La voz, vehícu­lo de una do­ble pa­sión

Su vo­ca­ción por el can­to fol­kló­ri­co y la lo­cu­ción le per­mi­tie­ron afron­tar me­jor al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes y di­fi­cul­ta­des que tu­vo en su vi­da por ha­ber na­ci­do pre­ma­tu­ro. la pa­sión de lo­cu­tar y can­tar Me vie­ne de la in­fan­cia. a los 8 años, re­la­ta­ba los par­ti­do

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - Co­la­bo­ró en es­ta no­ta Ro­sa­na Gue­rra

Na­cí a los 6 me­ses y me­dio, pe­sa­ba 1,3 ki­los y es­tu­ve in­ter­na­do ca­si dos me­ses en una in­cu­ba­do­ra. Al mes de que me die­ron el al­ta, mi ma­má, Ma­ri, se dio cuen­ta de que al­go pa­sa­ba con mi vi­sión: cuan­do me acer­ca­ba un so­na­je­ro sin ha­cer­lo so­nar, yo no me sen­tía atraí­do ha­cia él, por­que no sa­bía que es­ta­ba allí.

Mi ma­má me lle­vó a una con­sul­ta al hos­pi­tal Na­cio­nal de Clí­ni­cas y el doc­tor En­ri­que Urretz Za­va­lía me diag­nos­ti­có re­ti­no­pa­tía del pre­ma­tu­ro. Tam­bién con­sul­ta­mos con el of­tal­mó­lo­go, el doc­tor En­ri­que Bo­rri­ni. Ade­más, ten­go pa­rá­li­sis ce­re­bral, que afec­ta la mo­vi­li­dad de mis pier­nas y el la­do iz­quier­do de mi cuer­po. A los 6 me­ses, ya es­ta­ba en el Ins­ti­tu­to He­len Ke­ller, pa­ra ha­cer la reha­bi­li­ta­ción vi­sual y en el Ins­ti­tu­to de Reha­bi­li­ta­ción Cór­do­ba (Al­pi), pa­ra la mo­triz. En el He­len Ke­ller apren­dí el sis­te­ma brai­lle y, en es­te es­pa­cio, hi­ce va­rios ami­gos, co­mo Jo­sé Vie­ra que es no vi­den­te y me ayu­da­ba a tras­la­dar­me en la si­lla de rue­das o Ga­briel Rey­na, que to­ca­ba el ór­gano.

Nun­ca me gus­tó leer, pe­ro mi ma­má me apo­yó mu­cho pa­ra que apren­die­ra a ha­cer­lo en brai­le. Y tam­bién me im­pul­só a ser siem­pre lo más in­de­pen­dien­te que pu­die­ra. Por ejem­plo, con res­pec­to a las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria, me ba­ño y me afei­to so­lo; en lo úni­co en que me ayu­dan siem­pre es a la­var­me el ca­be­llo por­que me de­jo siem­pre mu­cho cham­pú en la ca­be­za. Vo­ca­ción tem­pra­na

La pa­sión de lo­cu­tar y can­tar me vie­ne de la in­fan­cia. A los 8 años ya me gus­ta­ba re­la­tar los par­ti­dos de fút­bol e imi­tar a Ru­bén To­rri. Tam­bién, cuan­do mis ve­ci­nos can­ta­ban las can­cio­nes de Car­los “La Mo­na” Gi­mé­nez, yo ha­cía lo mis­mo des­de mi ca­sa.

Es­tu­dié en co­le­gios co­mu­nes: de pri­me­ro a se­gun­do gra­do, cur­sé en el Re­pú­bli­ca de Mé­xi­co y, lue­go de ter­cer año has­ta ca­si el fi­nal de la se­cun­da­ria, en el Ins­ti­tu­to Pa­rro­quial San­to Cris­to.

En el pri­ma­rio, te­nía una maes­tra que ade­más es can­tan­te -Gladys Vig­nal- y en un ac­to la acom­pa­ñé can­tan­do una can­ción com­pues­ta por mí. Do­lo­res Nin­zi, una ami­ga de ella, era pro­fe­so­ra de can­to y co­men­cé a to­mar cla­ses con ella; lo hi­ce du­ran­te nue­ve años.

Ter­mi­né mi se­cun­da­ria en el co­le­gio Ga­briel Bro­che­ro. Es­tu­dié un año en Co­lle­gium Cór­do­ba con Ma­ría Fer­nan­da Juá­rez y tam­bién to­mé cla­ses de can­to y se­sio­nes de fo­no­au­dio­lo­gía en In­te­gri­ta, con Ka­ri­na Ru­bio, quien es la fono de Car­los “La Mo­na” Gi­mé­nez.

Co­mo mu­chas pa­sio­nes, uno las en­cuen­tra com­par­tien­do al­go es­pe­cial con los ami­gos. Con Lu­ciano Mu­tal co­men­za­mos a jun­tar­nos a to­car la gui­ta­rra: yo can­ta­ba y nos pa­sá­ba­mos ho­ras gra­ban­do mú­si­ca en for­ma ca­se­ra.

Vi­ví una ex­pe­rien­cia in­creí­ble cuan­do can­té en 2005 en el Tea­tro del Li­ber­ta­dor con ve­ci­nos de ba­rrio Ob­ser­va­to­rio. Tam­bién fui voz de otro gru­po fol­cló­ri­co con Ar­man­do Gue­va­ra, el can­tan­te de Bri­sas del Nor­te. Sa­li­mos de gi­ra a Co­lo­nia Ca­ro­ya, Lu­que y la ciu­dad de Cór­do­ba. Aquí can­tá­ba­mos en la pe­ña Su­cre. Reen­cuen­tro in­te­rior

En esos años, gra­bé dos dis­cos com­pac­tos con mú­si­ca fol­kló­ri­ca, el pri­me­ro se lla­ma Bus­can­do ca­mi­nos, yo te­nía 19 años y es­ta­ba tra­tan­do de en­con­trar­me a tra­vés de la mú­si­ca. Mi abue­lo, Eduar­do, ges­tio­nó el es­pa­cio pa­ra que pre­sen­ta­ra mi pri­mer dis­co. Y en 2014 lan­cé el se­gun­do, que se lla­ma Reen­cuen­tro. Es­te úl­ti­mo sur­gió co­mo una ma­ne­ra de vol­ver a en­con­trar­me con la mú­si­ca, por­que me ha­bía ale­ja­do un po­co de ella.

Mi abue­lo fue el men­tor en mi ca­rre­ra co­mo can­tan­te. Las vuel­tas de la vi­da hi­cie­ron que me hi­cie­ra ami­go de un hu­mo­ris­ta que tra­ba­ja en el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo Sho­wMatch, Mau­ri­cio Jor­tack. En esa épo­ca, tra­ba­ja­ba co­mo lo­cu­tor en FM Li­bre 92.5. En 2015, Mau­ri­cio me pro­pu­so ha­cer dos te­mas mu­si­ca­les en un uni­per­so­nal que ha­cía en el tea­tro Zor­ba Vi­lla Car­los Paz y me ani­mé. Se tra­ta­ba de un ho­me­na­je al gran mú­si­co des­apa­re­ci­do Gus­ta­vo Ce­ra­ti y un te­ma de An­drés Ca­la­ma­ro.

Mi fo­no­au­dió­lo­ga, Ka­ri­na Ru­bio, me di­jo va­rias ve­ces que te­nía cau­dal de voz pa­ra ha­cer lo­cu­ción y me im­pul­só a es­tu­diar es­ta be­lla pro­fe­sión. Y así lo hi­ce. Can­tar y lo­cu­tar son mis dos gran­des pa­sio­nes. La lo­cu­ción me dio ca­pa­ci­dad pa­ra desen­vol­ver­me con los de­más. Me en­can­ta el feed back con el pú­bli­co. Tu­ve el gus­to de ha­cer lo­cu­cio­nes jun­to al pe­rio­dis­ta Mi­guel Cla­riá y con Fla­via Irós en el Tea­tro del Li­ber­ta­dor en los fes­ti­va­les de mú­si­cos con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les del Ro­tary Club de la Ca­ña­da.

Du­ran­te seis años des­de 2010 a 2016, es­tu­ve ade­más co­mo lo­cu­tor ofi­cial del Fes­ti­val De­sa­fiar­te del Tea­tro Real.

Me apa­sio­na ser lo­cu­tor y ani­mar even­tos. Ha­ce diez años que tra­ba­jo de es­to, mu­chos años lo hi­ce a pul­món y ha­ce dos lo ha­go en for­ma pro­fe­sio­nal.

Voy por más.

‘Maty’ tie­ne una gran fuer­za de vo­lun­tad, es un ejeM­plo pa­ra to­dos los que usaMos la voz en for­Ma pro­fe­sio­nal. Fran­co Pa­ti­ño, lo­cu­tor y do­cen­te

(RAIMUNDO VIÑUELAS)

Al mi­cró­fono. Des­de ha­ce dos años, Ma­tías tra­ba­ja pro­fe­sio­nal­men­te con la voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.