Vi­vir en el pre­sen­te

Tu­vo un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar is­qué­mi­co tran­si­to­rio, que le de­jó co­mo se­cue­la un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo. Sin em­bar­go, lue­go co­men­zó a es­cri­bir y es­tá por pu­bli­car su pri­me­ra no­ve­la.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - Co­la­bo­ró en es­ta no­ta Ro­sa­na Gue­rra

Un día de 2011 es­ta­ba en mi tra­ba­jo co­mo pre­cep­to­ra en una es­cue­la se­cun­da­ria en Juá­rez Cel­man y de pron­to co­men­cé a sen­tir un do­lor ex­tra­ño en el bra­zo. Cuan­do fui a bus­car al­go en el ar­ma­rio, me des­com­pu­se.

Me tras­la­da­ron a una sa­li­ta de pri­me­ros au­xi­lios de Juá­rez Cel­man y re­cuer­do que me llo­ra­ba el ojo. Los mé­di­cos me ex­pli­ca­ron que me te­nían que tras­la­dar a Cór­do­ba a una clí­ni­ca pri­va­da.

Es lo úni­co que re­cuer­do. De re­pen­te, abrí los ojos y es­ta­ba en te­ra­pia in­ten­si­va. Ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar is­qué­mi­co y, por bue­na for­tu­na, tran­si­to­rio (cuan­do la san­gre no lle­ga al ce­re­bro por unos ins­tan­tes).

Es­tu­ve in­ter­na­da 10 días. Ex­tra­ña­ba a mis hi­jas, a mi ma­ri­do, a mi ca­sa. En esa épo­ca tra­ba­ja­ba mu­cho en una es­cue­la se­cun­da­ria y en un jar­dín de in­fan­tes. Mi vida era una vo­rá­gi­ne.

Las se­cue­las no son vi­si­bles, pe­ro que­dé hi­poa­cú­si­ca, ten­go des­orien­ta­ción es­pa­cial y no re­cuer­do los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos. Tam­bién me mo­les­ta mu­cho la luz (fo­to­fo­bia).

Per­dí au­di­ción en am­bos oí­dos, pe­ro en el de­re­cho me co­lo­ca­ron un au­dí­fono. Des­de que es­cu­cho me­nos, es­toy muy pen­dien­te de los ges­tos del ros­tro y de la bo­ca de las per­so­nas con las que ha­blo.

Cuan­do re­cu­pe­ré la mo­vi­li­dad de mi cos­ta­do iz­quier­do, las per­so­nas de mi en­torno co­men­za­ron a dar­se cuen­ta de mis ol­vi­dos, que eran ca­da vez más fre­cuen­tes. En un prin­ci­pio, pen­sé que era el can­san­cio y no le di im­por­tan­cia. Sa­qué car­pe­ta mé­di­ca y los mé­di­cos co­men­za­ron a atar ca­bos. El ACV is­qué­mi­co ha­bía afec­ta­do al­gu­nas de mis cé­lu­las ce­re­bra­les y eso oca­sio­nó una pér­di­da gra­dual del fun­cio­na­mien­to ce­re­bral que afec­ta la me­mo­ria, el pen­sa­mien­to, el len­gua­je y el com­por­ta­mien­to.

Bus­car el re­cuer­do

Yo tra­to de bus­car el re­cuer­do, me es­fuer­zo en pen­sar, pe­ro no lo en­cuen­tro. Mi psi­có­lo­ga, Ana Cue­llar, es ma­ra­vi­llo­sa y me ayu­dó mu­cho. Al co­mien­zo, me an­gus­tia­ban mis ol­vi­dos y tu­ve que tra­ba­jar con mi au­to­exi­gen­cia en mi rol de ma­dre. Ella pi­dió a mi fa­mi­lia que ano­ta­ran en un cua­derno lo que me tie­nen que de­cir, así no me ol­vi­do.

Tra­to de to­mar es­to con hu­mor, por­que el im­pac­to emo­cio­nal es muy fuer­te y hay que po­ner­le on­da. La vida a ve­ces te de­mues­tra lo vul­ne­ra­ble que uno pue­de ser.

La vida es­tá he­cha de quie­bres y la cues­tión es in­ten­tar re­en­con­trar el sen­ti­do de nues­tra exis­ten­cia. El de­to­nan­te pue­de ser di­fe­ren­te, pe­ro to­dos pa­sa­mos por es­tas re­fle­xio­nes in­ter­nas en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das. Y es ahí don­de te te­nés que re­cons­truir. Des­cu­brí que la vida no se com­pra.

Tra­to de sa­lir acom­pa­ña­da por­que, en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des, si me sa­can de mis ru­ti­nas o re­co­rri­dos ha­bi­tua­les, me pier­do. Mis hi­jas Se­le­ne (19), Ca­mi­la (17) y Nu­ria (13) me tie­nen una pa­cien­cia in­fi­ni­ta y me ayu­dan mu­cho, al igual que mi ma­ri­do, Eduar­do, mi sos­tén afec­ti­vo y mi gran ami­go de la vida.

La se­gun­da vez que tu­ve un ACV fue en 2013. Es­ta­ba vien­do te­le­vi­sión con mi fa­mi­lia en mi ca­sa y me in­ter­na­ron en UTI de nue­vo.

En mi pe­río­do de re­cu­pe­ra­ción, tam­bién me pu­se a res­tau­rar mue­bles con mi es­po­so, que tie­ne una ca­sa de an­ti­güe­da­des. Es fun­da­men­tal la ca­pa­ci­dad de adap­tar­nos y reaco­mo­dar­nos con lo que la vida nos pro­po­ne.

La úni­ca cer­te­za de la vida es la muer­te, pe­ro no des­de una pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va, sino des­de lo po­si­ti­vo: lo im­por­tan­te es vi­vir en el pre­sen­te.

El nom­bre de la no­ve­la que pu­bli­qué es In­mar­ce­si­ble y es­ta pa­la­bra sig­ni­fi­ca “lo que nun­ca se pue­de mar­chi­tar” y siem­pre es­tá vi­vo y pleno. El per­so­na­je prin­ci­pal es Alon­dra, quien re­fle­ja lo que me pa­só a mí.

Con to­do lo que me pa­só apren­dí a dis­fru­tar de las co­sas que me ha­cen bien, a bus­car la ple­ni­tud y no el éxi­to, por­que lo más im­por­tan­te es la paz in­ter­na.

Tam­bién apren­dí a tra­tar de sol­tar el pa­sa­do: hay que en­fo­car­se en el pre­sen­te, el fu­tu­ro no exis­te. Me di cuen­ta de que no pue­do to­do, aflo­jé la au­to­exi­gen­cia. Es­tu­ve en una char­la en Al­ma, la Aso­cia­ción de Lu­cha con­tra el Alz­hei­mer y les ofre­cí mi li­bro pa­ra las per­so­nas y fa­mi­lia­res con es­ta en­fer­me­dad. Es muy im­por­tan­te que una per­so­na ten­ga he­rra­mien­tas pa­ra so­bre­lle­var­la.

BRA­VO) (NI­CO­LÁS

De­but. Ka­ri­na Krenn con su pri­me­ra no­ve­la, la cual pre­sen­ta­rá el miér­co­les 20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.