Otra opor­tu­ni­dad

Usos y be­ne­fi­cios de la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Ro­sa­na Gue­rra

La ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra es una es­pe­cia­li­dad de la me­di­ci­na que ayu­da a ar­mo­ni­zar y a re­cons­truir los efec­tos pro­du­ci­dos en el cuer­po por un ac­ci­den­te, una que­ma­du­ra, un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co, un es­ti­ra­mien­to de piel, un trau­ma o una al­te­ra­ción con­gé­ni­ta o una ma­la in­ter­ven­ción es­té­ti­ca, en­tre otras cau­sas.

Las le­sio­nes pue­den afec­tar la au­to­es­ti­ma del pa­cien­te, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do es­tán ubi­ca­das en la zo­na del ros­tro o in­clu­si­ve di­fi­cul­tar ac­ti­vi­da­des de la vida dia­ria.

“El ob­je­ti­vo es re­pa­rar el da­ño pa­ra que el pa­cien­te pue­da reinsertarse en su vida so­cial y la­bo­ral, de­vol­vién­do­le una ima­gen cor­po­ral que acep­te, den­tro de sus po­si­bi­li­da­des anató­mi­cas re­cons­truc­ti­vas”, se­ña­ló Die­go Aviles, So­cie­dad de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Es­té­ti­ca, Re­cons­truc­ti­va y Que­ma­dos Cór­do­ba (Sociperq).

Aviles ad­vier­te que es una so­lu­ción apli­ca­ble cuan­do no hay im­pe­di­men­tos clí­ni­cos, co­mo pue­de ser el es­tar ba­jo tra­ta­mien­to de ra­dia­ción o qui­mio­te­ra­pia, o la se­cre­ción lác­tea en las mu­je­res que die­ron a luz. En es­tos y otros ca­sos, de­be rea­li­zar­se con la anuen­cia del mé­di­co que guía al pa­cien­te en el pro­ce­so que atra­vie­se, co­mo por ejem­plo, el on­có­lo­go.

Un abor­da­je del pa­cien­te des­de la ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra pue­de ser de gran ayu­da cuan­do su as­pec­to es­té­ti­co ge­ne­re a un pa­cien­te, an­gus­tia, de­pre­sión, ver­güen­za o al­te­ra­cio­nes en la in­ter­ac­ción se­xual.

Ma­mas

En el ca­so de re­cons­truc­ción ma­ma­ria, Aviles des­cri­bió que el pro­ce­di­mien­to se efec­túa con tra­ta­mien­to pre­vio de la piel, con la co­lo­ca­ción de un ex­pan­sor o con un col­ga­jo (te­ji­do pro­ve­nien­te de otra par­te del cuer­po).

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que el gra­do de efec­ti­vi­dad es acep­ta­ble y va­ría de acuer­do con la afec­ción de las par­tes de la ma­ma. Hay que con­si­de­rar tam­bién si la ci­ru­gía se da en la piel de­bi­do a la pre­sen­cia de es­trías, flac­ci­dez, irra­dia­ción por tra­ta­mien­to de cáncer o re­trac­cio­nes ci­ca­tri­za­les oca­sio­na­das por in­fec­ción de la he­ri­da y con com­pro­mi­so del te­ji­do ce­lu­lar gra­so.

Ab­do­men

La ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va ab­do­mi­nal pue­de rea­li­zar­se a mu­je­res que no quie­ren vol­ver a em­ba­ra­zar­se y en las cua­les tan­to la ges­ta­ción, co­mo el par­to, de­ja­ron

EL OB­JE­TI­VO ES RE­PA­RAR EL DA­ÑO PA­RA QUE EL PA­CIEN­TE PUE­DA REINSERTARSE EN SU VIDA SO­CIAL Y LA­BO­RAL. DIE­GO AVILES (SOCIPERQ) EN LOS PA­CIEN­TES CON DISMORFIA COR­PO­RAL, LA IMPERFECCIÓN ES FRU­TO DE LA EXAGERACIÓN, Y LA OBSESIÓN NO CESARÁ. MAR­CE­LO ARIAS (SANATORIO ALLEN­DE)

mar­cas que no desean man­te­ner en sus cuer­pos, co­mo dias­ta­sis de los rec­tos, es de­cir, una se­pa­ra­ción en­tre los la­dos de­re­cho e iz­quier­do del múscu­lo rec­to ma­yor del ab­do­men. Cuan­do la cau­sa es el em­ba­ra­zo, es el re­sul­ta­do del au­men­to de la ten­sión so­bre la pa­red ab­do­mi­nal. El ries­go de que ocu­rra au­men­ta cuan­do la mu­jer ha te­ni­do par­tos múl­ti­ples o mu­chos em­ba­ra­zos.

Es­te ti­po de ci­ru­gía tam­bién pue­de apli­car­se por her­nias, flac­ci­dez, es­trías y li­po­dis­tro­fias (au­sen­cia fo­cal o ge­ne­ral de te­ji­do adi­po­so) de ti­po hor­mo­nal.

La in­ter­ven­ción no so­lo pro­du­ce be­ne­fi­cios es­té­ti­cos, sino tam­bién fun­cio­na­les. Por ca­so, de­vuel­ve al pa­cien­te co­mo­di­dad pa­ra mo­vi­li­zar­se, al­go que pu­do ha­ber per­di­do por el es­ti­ra­mien­to de la piel.

Tras la ope­ra­ción, el tra­ta­mien­to con­ti­núa con pre­so­te­ra­pia (se apli­ca pre­sión pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción ve­no­sa), con fa­ja por un mes mo­vi­li­za­ción y reha­bi­li­ta­ción tem­pra­na con fi­sio­te­ra­pia y ki­ne­sio­lo­gía.

Ci­ca­tri­ces

El tra­ta­mien­to de ci­ca­tri­ces pue­de de­ber­se a un ex­ce­so de le­sio­nes o a una al­te­ra­ción en su evo­lu­ción, co­mo la apa­ri­ción de que­loi­des o cre­ci­mien­to anor­mal, que da re­lie­ve, al te­ji­do ci­ca­tri­zal. Asi­mis­mo, pue­de ser el re­sul­ta­do de una ubi­ca­ción in­con­ve­nien­te, co­mo por ejem­plo en con­tra de lí­neas de ten­sión o cuan­do di­fi­cul­ten el mo­vi­mien­to.

Fi­su­ra la­bio pa­la­ti­na

El cirujano es­té­ti­co y re­pa­ra­dor es par­te del equi­po que de­be in­ter­ve­nir pre­coz­men­te en ca­so de un be­bé na­ci­do con fi­su­ra la­bio pa­la­ti­na, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo “la­bio le­po­rino” por de­ri­va­ción de la pa­la­bra “le­po­re” (lie­bre en la­tín), ya que su ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na es la de un la­bio su­pe­rior par­ti­do en dos. Ac­tual­men­te, jun­to con odon­to­pe­dia­tras y fo­no­au­dió­lo­gos, y gra­cias a un abor­da­je tem­prano, con­tri­bu­ye a re­ver­tir es­ta mal­for­ma­ción de ori­gen ge­né­ti­co.

Otras le­sio­nes

An­te la pre­sen­cia de ci­ca­tri­ces, lu­na­res o ta­tua­jes, es fun­da­men­tal que el pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do con­si­de­re no so­lo los mo­ti­vos de con­sul­ta sino tam­bién, las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de ca­da pa­cien­te, los an­te­ce­den­tes de aler­gias, en­fer­me­da­des y qué me­di­ca­ción ac­tual es­tá con­su­mien­do. “En ba­se a es­tos da­tos, se le pro­po­ne un tra­ta­mien­to, ya sea con lá­ser, luz pul­sa­da, o pro­ce­di­mien­tos mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos; con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar el as­pec­to es­té­ti­co, prio­ri­zan­do siem­pre su sa­lud”, afir­ma Ve­ró­ni­ca Ro­lan­de­lli, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Clí­ni­ca Es­té­ti­ca y Re­pa­ra­do­ra de Cór­do­ba.

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que, en el ca­so de las ci­ca­tri­ces, es ne­ce­sa­rio ex­pli­car al pa­cien­te que los re­sul­ta­dos no so­lo de­pen­den del tra­ta­mien­to mé­di­co o qui­rúr­gi­co, sino tam­bién de la ca­pa­ci­dad de ci­ca­tri­zar que tie­ne su or­ga­nis­mo.

El gra­do de com­ple­ji­dad qui­rúr­gi­ca de­ter­mi­na­rá los tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción, pe­ro apro­xi­ma­da­men­te no ex­ce­den los 30 días. Se de­be te­ner en cuen­ta que el pro­ce­so na­tu­ral de evo­lu­ción de una ci­ca­triz o he­ri­da le lle­va al cuer­po en­tre seis me­ses y un año.

Dismorfia cor­po­ral

Si bien quie­nes ge­ne­ral­men­te con­sul­tan a es­pe­cia­lis­tas en ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra son per­so­nas que in­ten­tan me­jo­rar su ca­li­dad de vida a tra­vés de es­tas in­ter­ven­cio­nes, tam­bién hay pa­cien­tes que pa­de­cen el tras­torno dis­mór­fi­co cor­po­ral (TDC).

Es­te tras­torno men­tal se ca­rac­te­ri­za por ge­ne­rar una ima­gen dis­tor­sio­na­da del pro­pio cuer­po. Los pa­cien­tes tie­nen una preo­cu­pa­ción fue­ra de lo nor­mal por al­gún de­fec­to, ya sea real o ima­gi­na­rio. “Si di­cho de­fec­to exis­te, la preo­cu­pa­ción y an­sie­dad ex­pe­ri­men­ta­da por es­tas per­so­nas es ex­ce­si­va, cau­san­do ma­les­tar psi­co­ló­gi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo que de­te­rio­ra su desem­pe­ño so­cial, la­bo­ral, y pue­de lle­var al ais­la­mien­to y a la ex­clu­sión so­cial”, ad­vier­te el doc­tor Mar­ce­lo Arias, Je­fe de Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Plás­ti­ca del Sanatorio Allen­de del Ce­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.