Los vi­deo­jue­gos co­mo ins­tru­men­tos pa­ra la sa­lud

El se­cre­ta­rio de la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na de Vi­deo­jue­gos, Agus­tín Pérez Fer­nán­dez, ex­pli­ca cómo se pue­den usar es­tos desa­rro­llos pa­ra un am­plio aba­ni­co de te­má­ti­cas so­cia­les.

Salud - - SALUD + ASÍ LO VIVO - Ale­jan­dra Be­re­sovsky abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar En­via­da es­pe­cial a Bue­nos Ai­res

Agus­tín Pérez Fer­nán­dez na­ció en Bue­nos Ai­res en 1984 y es artista mul­ti­me­dia y desa­rro­lla­dor de vi­deo­jue­gos in­de­pen­dien­tes. Es, ade­más, se­cre­ta­rio de la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na de Vi­deo­jue­gos (Fun­dav), una aso­cia­ción jo­ven, con ape­nas un año de tra­yec­to­ria con es­ta con­fi­gu­ra­ción, aun­que ya ac­tua­ba co­mo co­lec­ti­vo an­tes de es­te pro­ce­so de for­ma­li­za­ción.

En­tre sus pro­yec­tos, el nu­clea­mien­to pro­mue­ve el desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos que con­tri­bu­yan a ins­ta­lar o fo­men­tar es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles, des­de una pers­pec­ti­va de in­clu­sión. En ese plan, rea­li­za o par­ti­ci­pa en alian­zas es­tra­té­gi­cas con or­ga­nis­mos que tra­ba­jan en in­ves­ti­ga­ción y pro­mo­ción de de­re­cho a la sa­lud, co­mo la Fun­da­ción Hués­ped, en cu­yo úl­ti­mo sim­po­sio cien­tí­fi­co par­ti­ci­pó co­mo par­ti­ci­pan­te de un pa­nel. Uno de los jue­gos que na­ció de esas unio­nes es El re­ga­lo per­fec­to ,a tra­vés del cual se alien­ta a apren­der a ele­gir un re­ga­lo en fun­ción de los gus­tos de quien lo va a re­ci­bir, más allá de los es­te­reo­ti­pos aso­cia­dos al gé­ne­ro.

“In­ten­ta­mos cre­cer en el pro­yec­to de acer­car los vi­deo­jue­gos a la co­mu­ni­dad”, ex­pli­có a La Voz Pérez Fer­nán­dez, quien plan­tea la im­por­tan­cia de no pen­sar en los vi­deo­jue­gos ex­clu­si­va­men­te co­mo en­tre­te­ni­mien­to pu­ro, sino tam­bién co­mo “ex­pre­sión cul­tu­ral y he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca”. El desa­rro­lla­dor re­ve­ló que, pa­ra ello, pi­den ase­so­ra­mien­to a ex­per­tos, co­mo Gra­cie­la Es­nao­la, psi­co­pe­da­go­ga y doc­to­ra en Pe­da­go­gía, do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Nacional de Tres de Fe­bre­ro. “Siem­pre in­ten­ta­mos apo­yar, in­ves­ti­gar y ver de qué for­ma in­cen­ti­var pa­ra que en el fu­tu­ro se uti­li­cen más a los vi­deo­jue­gos co­mo he­rra­mien­tas”, ex­pli­có.

Des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do en em­pre­sas co­mo la tec­no­ló­gi­ca ar­gen­ti­na Glo­bant, Pérez Fer­nán­dez tie­ne aho­ra un em­pren­di­mien­to pro­pio, lla­ma­do Chi­man­go Ga­mes jun­to a los tam­bién desa­rro­lla­do­res Adrian Gonzalez y Clau­dio Gri­glio, ac­ti­vi­dad que com­par­te con su la­bor co­mo pro­mo­tor de una ex­pan­sión del uso so­cial de los vi­deo­jue­gos. “Lo que la ma­yo­ría de las per­so­nas ve en ellos es que es­tán ins­pi­ra­dos en fút­bol o deportes en ge­ne­ral y co­sas muy vio­len­tas. Eso ale­ja a una enor­me ma­sa de pú­bli­co po­ten­cial. Hay mu­chos vi­deo­jue­gos que in­ten­tan hacer otras co­sas. Que pro­cu­ran ex­pre­sar otras co­sas, más com­ple­jas o más per­so­na­les”, en­fa­ti­zó.

Ex­plo­ra­cio­nes

Co­mo ejem­plo de vi­deo­jue­gos per­so­na­les, que pue­den atraer e in­fluir so­cial­men­te, men­cio­na a un desa­rro­llo so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro que creó Flo­ren­cia Rum­pel Rodríguez. “Ha­bía ge­ne­ra­do tal im­pac­to en las re­des so­cia­les que fue lo que hi­zo que la Fun­da­ción Hués­ped di­je­ra: ‘Ah, qué in­tere­san­te es­to de to­mar los vi­de- ojue­gos des­de otro pun­to de vis­ta, con otras te­má­ti­cas’”.

Uno de los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios de em­plear vi­deo­jue­gos pa­ra au­men­tar la com­pren­sión de distintas te­má­ti­cas so­cia­les es que per­mi­te, aun­que sea tem­po­ral­men­te, co­lo­car­se en la si­tua­ción de una per­so­na o co­lec­ti­vo so­cial so­bre el cual es im­por­tan­te co­no­cer más pa­ra re­du­cir pre­jui­cios. So­bre eso, Pérez Fer­nán­dez ci­ta al ita­liano Pao­lo Pe­der­ci­ni, desa­rro­lla­dor e in­ves­ti­ga­dor, quien ana­li­za la re­la­ción en­tre en­tre­te­ni­mien­to elec­tró­ni­co e ideo­lo­gía. “Pe­der­ci­ni ha­bla de los vi­deo­jue­gos co­mo for­ma­to de apren­di­za­je de sis­te­mas. Has­ta aho­ra no te­nía­mos una me­to­do­lo­gía que co­mu­ni­que bien un sis­te­ma, co­mo por ejem­plo, cómo fun­cio­na un go­bierno. Vos po­dés leer cómo fun­cio­na un go­bierno, pe­ro si no ex­pe­ri­men­tás cómo fun­cio­na un sis­te­ma, cómo es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos to­dos los or­ga­nis­mos, qui­zá no lo en­ten­dés”, se­ña­ló el se­cre­ta­rio de Fun­dav. Y con­ti­nuó: “Los vi­deo­jue­gos te pue­den acer­car a en­ten­der cómo funcionan los sis­te­mas, in­vo­lu­crar­te per­so­nal­men­te den­tro de una pro­ble­má­ti­ca en par­ti­cu­lar”.

Pa­ra ilus­trar, re­cuer­da el vi­deo­jue­go de 2013 Pa­pers, plea­se, am­bien­ta­do en un país de pos­gue­rra en 1982, en el cual el ju­ga­dor asu­me el rol de un ofi­cial de in­mi­gra­ción que tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes so­bre el in­gre­so de per­so­nas en la fron­te­ra, con los di­le­mas morales que eso puede con­lle­var. El jue­go es com­ple­jo por­que no in­clu­ye so­lo la va­ria­ble de acep­tar o no el pa­so a par­tir del cum­pli­mien­to de nor­mas le­ga­les, sino la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del agen­te, al obli­gar a ad­mi­nis­trar el pre­su­pues­to que par­te de los ingresos, las po­si­bles mul­tas por mal ejer­ci­cio de las fun­cio­nes y has­ta el co­bro de coimas.

“El jue­go te po­ne en un rol, en­ton­ces, vos lo sen­tís. Y no es lo mis­mo sen­tir­lo co­mo ex­pec­ta­dor, que sen­tir­lo co­mo ju­ga­dor. No es lo mis­mo que al­guien te cuen­te una si­tua­ción, a que vos la vi­vas. La em­pa­tía en vi­deo­jue­gos pa­ra mí es mu­cho más gran­de de lo que puede ge­ne­rar en em­pa­tía cual­quier otro me­dio de co­mu­ni­ca­ción”, con­clu­yó Pérez Fer­nán­dez.

“EL JUE­GO TE PO­NE EN UN ROL, EN­TON­CES, VOS LO SEN­TÍS. Y NO ES LO MIS­MO SEN­TIR­LO CO­MO ES­PEC­TA­DOR QUE CO­MO JU­GA­DOR”, ASE­GU­RA AGUS­TÍN PÉREZ FER­NÁN­DEZ.

Ejem­plos. Al­gu­nos de los tí­tu­los crea­dos y lan­za­dos en con­jun­to con la Fun­da­ción Hués­ped.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.