La ta­rea de con­tar los “pe­que­ños gran­des mo­men­tos” en una en­fer­me­dad

Un gru­po de aso­cia­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y ayu­da al pa­cien­te on­co­ló­gi­co lan­zó una cam­pa­ña pa­ra re­unir 24 ho­ras de men­sa­jes que des­cri­ban si­tua­cio­nes que se dis­fru­tan aun en me­dio de un tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - A.B. abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El diag­nós­ti­co de cán­cer im­pli­ca pa­ra mu­chas per­so­nas vol­ver a em­pe­zar. Tras el pri­mer im­pac­to de co­no­cer la en­fer­me­dad, con los ta­búes y te­mo­res que in­vo­lu­cra, el pa­cien­te que lo ha su­pe­ra­do ase­gu­ra que apren­de a va­lo­rar ca­da mo­men­to de ma­ne­ra dis­tin­ta.

To­do ello es par­te de un pro­ce­so que co­mien­za con el co­no­ci­mien­to de su si­tua­ción, con­ti­núa con el tra­ta­mien­to y con la re­in­ser­ción en la vi­da an­te­rior al co­no­ci­mien­to de la pa­to­lo­gía.

En el me­dio, la per­so­na en­cuen­tra ayu­das com­ple­men­ta­rias al tra­ta­mien­to mé­di­co, las cua­les ge­ne­ral­men­te son apor­ta­das por nu­clea­mien­tos de otros pa­cien­tes, que se or­ga­ni­zan en fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes que co­la­bo­ran des­de dis­tin­tos as­pec­tos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de quie­nes atra­vie­san es­ta si­tua­ción.

Al­gu­nas de esas en­ti­da­des –la Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción y Pre­ven­ción del Cán­cer (Fu­ca), la Fun­da­ción Aten­ción Co­mu­ni­ta­ria In­te­gral al Pa­cien­te On­co­ló­gi­co (Acia­po), la Fun­da­ción Apos­tar a la Vi­da, el Mo­vi­mien­to Ayu­da Cán­cer de Ma­ma (Mac­ma), jun­to con la Aso­cia­ción Argentina de On­co­lo­gía Clí­ni­ca (Aaoc)– se unie­ron en una cam­pa­ña lan­za­da re­cien­te­men­te y de­no­mi­na­da “#Pe­que­ñoG­ra­nMo­men­to”.

El fin de la ini­cia­ti­va es re­ci­bir y di­fun­dir men­sa­jes de per­so­nas que des­cri­ben su pe­que­ño gran mo­men­to del día. El ob­je­ti­vo es su­mar –en­tre to­dos los en­víos– 24 ho­ras de gran­des mo­men­tos. Lue­go, el la­bo­ra­to­rio Ba­yer fi­nan­cia­rá al­gu­nos de los pro­yec­tos de las ins­ti­tu­cio­nes que par­ti­ci­pan.

Los pri­me­ros que con­ta­ron sus “pe­que­ños gran­des mo­men­tos” fue­ron los ex pa­cien­tes que par­ti­ci­pan de las aso­cia­cio­nes.

“Uno sa­be que es­tu­vo en una si­tua­ción lí­mi­te y sa­lió ade­lan­te, en­ton­ces, no me im­por­ta tan­to lo eco­nó­mi­co”, con­tó en el vi­deo Fla­vio Re­né Rodríguez, de 51 años, quien hace dos tu­vo el diag­nós­ti­co de cán­cer de prós­ta­ta y se so­me­tió a ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca pa­ra la ex­trac­ción de es­ta glán­du­la del sis­te­ma re­pro­duc­ti­vo mas­cu­lino.

Rodríguez ad­mi­te que en su si­tua­ción hu­bo una im­por­tan­te in­ter­ven­ción del fac­tor suer­te, por­que le de­tec­ta­ron el cán­cer tras la rea­li­za­ción de los con­tro­les de an­tí­geno pros­tá­ti­co (PSA por su si­gla en in­glés) que él mis­mo con­si­de­ra­ba que de­bía rea­li­zar­se des­pués de los 51 años. Tras dos re- sul­ta­dos que no de­ja­ron con­for­me a su mé­di­co uró­lo­go, se le reali­zó una biop­sia que de­ter­mi­nó que te­nía un cán­cer gra­do tres, el cual en reali­dad era gra­do cua­tro se­gún se de­ter­mi­nó lue­go de que le ex­tra­je­ron la prós­ta­ta. El gra­do de un tu­mor es una in­di­ca­ción de la ra­pi­dez con la que pro­ba­ble­men­te cre­ce­rá y se ex­ten­de­rá, se­gún des­cri­be el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer de Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­ber atra­ve­sa­do es­ta ex­pe­rien­cia ayu­da a Rodríguez –que es mé­di­co pe­dia­tra– a trans­mi­tir es­pe­ran­za no so­lo a hom­bres que es­tén en la mis­ma si­tua­ción que pa­só él, sino tam­bién a fa­mi­lia­res de pa­cien­tes pe­diá­tri­cos que le lle­gan por in­ter­con­sul­ta. “Uno aho­ra es­tá en los dos la­dos del mos­tra­dor, po­dés ex­pli­car­le con sus pa­la­bras pa­ra que se les va­yan los te­mo­res. Al po­der de­cir lo que me pa­só, se suel­tan y les da más es­pe­ran­za”, re­ve­la.

Des­de hace unos ocho me­ses, par­ti­ci­pa tam­bién en Fu­ca, que rea­li­za ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia. El mé­di­co, quien es­tá ca­sa­do des­de hace 27 años y tie­ne dos hi­jos de 24 y 21 años, con­si­de­ra que la cam­pa­ña #Pe­que­ñoG­ra­nMo­men­to es útil por­que “de­mues­tra que la pa­la­bra cán­cer no es si­nó­ni­mo de muer­te”.

Rosa Ma­ría Cal­vo­sa tie­ne 71 años y el año pa­sa­do fes­te­jó los 70 co­mo un gran hi­to. Tu­vo cán­cer de ma­ma en 2012 y, tras ca­si un año de tra­ta­mien­to, que in­clu­yó ci­ru­gía, qui­mio y ra­dio­te­ra­pia, se re­in­cor­po­ró a su tra­ba­jo co­mo em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va en el área de Re­cur­sos Hu­ma­nos del Hos­pi­tal de Ni­ños Pe­dro de Eli­zal­de, de Bue­nos Ai­res. Pe­ro en el me­dio ha­bía su­ma­do otra ac­ti­vi­dad: par­ti­ci­pa co­mo ex­pa­cien­te en la Fun­da­ción Apos­tar a la Vi­da, don­de se brin­da con­ten­ción y ayu­da emo­cio­nal a per­so­nas con cán­cer. Allí -ase­gu­ra Cal­vo­sa- la gen­te lle­ga “arras­tran­do el ca­jón” y se van ca­mi­nan­do, sa­bien­do que tie­nen po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar­se con los tra­ta­mien­tos.

“Re­ci­bi­mos a los pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos que mu­chas ve­ces lle­gan con mu­chos pro­ble­mas y an­gus­tia. Nos en­ten­de­mos por­que a to­dos nos pa­só lo mis­mo. Cuan­do re­ci­bi­mos un diag­nós­ti­co de cán­cer, en lo pri­me­ro en lo que pen­sa­mos es en la muer­te, no en que nos po­de­mos re­cu­pe­rar”, afir­ma.

“Es­toy vi­va, que es lo más im­por­tan­te. Y eso lo sien­to”, con­tó en el vi­deo y aho­ra amplía: “En Apos­tar soy un pa­cien­te on­co­ló­gi­co más, una com­pa­ñe­ra más, que me­jo­ró, que su­peró el cán­cer y en es­te mo­men­to es­tá po­si­bi­li­tan­do ayu­dar a otros. Ayu­dan­do al otro me ayu­do yo”.

Cal­vo­sa, que es viu­da y tie­ne dos hi­jos de 40 y 36 años y dos nie­tos de 12 y 8, di­ce que la cam­pa­ña #Pe­que­ñoG­ra­nMo­men­to es una for­ma de acer­ca­mien­to a la co­mu­ni­dad, “a la per­so­na que su­fre, que tie­ne cán­cer”. “Ca­da una de las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes fui­mos par­ti­ci­pan­do pa­ra ha­cer es­te vi­deo ins­ti­tu­cio­nal, don­de mos­tra­mos al res­to de las per­so­nas que tie­nen cán­cer que se pue­de, que tie­nen po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar­se, de sa­lir, de po­der dis­fru­tar de esos pe­que­ños mo­men­tos sin mie­do”.

Si­tua­ción lí­mi­te. La cuen­ta Fla­vio Re­né Rodríguez.

“Es­toy­vi­va”. Eso re­cuer­da Rosa Ma­ría Cal­vo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.