Re­gur­gi­ta­ción: cuán­do consultar al mé­di­co

Pue­de ser un tras­torno fun­cio­nal y el pediatra pue­de in­di­car el tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la cro­ni­ci­dad del cua­dro.

Salud - - SALUD + PEDIATRÍA -

Uno de ca­da tres be­bés tie­ne re­gur­gi­ta­cio­nes por re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co fi­sio­ló­gi­co, es de­cir, el mo­vi­mien­to del con­te­ni­do gás­tri­co ha­cia el esó­fa­go y a ve­ces in­clu­so la bo­ca.

Es un sín­to­ma fre­cuen­te, que ocu­rre prin­ci­pal­men­te en los pri­me­ros me­ses de vi­da y va me­jo­ran­do con el cre­ci­mien­to del be­bé. No re­pre­sen­tan ma­yor gra­ve­dad, pe­ro pue­den aso­ciar­se a cua­dros de irri­ta­bi­li­dad, tras­tor- nos del sue­ño y llanto per­sis­ten­te, lo que pue­de ge­ne­rar un ele­va­do im­pac­to emo­cio­nal en el res­to de la fa­mi­lia.

La con­sul­ta mé­di­ca, pue­de im­pe­dir com­pli­ca­cio­nes y ayu­dar en la ca­li­dad de vi­da del be­bé y de su fa­mi­lia, se­gún in­for­mó a La Voz Jai­me Al­fon­so Ra­mí­rez Ma­yans, mé­di­co pediatra es­pe­cia­lis­ta en gas­tro­en­te­ro­lo­gía y nu­tri­ción, Je­fe del De­par­ta­men­to de Gas­tro­en­te­ro­lo­gía y Nu­tri­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pe­dia­tría de Mé­xi­co.

“Gra­cias a la di­fu­sión aca­dé­mi­ca con­ti­nua, las com­pli­ca­cio- nes aso­cia­das a es­te tras­torno se de­tec­tan con ma­yor fre­cuen­cia”, aña­dió.

“Ha­bla­mos de re­gur­gi­ta­ción co­mo tras­torno fun­cio­nal cuan­do es­ta si­tua­ción se pre­sen­ta de ma­ne­ra cró­ni­ca, no an­te un epi­so­dio ais­la­do”, ex­pli­có Ra­mí­rez Ma­yans.

“De­be­mos di­fe­ren­ciar bien la re­gur­gi­ta­ción –o re­flu­jo– del vó­mi­to, ya que en la pri­me­ra el be­bé lo ha­ce sin dar­se cuen­ta y sin es­fuer­zo, mien­tras que el vó­mi­to re­quie­re de es­fuer­zo y oca­sio­na do­lor”, aña­dió el pediatra me­ji­cano.

Ad­ver­tir. Cuan­do el ali­men­to vuel­ve del es­tó­ma­go a la bo­ca con fre­cuen­cia y sin es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.