El mo­co re­bel­de

Salud - - SALUD - Luis He­re­dia

Uno de los gran­des pro­ble­mas del in­vierno, más allá de las olas po­la­res y de ma­yo­res ho­ras de pe­num­bra en los ba­rrios de la pe­ri­fe­ria, es la pro­fu­sión de per­sis­ten­tes se­cre­cio­nes na­sa­les de di­ver­sas den­si­da­des, can­ti­da­des y to­na­li­da­des que apa­re­cen con los pri­me­ros fríos y que, se­gún su gra­do de re­bel­día, en mu­chos ca­sos se con­vier­ten en in­se­pa­ra­bles com­pa­ñe­ras es­ta­cio­na­les.

En ge­ne­ral, los mo­cos in­ver­na­les se di­vi­den en dos gran­des fa­mi­lias: los acuo­sos, que sue­len col­gar de las fo­sas na­sa­les re­cor­dan­do la ce­ra que se de­rra­ma por los bor­des de las ve­las en­cen­di­das –de allí su de­no­mi­na­ción de “ve­las” (mo­cus can­de­la)– y los pas­to­sos, que per­ma­ne­cen fir­me­men­te ad­he­ri­dos a las fo­sas na­sa­les se­llán­do­las con fir­me­za (mo­cus oc­clu­sio).

Am­bos ti­pos ge­ne­ran to­da cla­se de in­co­mo­di­da­des. Los acuo­sos sue­len apa­re­cer en to­do mo­men­to, obli­gan­do a la rá­pi­da in­ter­ven­ción de pa­ñue­los pa­ra neu­tra­li­zar­los an­tes de que es­cu­rran ha­cia el la­bio su­pe­rior. Un pro­ble­ma adi­cio­nal apa­re­ce con los es­tor­nu­dos sor­pre­si­vos (aque­llos que no dan tiem­po a cu­brir­se la bo­ca), por­que pue­den sa­lir dis­pa­ra­dos a ve­lo­ci­da­des im­por­tan­tes y en aba­ni­co, que­dan­do ad­he­ri­dos tan­to a pa­re­des u ob­je­tos in­ani­ma­dos (pan­ta­llas de compu­tado­ras, flo­re­ros, enanos de jar­dín, et­cé­te­ra), co­mo a se­res vi­vos –mas­co­tas, in­te­gran­tes del círcu­lo ín­ti­mo, in­ter­lo­cu­to­res oca­sio­na­les, et­cé­te­ra–, lo que téc­ni­ca­men­te es co­no­ci­do da­ños co­la­te­ra­les.

Los con­sis­ten­tes, en cam­bio, sue­len con­for­mar una ma­sa tan com­pac­ta que di­fi­cul­ta la res­pi­ra­ción, al punto de im­pe­dir to­tal­men­te el pa­so de ai­re por la na­riz, ge­ne­ran­do ner­vio­sis­mo en­tre los obs­trui­dos que de­ben res­pi­rar de­ses­pe­ra­da­men­te por la bo­ca pa­ra evi­tar cua­dros de as­fi­xia. Es­ta cir­cuns­tan­cia con­lle­va una se­rie de in­con­ve­nien­tes, co­mo te­ner que mas­ti­car con la bo­ca abier­ta o ha­blar di­fi­cul­to­sa­men­te en tono na­sal al tiem­po que se as­pi­ra por el ai­re ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia. “Lo im­por­tan­te en es­tas si­tua­cio­nes de Obs­truc­ción Na­sal Ab­so­lu­ta (ONS) es man­te­ner la ca­be­za fría, y evi­tar tra­ta­mien­tos ca­se­ros co­mo in­ten­tar des­ta­po­nar la na­riz con una so­pa­pa”, se­ña­lan los es­pe­cia­lis­tas. Tam­bién se de­be evi­tar el ais­la­mien­to del obs­trui­do que ge­ne­ral­men­te tra­ta de evi­tar mos­trar­se en pú­bli­co con la bo­ca abier­ta pa­ra evi­tar las bur­las, el re­cha­zo so­cial e in­clu­so el bull­ying.

Las in­ha­la­cio­nes de va­por de eu­ca­lip­tus cu­brién­do­se la ca­be­za con una toa­lla son re­co­men­da­bles pa­ra aflo­jar es­tas oclu­sio­nes, pe­ro tie­nen el pro­ble­ma de que no se pue­den ha­cer en cual­quier la­do; es de­cir, que no son am­bu­la­to­rias. Una co­sa es an­dar con una pas­ti­lla en­ci­ma y to­mar­la ca­da cua­tro o seis ho­ras y otra –muy dis­tin­ta– es lle­var el cal­de­ro, la toa­lla y una bol­sa con ho­jas de eu­ca­lip­tus a la ofi­ci­na e ini­ciar una ho­gue­ra con­tro­la­da pa­ra el tra­ta­mien­to (es cier­ta­men­te com­pli­ca­do y pue­de ge­ne­rar ris­pi­de­ces con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo).

La to­le­ran­cia pa­sa a ser en­ton­ces uno de los me­jo­res re­cur­sos pa­ra co­exis­tir con el Mo­co In­ver­nal Re­bel­de (MIR). Apren­der a acep­tar­lo tal cual es pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre pa­sar los me­ses de frío lu­chan­do pa­ra ex­tir­par­lo de las na­ri­ces o en ar­mó­ni­ca con­vi­ven­cia.

A ve­ces, se pue­de en­con­trar un buen com­pa­ñe­ro don­de me­nos se es­pe­ra.

Re­cur­so. Te­ner a mano el pa­ñue­lo pue­de pre­ser­var las re­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.