La sa­lud en pan­ta­lla

Las pres­ta­cio­nes vir­tua­les per­mi­ten aten­der a pa­cien­tes en si­tios ale­ja­dos de los cen­tros de asis­ten­cia.

Salud - - SALUD + VOCES - Ro­sa­na Gue­rra

La aten­ción y mo­ni­to­reo re­mo­to de pa­cien­tes es una de las pro­me­sas de la ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca, pe­ro su ex­pan­sión ofre­ce ma­ti­ces que es pre­ci­so ana­li­zar pa­ra avan­zar en es­ta ten­den­cia.

El te­ma ins­pi­ró la di­ser­ta­ción “Nue­vos abor­da­jes; la te­le­me­di­ci­na co­mo he­rra­mien­ta pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so a los cen­tros de ex­ce­len­cia”, que es­tu­vo a car­go de Ga­briel Bar­ba­ga­llo, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ci­vil de Ac­ti­vi­da­des Mé­di­cas In­te­gra­das (Aca­mi) y de la Aso­cia­ción ci­vil de Te­le­me­di­ci­na en Ar­gen­ti­na. La char­la se desa­rro­lló du­ran­te el 20º Con­gre­so Ar­gen­tino de Sa­lud que se reali­zó a fi­nes de agos­to en Cór­do­ba y que or­ga­ni­zó la en­ti­dad que en­ca­be­za.

Bar­ba­ga­llo, quien ade­más es ge­ren­te de Os­de, se re­fi­rió a los apor­tes de la te­le­me­di­ci­na co­mo he­rra­mien­ta que fa­ci­li­ta una ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad a los ser­vi­cios mé­di­cos a tra­vés de pres­ta­cio­nes que se rea­li­zan en for­ma vir­tual. Sin em­bar­go, tam­bién con­si­de­ró que el nue­vo es­ce­na­rio de la vir­tua­li­dad en el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na plan­tea una se­rie de desafíos y ba­rre­ras pa­ra su­pe­rar.

“Des­de Hi­pó­cra­tes has­ta la ac­tua­li­dad, es­tu­vi­mos acos­tum­bra­dos a que el mé­di­co es­té a los pies de la ca­ma o le to­me la mano a un pa­cien­te. En­ton­ces, pa­sar a una si­tua­ción de vir­tua­li­dad, ge­ne­ra una se­rie de ba­rre­ras pa­ra su­pe­rar par­ti­cu­lar­men­te en los mis­mos pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na”, re­co­no­ció Bar­ba­ga­llo.

En­tre las ba­rre­ras, el es­pe­cia­lis­ta men­cio­nó, en pri­mer lu­gar, a las re­gu­la­to­rias. “En Ar­gen­ti­na, to­da­vía no exis­te re­gu­la­ción pa­ra la te­le­me­di­ci­na”, se­ña­ló al res­pec­to. “Hay que de­ter­mi­nar cuál es la ju­ris­dic­ción de es­tas nue­vas prác­ti­cas de sa­lud”, gra­fi­có. En se­gun­do lu­gar, men­cio­nó a las ba­rre­ras cul­tu­ra­les, que iden­ti­fi­có prin­ci­pal­men­te co­mo la re­sis­ten­cia de los pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na. En ter­cer lu­gar, alu­dió a las ba­rre­ras eco­nó­mi­cas, pre­su­pues­ta­rias y tec­no­ló­gi­cas.

“Las he­rra­mien­tas te­le­mé­di­cas per­mi­ten la ac­ce­si­bi­li­dad con tec­no­lo­gía mé­di­ca dis­po­ni­ble a per­so­nas que vi­ven o tra­ba­jan en zo­nas ale­ja­das de los cen­tros de asis­ten­cia”, ex­pli­có Bar­ba­ga­llo. Ase­gu­ró que tam­bién me­jo­ran la ca­li­dad asis­ten­cial y per­mi­ten ven­cer fron­te­ras geo­grá­fi­cas, al tiempo que dis­mi­nu­yen los des­pla­za­mien­tos in­ne­ce­sa­rios de per­so­nas. Afir­mó, asi­mis­mo, que re­pre­sen­tan una al­ter­na­ti­va pa­ra op­ti­mi­zar re­cur­sos, pre­ve­nir erro­res de los mé­di­cos y ace­le­rar los pro­ce­sos de co­no­ci­mien­to del pa­cien­te.

Pa­ra ilus­trar, re­cor­dó que Ar­gen­ti­na tie­ne 2,7 mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos y es el oc­ta­vo país con ma­yor su­per­fi­cie del mun­do, pe­ro hay áreas con una ba­ja den­si­dad po­bla­cio­nal. “Uno de los pro­ble­mas es que las per­so­nas es­tán dis­tri­bui­das de ma­ne­ra muy he­te­ro­gé­nea, pues el 70 por cien­to de los ha­bi­tan­tes es­tán en cuatro ciu­da­des: Bue­nos Ai­res (y Gran Bue­nos Ai­res), Cór­do­ba (con Gran Cór­do­ba), Ro­sa­rio y Mendoza”, se­ña­ló. La den­si­dad po­bla­cio­nal ron­da los 14 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tros cua­dra­do, mien­tras que cual­quier país eu­ro­peo tie­ne en­tre 100 y 200 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Fi­nal­men­te, la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res tie­ne 23 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do. “En­ton­ces, el desafío es cómo lle­gar con la mis­ma ca­li­dad a un afi­lia­do que vi­ve en ciu­dad de Bue­nos Ai­res y a otro pa­cien­te que vi­ve en San­ta Cruz en el me­dio de la Pu­na de Ata­ca­ma”, dis­tin­guió.

En­ve­je­ci­mien­to

Bar­ba­ga­llo lla­mó a te­ner en cuen­ta que la ne­ce­si­dad de se­gui­mien­to de pa­cien­tes tam­bién su­fri­rá cam­bios por dos va­ria­bles aso­cia­das: el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la trans­for­ma­ción de en­fer­me­da­des mor­ta­les en cró­ni­cas. “Es­ta si­tua­ción ha­ce que ca­da vez exis­tan más gru­pos de pa­cien­tes vul­ne­ra­bles que re­quie­ren un mo­ni­to­reo con­ti­nuo”, sub­ra­yó.

Resaltó que es clave saber iden­ti­fi­car la po­bla­ción vul­ne­ra­ble, per­so­nas con ma­yor fra­gi­li­dad y de­pen­den­cia, a lo cual se su­ma la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des cró­ni­cas que ge­ne­ran más cos­tos.

La edu­ca­ción a dis­tan­cia tam­bién es una opor­tu­ni­dad. “Hoy, el mejor es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía pa­ros­có­pi­ca puede en­se­ñar­nos a ope­rar o a me­jo­rar la téc­ni­ca a tra­vés de un si­mu­la­dor”, ejem­pli­fi­có. Fi­nal­men­te, afir­mó que la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca es un ejem­plo de cómo se puede apli­car la te­le­me­di­ci­na a un tra­ta­mien­to.

(RAI­MUN­DO VI­ÑUE­LAS)

Di­ser­ta­ción. El pre­si­den­te de Aca­mi du­ran­te la úl­ti­ma edi­ción del Con­gre­so Ar­gen­tino de Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.