Los pri­me­ros días de sol, una ten­ta­ción

Cla­ves pa­ra cui­dar la piel, con­si­de­ra­da co­mo el ór­gano más ex­ten­so del cuer­po, el te­ji­do más im­por­tan­te que ten­dre­mos en la vida.

Salud - - SALUD + MÁS INFO -

En el úl­ti­mo mes, ha ha­bi­do más días de ca­lor y cie­lo des­pe­ja­do que fríos y en­ca­po­ta­dos. La ale­gría lle­gó pa­ra los que aman es­tar al sol, pe­ro es me­jor no caer en la ten­ta­ción de ex­po­ner­se en for­ma in­ten­sa y des­cui­da­da por creer que el sol de es­tas pri­me­ras jor­na­das cá­li­das es inofen­si­vo.

A la piel hay que cui­dar­la to­do el año. ¿Có­mo? Va­le la pe­na re­pe­tir las re­co­men­da­cio­nes: to­mar un mí­ni­mo de dos li­tros de lí­qui­do (pre­fe­ren­te­men­te agua) ca­da jor­na­da (pa­ra hi­dra­tar y pre­ve­nir la apa­ri­ción de im­pu­re­zas), usan­do cre­mas hi­dra­tan­tes du­ran­te el día y la no­che, pres­tan­do aten­ción a la apa­ri­ción de aler­gias y usan­do pro­tec­tor so­lar, ya que la ex­po­si­ción pue­de da­ñar es­te te­ji­do tan im­por­tan­te –con­si­de­ra­do el ór­gano más ex­ten­so del cuer­po– y pro­vo­car en él en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

Vi­ta­mi­na D

Jun­to con los ali­men­tos, el sol es fuen­te y po­si­bi­li­ta sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D, cla­ve pa­ra la for­ta­le­za de los hue­sos, así co­mo pa­ra man­te­ner y desa­rro­llar la ma­sa mus­cu­lar, fa­vo­re­cer la res­pues­ta in­mu­ne a cier­tas in­fec­cio­nes y re­du­cir el desa­rro­llo de al­gu­nas en­fer­me­da­des. La in­su­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D es pre­va­len­te en Ar­gen­ti­na y a ni­vel mun­dial.

Mu­chos la de­no­mi­nan “su­per­vi­ta­mi­na”, por­que tam­bién tie­ne ac­cio­nes so­bre la se­cre­ción de hor­mo­nas y la sen­sa­ción de bie­nes­tar ge­ne­ral.

De­pi­la­ción

En es­ta épo­ca tam­bién se ge­ne­ra­li­za el uso de pren­das que ta­pan me­nos la piel y que, en al­gu­nos ca­sos, im­pli­can el de­seo de quien las usa de qui­tar el ve­llo.

Si va a uti­li­zar ce­ra pa­ra la de­pi­la­ción, ten­ga al­gu­nas pre­cau­cio­nes adi­cio­na­les: no hay que ex­ten­der ce­ra en la piel que­ma­da por el sol o muy sen­si­ble, tam­bién de­be con­sul­tar con su mé­di­co der­ma­tó­lo­go si es­tá to­man­do me­di­ca­men­tos pa­ra com­ba­tir el ac­né.

Ade­más, si­ga siem­pre las ins­truc­cio­nes del pro­duc­tos.

Hi­dra­ta­ción. To­mar un mí­ni­mo de dos li­tros de agua por día es una de las for­mas de cui­dar la piel y evi­tar su en­ve­je­ci­mien­to pre­coz.

Lu­na­res. Re­co­mien­dan con­tro­lar­los to­dos los años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.