Dia­be­tes, una pa­to­lo­gía que cre­ce y afec­ta las ar­te­rias

Uno de ca­da diez ar­gen­ti­nos la pa­de­ce. Pre­ven­ción, edu­ca­ción dia­be­to­ló­gi­ca y con­tro­les, son las claves pa­ra dis­mi­nuir el ries­go car­dio­vas­cu­lar.

Salud - - SALUD + ESPECIALIDADES - Ana­lía Rei­ne­ri

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad que cre­ce ex­po­nen­cial­men­te. Se es­ti­ma que el 10 por cien­to de la po­bla­ción argentina la tie­ne y es una pa­to­lo­gía que mul­ti­pli­ca los ries­gos de en­fer­me­da­des vas­cu­la­res.

Se cal­cu­la que pa­ra 2020 la in­ci­den­cia de la dia­be­tes ti­po 2 cre­ce­rá 260 por cien­to en per­so­nas de en­tre 65 y 75 años y 470 por cien­to, en ma­yo­res de 75. “Es ne­ce­sa­rio ir más allá del con­trol de la glu­ce­mia y mi­rar la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar”, ad­vir­tió el mé­di­co Ma­rio Achad, del ser­vi­cio de Clí­ni­ca Mé­di­ca del Ins­ti­tu­to Mo­de­lo de Car­dio­lo­gía (IMC), en diá­lo­go con La Voz.

En agos­to, se reali­zó una char­la so­bre “Dia­be­tes y co­ra­zón” en el mar­co de la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal de Car­dio­lo­gía, or­ga­ni­za­da por el IMC. En esa di­ser­ta­ción, se die­ron a co­no­cer es­tu­dios que de­mos­tra­ron que el tra­ta­mien­to con nue­vas dro­gas pue­de apor­tar be­ne­fi­cios en la dia­be­tes me­lli­tus 2 y en la dis­mi­nu­ción del ries­go car­dio­vas­cu­lar que com­por­ta. Ade­más, el IMC pre­sen­tó la Uni­dad pa­ra el Cui­da­dos de las Ar­te­rias del Dia­bé­ti­co.

Cui­da­dos cró­ni­cos

“Es­tá de­mos­tra­do que el mo­de­lo de cui­da­dos cró­ni­cos es un mar­co efi­caz pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de aten­ción en la dia­be­tes, ya que per­mi­te ga­ran­ti­zar interacciones pro­duc­ti­vas en­tre un equi­po de sa­lud y un pa­cien­te in­for­ma­do”, in­di­có Car­los Cian­ca­gli­ni, car­dió­lo­go del Ins­ti­tu­to.

La dia­be­tes afec­ta ar­te­rias que rie­gan ce­re­bro, co­ra­zón y ri­ño­nes. De mo­do que, si esas ar­te­rias se en­fer­man, los even­tos vas­cu­la­res –infartos ce­re­bral o de mio­car­dio, ade­más de la in­su­fi­cien­cia re­nal– van a se­guir cre­cien­do por fal­ta de con­trol, ex­pli­can los ex­per­tos.

“El in­di­vi­duo dia­bé­ti­co tie­ne el mis­mo ries­go co­ro­na­rio o de padecer un even­to car­dio­vas­cu­lar que el in­di­vi­duo no dia­bé­ti­co que ya tu­vo un in­far­to (de mio­car­dio, ce­re­bral). Es por eso que no só­lo hay que pre­ve­nir la dia­be­tes en ni­ños evi­tan­do la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo, sino tam­bién pre­ve­nir o mi­ni­mi­zar el ries­go de even­tos vas­cu­la­res de quie­nes ya desa­rro­lla­ron la en­fer­me­dad. La ex­pec­ta­ti­va que te­ne­mos es ge­ne­rar un cam­bio en la men­ta­li­dad del mé­di­co y en la so­cie­dad”, se­ña­ló Achad.

“Es ne­ce­sa­rio que se se­pa que la pri­me­ra cau­sa no trau­má­ti­ca en el mun­do de ampu­tación de miem­bros in­fe­rio­res es la dia­be­tes. Tam­bién, es la pri­me­ra cau­sa de in­su­fi­cien­cia re­nal cró­ni­ca que lle­va a tras­plan­te o a pa­cien­te en diá­li­sis. Ade­más, mul­ti­pli­ca por dos o tres la in­ci­den­cia de Ac­ci­den­tes Ce­re­bro­vas­cu­la­res (ACV) y has­ta cua­dri­pli­ca las po­si­bi­li­da­des de in­far­to”, agre­gó Achad. Y en­fa­ti­zó: “Hay que ha­cer una si­no­ni­mia en­tre dia­be­tes me­lli­tus y en­fer­me­dad vas­cu­lar ate­roes­cle­ró­ti­ca. El pa­cien­te tie­ne que ser pre­coz­men­te de­tec­ta­do, co­rrec­ta­men­te eva­lua­do –no só­lo en su me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa– tam­bién en otros fac­to­res de ries­go”.

Cian­ca­gli­ni, quien es je­fe del ser­vi­cio de Me­di­ci­na Vas­cu­lar del IMC, re­cor­dó el afo­ris­mo que re­za: “Uno es tan vie­jo co­mo sus ar­te­rias”. Ad­vir­tió, ade­más, la ne­ce­si­dad de una co­rrec­ta de­tec­ción con aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio y mé­to­dos que per­mi­tan eva­luar su es­ta­do (gro­sor, pre­sen­cia de pla­cas, mo­ni­to­reo de la fun­ción en­do­te­rial). “Por ca­da pa­cien­te que lle­ga con pie dia­bé­ti­co, 19 fue­ron víc­ti­mas de pro­ble­mas vas­cu­la­res”, la­men­tó. Más de una per­so­na de ca­da diez adul­tos ma­yo­res de 20 años es dia­bé­ti­ca. Una par­te de esa po­bla­ción no lo sa­be, me­nos de la cuar­ta par­te lo sa­be y es­tá bien tra­ta­da; otro tan­to, re­ci­be tra­ta­mien­to inade­cua­do. Ade­más, un diez por cien­to co­no­ce que pa­de­ce dia­be­tes, pe­ro di­rec­ta­men­te no se cui­da”, gra­fi­có. El im­pac­to se agu­di­za en los adul­tos ma­yo­res.

El car­dió­lo­go se­ña­la que es ne­ce­sa­rio de­tec­tar en­fer­me­da­des pre­vias, co­mo la pre­dia­be­tes (uno de ca­da tres ma­yo­res de 20 años la pa­de­ce) o el sín­dro­me me­ta­bó­li­co. “Te­ner la en­fer­me­dad sig­ni­fi­ca en­ve­je­cer 15 años en ma­te­ria de ries­gos. Un dia­bé­ti­co tie­ne dos ve­ces y me­dia más po­si­bi­li­da­des que un no dia­bé­ti­co de ries­go car­dio­vas­cu­lar: pro­ble­mas co­ro­na­rios (car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca), obs­truc­ción de las ar­te­rias, de las ca­ró­ti­das o in­su­fi­cien­cia car­día­ca. La en­fer­me­dad es­tá aso­cia­da con un gru­po de pa­to­lo­gías o tras­tor­nos, co­mo la hi­per­ten­sión o la acu­mu­la­ción de lí­pi­dos. Pre­ven­ción La pre­ven­ción pa­sa por evi­tar el se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad. “La ta­sa de ni­ños con pre­dia­be­tes y dia­be­tes pa­só de 10 a 23 por cien­to. La ma­yo­ría de los ni­ños con dia­be­tes son obe­sos (un 80 por cien­to). Obe­si­dad, se­den­ta­ris­mo y dia­be­tes es­tán de la mano”, se­ña­ló Cian­ca­gli­ni.

Ma­ría An­drea Stei­na­cher, mé­di­ca del de­par­ta­men­to de Dia­be­tes del IMC, ex­pli­có que en los úl­ti­mos años sur­gie­ron me­di­ca­men­tos ora­les e in­yec­ta­bles que apun­tan a tra­tar la en­fer­me­dad, a la vez que dis­mi­nuir el ries­go car­dio­vas­cu­lar. Se tra­ta de un gru­po de dro­gas de la fa­mi­lia de las gli­flo­zi­nas. Otra dro­ga, in­yec­ta­ble, emu­la el pép­ti­do GLP 1 y los efec­tos be­ne­fi­cio­sos del mis­mo.

Stei­na­cher de­ta­lló los cua­tro pi­la­res pa­ra abor­dar la dia­be­tes: tra­ta­mien­to ali­men­ta­rio, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, au­to­mo­ni­to­reo de la glu­ce­mia y edu­ca­ción dia­be­to­ló­gi­ca a tra­vés de ta­lle­res que es­ti­mu­lan la ad­he­sión al tra­ta­mien­to.

“Se tra­ta de for­mar ‘dia­bé­ti­cos res­pon­sa­bles’, ya que es una en­fer­me­dad di­fí­cil. Es co­mo una es­pa­da de Da­mo­cles, pe­ro las pers­pec­ti­vas me­jo­ran con con­tro­les es­tric­tos”, con­clu­yó Cian­ca­gli­ni.

La dia­be­tes afec­ta ar­te­rias que rie­gan ce­re­bro, co­ra­zón y ri­ño­nes. si Las ar­te­rias se en­fer­man, Los even­tos vas­cu­La­res se­gui­rán cre­cien­do.

(PE­DRO CASTILLO)

Di­ser­ta­ción. “Dia­be­tes y co­ra­zón” en el mar­co de la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal de Car­dio­lo­gía, or­ga­ni­za­da por el IMC.

Ad­he­ren­cia. Se­guir el tra­ta­mien­to y rea­li­zar los con­tro­les son las claves pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.