Más pro­te­gi­dos

Ca­yó el uso del pre­ser­va­ti­vo y los es­pe­cia­lis­tas re­cuer­dan que es cla­ve pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Jo­se­fi­na Edels­tein Es­pe­cial

En Cór­do­ba se diag­nos­ti­can en­tre 15 y 20 ca­sos men­sua­les de go­no­rrea, mien­tras la bac­te­ria que la pro­du­ce –lla­ma­da “go­no­co­co”– se las in­ge­nia pa­ra bur­lar la ac­ción de los an­ti­bió­ti­cos y, a la vez, se mul­ti­pli­ca en nue­vas for­mas, una de las cua­les cons­ti­tu­ye un bro­te en Cór­do­ba y otras pro­vin­cias del cen­tro del país.

La go­no­rrea es una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual (ITS) que se con­trae por el con­tac­to va­gi­nal, anal u oral. Aun­que no des­pier­ta sín­to­mas, ge­ne­ra mu­chos pro­ble­mas: se­cre­ción pu­ru­len­ta en los ge­ni­ta­les de am­bos se­xos, com­pli­ca­cio­nes en el apa­ra­to uri­na­rio y, en las mu­je­res, pue­de lle­var a una en­fer­me­dad pél­vi­ca in­fla­ma­to­ria. Sin tra­ta­mien­to, va­ro­nes y mu­je­res pue­den que­dar es­té­ri­les y tam­bién pue­de afec­tar el te­ji­do con­jun­ti­vo de los ojos, la fa­rin­ge y el rec­to.

Asi­mis­mo, un be­bé que pa­sa por el ca­nal de par­to de una mu­jer em­ba­ra­za­da con go­no­rrea pue­de ad­qui­rir la bac­te­ria y padecer una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da o gra­ves pro­ble­mas en los ojos.

“El go­no­co­co es co­mo un ce­re­bri­to por su for­ma y por la in­te­li­gen­cia que tie­ne en su com­por­ta­mien­to”, sub­ra­ya Ana Litt­vik, je­fa del La­bo­ra­to­rio de Mi­cro­bio­lo­gía del Hos­pi­tal Raw­son.

Esa ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia en el or­ga­nis­mo hu­mano y de al­ma­ce­nar in­for­ma­ción de los an­ti­bió­ti­cos pa­ra lue­go eva­dir su ac­ción, es una gran preo­cu­pa­ción ac­tual res­pec­to del go­no­co­co.

“La re­sis­ten­cia glo­bal en el país al an­ti­bió­ti­co ci­pro­flo­xa­ci­na es del 66 por cien­to y se su­po­ne que cuan­do su­pera el 6 por cien­to, no se de­be usar más”, ad­vier­te en ese sen­ti­do Litt­vik.

Fren­te a ese pa­no­ra­ma se es­tá em­plean­do cef­tria­xo­na, “otro an­ti­bió­ti­co pa­ra el cual to­da­vía no es un pro­ble­ma la re­sis­ten­cia, pe­ro ya hay un 5 por cien­to en el país de ce­pas que tie­nen sen­si­bi­li­dad dis­mi­nui­da. Es de­cir, se pue­de usar, pe­ro hay que vi­gi­lar el tra­ta­mien­to por­que, o no cu­ra, o hay que usar do­sis más al­tas”, ad­vier­te la mi­cro­bió­lo­ga.

El ho­ri­zon­te es ca­da vez más des­alen­ta­dor con fa­mi­lias de go­no­co­co que son mul­ti­rre­sis­ten­tes. “No es un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co de esa bac­te­ria, sino de mu­chas otras que son re­sis­ten­tes a mu­chos an­ti­bió­ti­cos y por eso se las lla­ma ‘su­per­bac­te­rias”, acla­ra Litt­vik.

Ade­más, hay bac­te­rias que son pan­re­sis­ten­tes: no res­pon­den a nin­gún an­ti­bió­ti­co, no hay me­di­ca­men­tos pa­ra tra­tar­las y “go­no­co­co va ha­cia esa si­tua­ción”, vis­lum­bra la res­pon­sa­ble del la­bo­ra­to­rio de re­fe­ren­cia en mi­cro­bio­lo­gía de Cór­do­ba.

Con res­pec­to al bro­te que hay en la pro­vin­cia de un ti­po de go­no­co­co, lo que preo­cu­pa es que “cual­quier error en el es­que­ma te­ra­péu­ti­co se­ría su­fi­cien­te pa­ra que ha­ya una eclo­sión de go­no­co­cos mul­ti­rre­sis­ten­tes, lo que se­ría gra­ve”, se­ña­la la es­pe­cia­lis­ta. Tan se­rio co­mo no te­ner an­ti­bió­ti­cos pa­ra tra­tar la in­fec­ción, con to­das

sus com­pli­ca­cio­nes de sa­lud y de trans­mi­sión a otras per­so­nas, ade­más de de­jar abier­to el ca­mino pa­ra que el pa­cien­te con­trai­ga VIH y cual­quier otra en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual.

Una ITS, son mu­chas ITS

“Si una per­so­na ad­qui­rió una ITS, pue­de ad­qui­rir cual­quie­ra (he­pa­ti­tis B, cla­mi­dia, HPV, VIH y otras)”, aler­ta Dios­nel Bou­chet, res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma Pro­vin­cial de Lu­cha con­tra el VIH/si­da y en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual (ETS).

Por eso, “cuan­do ve­mos una ITS, pen­sa­mos en to­das y al pa­cien­te le da­mos el tra­ta­mien­to, por ejem­plo, pa­ra go­no­co­co y an­ti­bió­ti­cos pa­ra otras po­si­bles in­fec­cio­nes”, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta, quien tam­bién coor­di­na la red asis­ten­cial de las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual de Cór­do­ba.

En­tre tra­ta­mien­tos que no es­tán fun­cio­nan­do pa­ra al­gu­nos mi­cro­or­ga­nis­mos; el he­cho hu­mano de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les des­de ado­les­cen­tes has­ta adul­tos ma­yo­res; y, por otro la­do, la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir una ITS, no hay otra al­ter­na­ti­va que to­mar con­cien­cia y te­ner se­xo se­gu­ro con do­ble pro­tec­ción: pre­ser­va­ti­vos pa­ra evi­tar las ITS y an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les pa­ra pre­ve­nir em­ba­ra­zos no desea­dos.

Sin em­bar­go, en 2014 la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) ad­vir­tió que, en el Cono Sur, dis­mi­nu­yó un 33 por cien­to el uso de pre­ser­va­ti­vos.

Lo mis­mo se ob­ser­va ac­tual­men­te en el país y en Cór­do­ba, ba­jo una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. Uno de los mo­ti­vos es que hay tra­ta­mien­to pa­ra VIH/si­da y no es más una en­fer­me­dad mor­tal. Otro, por­que pa­ra el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (HPV), hay va­cu­na gra­tui­ta y obli­ga­to­ria que pre­vie­ne cán­cer de úte­ro.

“De las ITS, la ce­re­za de la tor­ta la lle­va el VIH y hay que ter­mi­nar con eso por­que to­das esas in­fec­cio­nes com­par­ten el mo­do de trans­mi­sión y es el se­xo des­pro­te­gi­do”, se­ña­la Bou­chet.

“Que­re­mos que la po­bla­ción se em­po­de­re de su sa­lud y use pre­ser­va­ti­vos y se ha­ga el test pa­ra VIH”, re­cla­ma el in­fec­tó­lo­go.

Ese test es gra­tui­to y con­fi­den­cial y pue­de ha­cer­se en al­guno de los 48 cen­tros de la pro­vin­cia, don­de tam­bién se hace aná­li­sis y con­se­je­ría pa­ra las otras ITS.

Otro pi­lar es la edu­ca­ción se­xual, pe­ro tam­bién aquí hay una fa­lla en el país. A pe­sar de que exis­te una ley de edu­ca­ción se­xual in­te­gral que lle­va 11 años de vi­gen­cia, “só­lo el 50 por cien­to de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos de la Argentina ins­ta­ló esa for­ma­ción”, se la­men­ta Bou­chet.

Mien­tras tan­to, el mun­do es­tá fren­te al desafío de có­mo fre­nar la epi­de­mia de VIH y en la Argentina, des­de hace 7 años, la can­ti­dad de in­fec­ta­dos es­tá en una me­se­ta, “pe­ro no po­de­mos ha­blar de des­cen­so”, ad­vier­te el in­fec­tó­lo­go.

En cuan­to a sí­fi­lis con­gé­ni­ta, en 2016 mu­rie­ron por esa cau­sa 5 re­cién na­ci­dos en Cór­do­ba ca­pi­tal, cu­yas ma­dres vi­ven en la pe­ri­fe­ria de un gran hos­pi­tal. El da­to mues­tra que al­go no fun­cio­na, aun­que se di­ga que es inad­mi­si­ble.

Ac­ti­tud pre­ven­ti­va. En las per­so­nas se­xual­men­te ac­ti­vas, el uso de pro­fi­lác­ti­co fre­na el po­ten­cial ries­go de in­fec­tar­se.

(JA­VIER FE­RREY­RA)

Lle­var­lo siem­pre. El pre­ser­va­ti­vo si­gue sien­do el me­jor re­cur­so pa­ra evi­tar las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.