofre­cía la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba, en el mar­co de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Uni­ver­si­ta­ria (RSU), don­de un gru­po de alum­nos acom­pa­ña­dos por pro­fe­so­res de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y de Ad­mi­nis­tra­ción ca­pa­ci­tan y acom­pa­ñan a em­pren­de­do­res.

Lo que res­ca­té des­de un co­mien­zo fue la ac­ti­tud de es­cu­cha, de in­te­rés y en­tu­sias­mo. La mez­cla en­tre sus co­no­ci­mien­tos y mis ex­pe­rien­cias se fue en­ri­que­cien­do en ca­da encuentro y eso me fue de gran ayu­da pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro del em­pren­di­mien­to: por ejem­plo, la ven­ta a tra­vés de re­des so­cia­les en vez de la aper­tu­ra de un lo­cal.

En el pri­mer año, los chi­cos desa­rro­lla­ron un plan de ne­go­cios; no­so­tros ya ve­nía­mos apli­can­do al­gu­nos ítems, al tiem­po que mo­di­fi­ca­mos otros e in­cor­po­ra­mos el res­to. Nos di­se­ña­ron una he­rra­mien­ta de ex­cel, pa­ra ge­ne­rar un se­gui­mien­to de nues­tros clien­tes, re­gis­trar com­pras, ven­tas y de­ter­mi­nar cos­tos, que son de gran ayu­da y cla­ri­dad.

En es­te se­gun­do año, apro­ve­chan­do el plan de ne­go­cios del año an­te­rior, se reali­zó un plan de mar­ke­ting. Pa­ra for­mu­lar­lo, tu­vi­mos va­rios en­cuen­tros de re­le­va­mien­to. En el pró­xi­mo se­mes­tre, me acom­pa­ña­rán en la im­ple­men­ta­ción.

Lo más va­lio­so de es­ta ex­pe­rien­cia es que el en­fo­que que tie­ne el que mi­ra de afue­ra el pro­yec­to –su­ma­do al co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do du­ran­te los años an­te­rio­res– ha­ce que se lle­gue a lo­grar un apor­te in­tere­san­te pa­ra el em­pren­de­dor.

Creo que es una bue­na ex­pe­rien­cia pa­ra los es­tu­dian­tes, so­bre to­do por­que la reali­dad a ve­ces dis­ta mu­cho de la teo­ría y es­ta es una ma­ne­ra de ver có­mo aco­mo­dar to­do ese ba­ga­je de in­for­ma­ción que se tie­ne a la reali­dad que se les pre­sen­ta. Es desa­rro­llar la es­cu­cha, la em­pa­tía, la aper­tu­ra de ideas, es po­ner los pies so­bre la tie­rra y creo que le da el res­pal­do pa­ra po­der apli­car en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Tam­bién nos acer­ca­mos a la Cá­ma­ra de Co­mer­cio; a la Fun­da­ción E+E; a la Sub­se­cre­ta­ría Py­me y al In­ti; ade­más de rea­li­zar una ca­pa­ci­ta­ción vir­tual del Mi­nis­te­rio de Salud de la Na­ción so­bre la en­fer­me­dad ce­lía­ca y la bús­que­da cons­tan­te de in­for­ma­ción y nue­vas re­ce­tas.

En pro­yec­to

Hoy, el pro­yec­to es­tá so­lo en la eta­pa de ela­bo­ra­ción y en­tre­ga de vian­das, pe­ro se­gui­mos con la idea de in­cor­po­rar a fu­tu­ro la ven­ta de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos, y rea­li­zar la aper­tu­ra de un lo­cal don­de no so­lo se pue­dan ad­qui­rir los pro­duc­tos, sino tam­bién con­su­mir­los allí. La can­ti­dad de clien­tes cre­ce a dia­rio y, a la fe­cha, no so­lo con­ta­mos con la en­tre­ga di­rec­ta, sino que en­tre­ga­mos a Tec­me, una em­pre­sa que nos con­tac­tó pa­ra que reali­ce­mos las vian­das pa­ra su per­so­nal ce­lía­co.

Tam­bién co­men­za­mos a pro­veer a la fá­bri­ca de pas­ta El Mar­qués con vian­das de pas­tas, piz­zas y em­pa­na­das –y, pró­xi­ma­men­te, pos­tres– en sus su­cur­sa­les de Río Ce­ba­llos y Sal­si­pue­des. Ade­más, tra­ba­ja­mos con va­rias die­té­ti­cas que nos es­tán con­tac­tan­do pa­ra co­mer­cia­li­zar al­gu­nos de nues­tros pro­duc­tos.

Cuan­do hi­ci­mos el aná­li­sis de mer­ca­do, vi­mos que si bien se ha­bían in­cor­po­ra­do pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos y ha­bía pe­que­ños em­pren­di­mien­tos, to­dos es­ta­ban re­la­cio­na­dos con tor­tas, pos­tres y pa­ni­fi­ca­dos, pe­ro na­die cu­bría la ne­ce­si­dad an­te el al­muer­zo en los lu­ga­res de tra­ba­jo o las vian­das en reunio­nes con ami­gos o fa­mi­lia­res y por eso qui­si­mos cu­brir esa par­te del mer­ca­do que no es­ta­ba aten­di­da.

Nues­tra for­ma de co­mu­ni­car y ven­der es a tra­vés de Fa­ce­book y de un gru­po de di­fu­sión que ar­ma­mos en What­sApp, en el cual los vier­nes pu­bli­ca­mos el me­nú de la se­ma­na si­guien­te. Siem­pre te­ne­mos una op­ción de car­ne o cer­do, una de po­llo, una tar­ta, un bu­dín y ca­ne­lo­nes o la­sa­ña y hay un op­cio­nal de vian­das sa­la­das y dul­ces. El clien­te pue­de pe­dir to­do el me­nú o el pla­to que gus­te y la can­ti­dad que desea y de acuer­do a su do­mi­ci­lio es el día de en­tre­ga. Los me­núes no se re­pi­ten en to­do el mes y hay una pe­que­ña va­ria­ción en fun­ción de si es ve­rano o in­vierno.

AL MOMENTO DEL DIAG­NÓS­TI­CO, SEN­TI­RÁN QUE LA VI­DA SE ACA­BA. PE­RO SE TRA­TA DE CO­MEN­ZAR OTRO ES­TI­LO DE VI­DA.

Un lí­mi­te, un ca­mino. Mi­riam en­con­tró en las ne­ce­si­da­des que le ge­ne­ró la ce­lia­quía el ca­mino pa­ra su em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.