Mi­tos y ver­da­des

so­bre ali­men­ta­ción y ac­ti­vi­dad fí­si­ca

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Ro­sa­na Gue­rra

Los mi­tos so­bre los ali­men­tos, la die­ta y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién pue­den ser per­ju­di­cia­les pa­ra lo­grar una nu­tri­ción equi­li­bra­da y bie­nes­tar.

En las so­cie­da­des mo­der­nas, las sobrecargas la­bo­ra­les, el se­den­ta­ris­mo y una ali­men­ta­ción de­fi­cien­te pro­du­cen un de­te­rio­ro en la ca­li­dad de vi­da. Las fal­sas creen­cias y la bús­que­da de so­lu­cio­nes rá­pi­das pa­ra ba­jar de pe­so fue­ron abor­da­das en una de las me­sas desa­rro­lla­das en la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal de Car­dio­lo­gía, rea­li­za­da a co­mien­zos de mes por el 40º aniver­sa­rio del Ins­ti­tu­to Mo­de­lo de Car­dio­lo­gía (IMC).

La doc­to­ra Ju­lie­ta Gal­ván, in­te­gran­te del equi­po del Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción Car­dio­vas­cu­lar (Ce­re­ca) del IMC, des­ta­có que, ade­más de la car­ga ex­ce­si­va de tra­ba­jo y el es­ca­so tiem­po, hay otros fac­to­res li­mi­tan­tes que di­fi­cul­tan sos­te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

“El gra­do de au­to­exi­gen­cia –al in­ten­tar ha­cer to­do per­fec­to– tam­bién in­flu­ye no­ta­ble­men­te. A la fal­ta de tiem­po y el ex­ce­so de ac­ti­vi­da­des y de res­pon­sa­bi­li­da­des, los com­bi­na­mos con po­ca o na­da de ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, en­fa­ti­zó.

La es­pe­cia­lis­ta in­di­có que cua­tro fac­to­res re­per­cu­ten en la sa­lud y en la ca­li­dad de vi­da: la ma­la ali­men­ta­ción, la es­ca­sa o nu­la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, el es­trés la­bo­ral y la fal­ta de des­can­so de ca­li­dad. Uni­dos o no, es­tos as­pec­tos pue­den pro­vo­car do­lor de ca­be­za y pro­ble­mas gás­tri­cos. “Tam­bién sue­len ace­le­rar los pro­ce­sos de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la ar­te­rioes­cle­ro­sis, los do­lo­res ar­ti­cu­la­res y mus­cu­la­res y la in­ci­den­cia de so­bre­pe­so y obe­si­dad”, de­ta­lló.

Gal­ván tam­bién con­si­de­ró que es­tos fac­to­res pro­vo­can la dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to es­co­lar y la­bo­ral, ade­más per­ju­di­car la ca­li­dad de las re­la­cio­nes vin­cu­la­res.

La mé­di­ca agre­gó que una de las pre­gun­tas cen­tra­les que pue­de ayu­dar a la re­fle­xión per­so­nal so­bre cuál es la im­por­tan­cia que le da­mos a nues­tra ca­li­dad de vi­da es: “¿Cuán­tos mi­nu­tos al día o a la se­ma­na de­di­ca­mos a nues­tra sa­lud?”.

Los es­pe­cia­lis­tas acor­da­ron que una de las pre­gun­tas que los pa­cien­tes rea­li­zan en el con­sul­to­rio es: “¿Có­mo me pue­do cui­dar cuan­do hay fal­ta de tiem­po, so­bre-

EN LA AC­TUA­LI­DAD, LAS SOBRECARGAS LA­BO­RA­LES, EL SE­DEN­TA­RIS­MO Y UNA ALI­MEN­TA­CIÓN DE­FI­CIEN­TE PRO­DU­CEN UN DE­TE­RIO­RO EN LA CA­LI­DAD DE VI­DA. UNA DE LAS PRE­GUN­TAS CEN­TRA­LES QUE CON­TRI­BU­YEN A LA RE­FLE­XIÓN PER­SO­NAL ES: “¿CUÁN­TOS MI­NU­TOS AL DÍA O A LA SE­MA­NA DE­DI­CA­MOS A NUES­TRA SA­LUD?”.

car­ga de ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res?”.

So­lu­cio­nes “má­gi­cas”

“Las per­so­nas mu­chas ve­ces bus­can so­lu­cio­nes rá­pi­das, die­tas mi­la­gro­sas o una ru­ti­na de ejer­ci­cios fí­si­cos pa­ra ba­jar rá­pi­do de pe­so. Exis­te un bombardeo de in­for­ma­ción en In­ter­net y un ex­ce­so de in­for­ma­ción en los me­dios”, ad­vir­tió Gal­ván.

La es­pe­cia­lis­ta men­cio­nó que es muy di­fe­ren­te ha­cer die­tas rá­pi­das que ali­men­tar­se sa­lu­da­ble­men­te y que no es lo mis­mo ha­cer de­por­te, que ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “El ob­je­ti­vo es pro­mo­ver en nues­tra vi­da co­ti­dia­na há­bi­tos sa­lu­da­bles, tan­to en la ali­men­ta­ción, co­mo en el ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar y la au­to­rre­gu­la­ción del es­trés. Tam­bién ha­cer­nos tiem­po de ca­li­dad pa­ra cul­ti­var la sa­lud”, pro­pu­so.

Viviana Qui­ro­ga, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción del equi­po de Ce­re­ca, re­cor­dó que los mi­tos son fal­sas creen­cias que per­ju­di­can la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y que a ve­ces se trans­mi­ten de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Men­cio­nó cua­tro gru­pos. El pri­me­ro es que al­gu­nos ali­men­tos cu­ran en­fer­me­da­des; el se­gun­do, que exis­ten ali­men­tos da­ñi­nos pa­ra la sa­lud y que por eso de­ben ser ex­clui­dos del plan ali­men­ta­rio; el ter­ce­ro, que hay cier­tos ali­men­tos com­bi­na­dos que cu­ran en­fer­me­da­des y el cuar­to, que es con­ve­nien­te sa­car de la die­ta los lác­teos y los ce­rea­les.

“El pan es ri­co en hi­dra­tos de car­bono y hay que in­cluir­lo en el plan ali­men­ta­rio en ba­se a una die­ta me­di­te­rrá­nea”, in­di­có Qui­ro­ga. Los más re­co­men­da­bles son los ela­bo­ra­dos con ha­ri­nas in­te­gra­les de tri­go, ave­na, ce­ba­da, cen­teno, arroz o maíz. “Si en una die­ta hay que ba­jar el con­su­mo ca­ló­ri­co, hay que ba­jar la can­ti­dad de pan con­su­mi­do, pe­ro no eli­mi­nar­lo”, acla­ró.

Ade­más, a las ha­ri­nas –co­mo las pas­tas– hay otros ali­men­tos que les agre­gan va­lor ca­ló­ri­co. Ejem­plo de ello son las sal­sas que se su­man a las pas­tas, los ade­re­zos ri­cos en man­te­ca, las gra­sas sa­tu­ra­das y el ex­ce­so de mer­me­la­das. Re­cor­dó, asi­mis­mo, que el pan es ri­co en vi­ta­mi­na B1, B2, B9, áci­do fó­li­co, po­ta­sio y so­dio.

Otro mi­to es que hay que eli­mi­nar los lác­teos. La Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción (FAO/OMS) re­cal­có que la le­che de va­ca tie­ne pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co por­que po­see aminoácidos esen­cia­les (es de­cir, tie­ne elementos cons­ti­tu­yen­tes de las pro­teí­nas), mi­cro­nu­trien­tes li­po­so­lu­bles, vi­ta­mi­nas Ay D y del com­ple­jo B.

“En con­se­cuen­cia, no hay que eli­mi­nar­la”, agre­gó.

Exis­ten otras le­ches, pro­ve­nien­tes de di­fe­ren­tes fuen­tes que tam­bién son re­co­men­da­bles, co­mo la de al­men­dras, arroz, co­co o gi­ra­sol.

Li­lia­na Da­vid, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción del mis­mo equi­po, se­ña­ló que exis­te un mi­to res­pec­to del con­su­mo de hue­vos y es­tá vin­cu­la­do con la creen­cia de que ele­va el co­les­te­rol en san­gre. Ase­ve­ró que “es re­co­men­da­ble con­su­mir un hue­vo por día”.

Tam­bién se ha ex­ten­di­do la idea de que hay que eli­mi­nar com­ple­ta­men­te el con­su­mo de sal re­fi­na­da co­mo úni­ca for­ma de con­tro­lar la pre­sión ar­te­rial, cuan­do man­te­ner la in­ges­ta mo­de­ra­da –si­guien­do re­co­men­da­cio­nes del es­pe­cia­lis­ta– es im­por­tan­te por el po­ta­sio que apor­ta.

Es cla­ve tam­bién in­cre­men­tar el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras, así co­mo mo­de­rar el con­su­mo de al­cohol, de­jar de fu­mar y ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “To­do es­to con­tri­bu­ye a ba­jar la ten­sión ar­te­rial”, dis­tin­guió Da­vid.

Acei­te de oli­va

A su turno, Ga­brie­la Agüe­ro, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción del Ce­re­ca, agre­gó que exis­te la fal­sa idea de que el acei­te de oli­va se pue­de usar sin res­tric­ción. “Es un ali­men­to muy sa­lu­da­ble, tie­ne áci­dos Ome­ga 3 y se pue­de uti­li­zar en for­ma sa­lu­da­ble, pe­ro con mo­de­ra­ción”, sos­tu­vo.

Da­vid apun­tó tam­bién que no exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca de­ter­mi­nan­te pa­ra creer que dis­tri­buir la in­ges­ta de ca­lo­rías en va­rias co­mi­das dia­rias (más de cua­tro) con­tri­bu­ye a ba­jar de pe­so, ba­jo la creen­cia de que así fun­cio­na me­jor el sis­te­ma me­ta­bó­li­co. “To­das las per­so­nas tie­nen con­duc­tas ali­men­ta­rias di­fe­ren­tes. Es­to de­pen­de de ca­da per­so­na, de su es­ti­lo de vi­da, su tra­ba­jo y si rea­li­za ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, sub­ra­yó.

Lo más im­por­tan­te –coin­ci­die­ron las es­pe­cia­lis­tas– es sa­ber dis­tin­guir el ham­bre real del emo­cio­gé­ni­co, que es cau­sa­do por la an­sie­dad y el es­trés. “Mien­tras más na­tu­ral sea el ali­men­to, me­jor. Mien­tras me­nos pro­ce­sa­do es­té, se­rá más sa­lu­da­ble”, ad­vir­tie­ron.

No­ma­dis­mo y se­den­ta­ris­mo

El pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca En­zo Mar­che­si abor­dó los mi­tos re­la­cio­na­dos con la ne­ce­si­dad de mo­vi­mien­to que im­pac­ta en la sa­lud in­te­gral. Di­jo que, pri­mi­ge­nia­men­te, la po­bla­ción era nó­ma­de y te­nía que mo­ver­se y re­co­rrer gran­des dis­tan­cias pa­ra bus­car el ali­men­to. “Se cal­cu­ló un con­su­mo de 2.000 ca­lo­rías de gas­to ener­gé­ti­co. Lue­go, cuan­do se pa­só del no­ma­dis­mo al se­den­ta­ris­mo, el es­ti­lo de vi­da cam­bió y, de re­co­rrer gran­des dis­tan­cias pa­ra la bús­que­da del ali­men­to, pa­sa­mos a que­dar­nos en un lu­gar, lo que sig­ni­fi­ca un gas­to de so­lo 1.200 ca­lo­rías”, com­pa­ró Mar­che­si.

El se­den­ta­ris­mo ac­tual es­tá vin­cu­la­do con la fal­ta to­tal de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y con la au­sen­cia de mo­vi­mien­to re­sul­ta­do en par­te de la in­fluen­cia de la re­vo­lu­ción ci­ber­né­ti­ca. “En la ac­tua­li­dad, la hu­ma­ni­dad tie­ne un gas­to ener­gé­ti­co de unas 500 ca­lo­rías, de­bi­do al cam­bio del es­ti­lo de vi­da que lle­vó al hom­bre a no te­ner que tras­la­dar­se gran­des dis­tan­cias pa­ra con­se­guir el ali­men­to”, in­sis­tió. Y gra­fi­có: “Ya no se tie­ne que mo­ver pa­ra tra­ba­jar y la re­crea­ción tam­bién es­tá al al­can­ce de la mano”.

Agre­gó que exis­te un des­ajus­te en­tre el su­je­to –y su ge­né­ti­ca– y el con­tex­to al que se en­fren­ta ac­tual­men­te.

“Es­ta si­tua­ción con­du­ce a la so­bre­ali­men­ta­ción. El ali­men­to al al­can­ce de la mano, el dis­trés, la fal­ta de ho­ras de des­can­so y la au­sen­cia del mo­vi­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble tie­nen co­mo con­se­cuen­cias en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles: la obe­si­dad, el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, la dia­be­tes, el so­bre­pe­so y las dis­li­pe­mias”, re­fle­xio­nó.

Pa­ra los adul­tos, se­gún la OMS, el tiem­po dia­rio re­co­men­da­ble de ac­ti­vi­dad fí­si­ca es de 60 mi­nu­tos. En el ca­so de los ni­ños, ba­ja a 30 mi­nu­tos.

En el seg­men­to eta­rio de adul­tos ma­yo­res, Ma­tías Colmenares, tam­bién pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca, re­co­men­dó un plan de tra­ba­jo de equi­li­brio y es­ta­bi­li­dad pa­ra dis­mi­nuir la po­si­bi­li­dad de caí­das.

En ni­ños, se su­gie­re in­cen­ti­var la prác­ti­ca de de­por­tes y el ejer­ci­cio pro­gra­ma­do; al tiem­po que, en adul­tos ma­yo­res, ejer­ci­cio pro­gra­ma­do y el ca­mi­nar, co­rrer y an­dar en bi­ci­cle­ta.

“Lo ideal es ha­cer ejer­ci­cios fí­si­cos adap­ta­dos, con una pla­ni­fi­ca­ción de la du­ra­ción y la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio acor­de con la pa­to­lo­gía y ca­rac­te­rís­ti­cas del pa­cien­te y con la su­per­vi­sión de pro­fe­sio­na­les idó­neos”, fi­na­li­zó Colmenares.

exis­te un bombardeo de in­for­ma­ción en in­ter­net y un ex­ce­so de in­for­ma­ción en los me­dios.

Ju­lie­ta Gal­ván, in­te­gran­te del equi­po del Ce­re­ca del IMC

la hu­ma­ni­dad tie­ne un gas­to ener­gé­ti­co de unas 500 ca­lo­rías de­bi­do al cam­bio del es­ti­lo de vi­da.

En­zo Mar­che­si, pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca

lo ideal es ha­cer ejer­ci­cios adap­ta­dos de in­ten­si­dad y du­ra­ción pro­gra­ma­das.

Ma­tías Colmenares, pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca

(di­se­ño de pa­tri­cia maz­zo­ni)

Fac­to­res. Se­den­ta­ris­mo, ma­la ali­men­ta­ción y fal­ta de des­can­so de ca­li­dad con­tri­bu­yen a una ma­la ca­li­dad de vi­da y re­per­cu­ten en la sa­lud in­te­gral, tan­to fí­si­ca, co­mo men­tal.

CE­JAS) (SER­GIO

Char­la a la co­mu­ni­dad. El te­ma fue abor­da­do en la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal de Car­dio­lo­gía por el aniver­sa­rio del IMC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.