Co­mer co­mo un duen­de

Salud - - NOVEDADES + SALUD - LUIS HE­RE­DIA

Adi­fe­ren­cia del an­gu­rrien­to ser hu­mano de épo­cas pa­sa­das, las mu­je­res y va­ro­nes mo­der­nos ti­ra­ni­za­dos por la ima­gen per­so­nal y preo­cu­pa­dos por la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, la ca­li­dad de vi­da, el trán­si­to len­to, et­cé­te­ra, pres­tan es­pe­cial in­te­rés a la die­ta dia­ria co­mo for­ma de sen­tir­se bien y es­tar en ar­mo­nía con su or­ga­nis­mo y el universo mis­mo (ca­be acla­rar que tam­bién es­tán las mu­je­res y hom­bres mo­der­nos, pe­ro del ti­po om­ní­vo­ro que co­men sin mi­ra­mien­tos ni me­di­da co­mo en los bue­nos tiempos).

Hay die­tas de to­do ti­po, re­co­men­da­cio­nes de ali­men­tos sa­lu­da­bles, prohi­bi­cio­nes de man­ja­res in­sa­lu­bres, cálculos ca­ló­ri­cos y úl­ti­ma­men­te se es­tá pres­tan­do aten­ción a la in­ges­ta ali­men­ti­cia ja­po­ne­sa que lo­gra ni­po­nes del­ga­dos y cen­te­na­rios. Pe­ro quie­nes bus­can es­tos be­ne­fi­cios (es­bel­tez y lon­ge­vi­dad) es­tán con­cen­tran­do su aten­ción en for­mas ca­da vez más exó­ti­cas de ali­men­ta­ción, y el ejem­plo más con­tun­den­te es el cre­cien­te in­te­rés en la die­ta de los duen­des, ba­sa­do en el con­cep­to an­ces­tral de que “no hay gno­mos gor­dos” y en que, ade­más, son su­ma­men­te lon­ge­vos (vi­ven más de 500 años se­gún re­ve­la­ra ya ha­ce tiempo el al­qui­mis­ta Pa­ra­cel­so).

No hay de­ma­sia­do se­cre­to en el ré­gi­men ali­men­ti­cio de es­tos es­cu­rri­di­zos se­res, es­pe­cial­men­te en los que ha­bi­tan en los bos­ques: se ato­si­gan sin re­mor­di­mien­to con fru­tas sil­ves­tres, die­ta que pa­re­ce ser la ba­se de su lar­ga y sa­lu­da­ble exis­ten­cia. Tal co­mo lo an­ti­ci­pa­ba Luis Al­ber­to Spi­net­ta cuan­do can­ta­ba “di­cen que en es­te va­lle los du­raz­nos son de los duen­des”, es­tas en­ti­da­des de los bos­ques ba­san su ali­men­ta­ción en arán­da­nos, gro­se­llas, mo­ras y fram­bue­sas, en­tre otras va­rie­da­des que abun­dan en los bos­ques en­can­ta­dos.

“Pa­ra quien no es­tá acos­tum­bra­do a la fru­ta, y en es­pe­cial a es­tas va­rie­da­des sil­ves­tres, la mejor for­ma de co­men­zar con la ‘Die­ta de los Duen­des’, es con­su­mir he­la­dos de arán­dano, de gro­se­lla o de fru­tos del bos­que pa­ra em­pe­zar a fa­mi­lia­ri­zar­se con es­tos sa­bo­res agres­tes”, ex­pli­ca el im­pul­sor de es­ta ten­den­cia en la re­gión, el nu­tri­cio­nis­ta Car­los El­fo. Cla­ro es­tá que pa­ra lo­grar es­te pa­so tam­bién de­ben ven­cer­se al­gu­nos ta­búes, ya que no po­cos con­su­mi­do­res de he­la­do con anacró­ni­cos con­cep­tos ma­chis­tas con­si­de­ran po­co vi­ri­les es­tos sa­bo­res, ne­gán­do­se a so­li­ci­tar­los y con­su­mir­los, al me­nos en pú­bli­co.

Des­de ám­bi­tos de go­bierno, en tan­to, se nie­ga ta­jan­te­men­te que una die­ta en ba­se a fru­tos sil­ves­tres pue­da pro­lon­gar la vi­da. “Puede ser sa­lu­da­ble, no lo ne­ga­mos, pe­ro de ahí a que ge­ne­re una so­bre­vi­da de 500 años no es­tá pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te. Me atre­ve­ría a afir­mar que es­ta­mos an­te un ca­so fla­gran­te de pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa”, ase­gu­ra un fun­cio­na­rio nacional. Des­de la otra ve­re­da, los de­fen­so­res de la Die­ta de los Duen­des sos­tie­nen que de­trás de es­ta po­si­ción “ne­ga­cio­nis­ta” del go­bierno hay una sen­sa­ción de pá­ni­co por­que co­lap­sa­ría el sis­te­ma pre­vi­sio­nal. “La otra po­si­bi­li­dad es cam­biar el ré­gi­men y que los tra­ba­ja­do­res se ju­bi­len co­mo mí­ni­mo a los 350 años pa­ra las mu­je­res y 370 pa­ra los va­ro­nes”, ex­pli­ca el nu­tri­cio­nis­ta El­fo.

Son va­rios los ini­cia­dos en la die­ta de las fru­tas sil­ves­tres que ya ex­pe­ri­men­tan cam­bios en sus vi­das, co­mo una ten­den­cia a ocul­tar­se, a es­con­der ob­je­tos o a deam­bu­lar de no­che por sus ca­sas pro­du­cien­do ex­tra­ños rui­dos. ¿Es­ta­rá sur­gien­do una nueva va­rie­dad de duen­des do­més­ti­cos?

Fe­nó­meno. Hay die­tas ins­pi­ra­das en to­do ti­po de po­bla­ción lon­ge­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.