Va­ca­cio­nes sin con­ta­gios

Lar­gas jor­na­das lle­nas de ac­ti­vi­da­des fue­ra de ca­sa pue­den au­men­tar el ries­go de con­ta­gio por con­tac­to con bac­te­rias y gér­me­nes que se com­ba­ten con un sen­ci­llo la­va­do de ma­nos fre­cuen­te.

Salud - - SALUD + PREVENCIÓN - Ale­jan­dra Be­re­sovsky abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Du­ran­te los re­ce­sos, es ha­bi­tual que los adul­tos pro­gra­men pa­seos pa­ra to­da la fa­mi­lia que com­bi­nen dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas.

Aun­que fue­ra del ho­gar sea más di­fí­cil, ni­ños y adul­tos de­ben re­cor­dar la im­por­tan­cia de la­var bien las ma­nos va­rias ve­ces al día, lo cual es fun­da­men­tal an­tes y co­mer y des­pués de ir al ba­ño.

“To­da su­per­fi­cie que ten­ga cier­ta po­ro­si­dad y no ten­ga hi­gie­ne dia­ria pue­de con­te­ner vi­rus y bac­te­rias. Nues­tro or­ga­nis­mo se en­car­ga de in­hi­bir­las, nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ac­túa en de­fen­sa, pe­ro de­be­mos tam­bién evi­tar­las”, ex­pli­ca el in­fec­tó­lo­go Gus­ta­vo Mar­tí­nez, coor­di­na­dor del Co­mi­té de Con­trol de In­fec­cio­nes y uso ra­cio­nal de an­ti­bió­ti­cos de la Pro­vin­cia.

Aña­de que hi­gie­ni­zar­las con sus­ti­tu­tos par­cia­les, co­mo el al­cohol en gel o las toa­llas hú­me­das an­ti­bac­te­ria­les, pue­de ser útil en emer­gen­cias, pe­ro no es ne­ce­sa­rio su uso ru­ti­na­rio. “El uso de agua y ja­bón si­gue sien­do la me­di­da más efec­ti­va, eco­nó­mi­ca y di­fun­di­da a ni­vel mun­dial pa­ra evi­tar el con­ta­gio y trans­mi­sión de bac­te­rias, vi­rus y otros pa­tó­ge­nos”, afir­ma.

“Hay mu­cha evi­den­cia de que cier­tos ele­men­tos, co­mo te­lé­fo­nos, compu­tado­ras o te­cla­dos, son una fuen­te muy fre­cuen­te de in­fec­cio­nes trans­mi­si­bles por bac­te­rias staphy­lo­coc­cus, es­trep­to­co­cos, pseu­do­mo­nas y otro ti­po de ba­ci­los gram­ne­ga­ti­vos no fer­men­ta­do­res que no vi­ven en el in­tes­tino del ser hu­mano, pe­ro que es­tán en cual­quier ele­men­to que ten­ga hu­me­dad y que les per­mi­te vi­vir, co­mo, por ejem­plo, los an­tes men­cio­na­dos”, di­ce.

“Los ni­ños tras­la­dan gér­me­nes de­ba­jo de las uñas, por eso hay que man­te­ner­las cor­tas y lim­pias. Y hay que in­sis­tir: des­pués de que el ni­ño ter­mi­nó de ju­gar, se tie­ne que la­var las ma­nos, co­rrec­ta­men­te”, aña­de. Acla­ra que el ja­bón en lu­ga­res pú­bli­cos no de­be ser el pan de uso ma­si­vo, por­que hoy las bac­te­rias tam­bién lo co­lo­ni­zan, sino el lí­qui­do.

Uni­ver­sal

El ries­go de que ni­ños en­tren en con­tac­to con dis­tin­tos ti­pos de bac­te­rias y otros pa­tó­ge­nos se re­pli­ca en los mis­mos ám­bi­tos y ob­je­tos usa­dos ma­si­va­men­te en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do.

En un es­tu­dio pre­sen­ta­do es­te mes, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid en­con­tra­ron que una bac­te­ria lla­ma­da Clos­tri­dium dif­fi­ci­le (C.

dif­fi­ci­le) se en­con­tra­ba en ca­si un 53 por cien­to de los are­ne­ros eva­lua­dos en Es­pa­ña.

En el es­tu­dio, Jo­sé Blan­co, miem­bro del De­par­ta­men­to de Sa­lud Ani­mal de la uni­ver­si­dad y lí­der de la in­ves­ti­ga­ción, y sus co­la­bo­ra­do­res, bus­ca­ron la C. di- ffi­ci­le en 20 are­ne­ros pa­ra ni­ños y en 20 are­ne­ros pa­ra pe­rros en y al­re­de­dor de Ma­drid. Blan­co re­cor­dó que la C. dif­fi­ci­le pue­de oca­sio­nar sín­to­mas en los hu­ma­nos que in­clu­yen dia­rrea le­ve y has­ta in­fla­ma­ción de co­lon, un tras­torno que pue­de ser le­tal.

hay que in­sis­tir: des­pués de que el ni­ño ter­mi­nó de ju­gar, se tie­ne que la­var las ma­nos co­rrec­ta­men­te. Gus­ta­vo Mar­tí­nez, in­fec­tó­lo­go

Lo más efec­ti­vo. No hay sus­ti­tu­to que igua­le al la­va­do de ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.