Pis­ci­nas pan­tano

Salud - - SALUD + NOVEDADES Y HUMOR - luis He­re­dia

Con la lle­ga­da de los pri­me­ros días de tem­pe­ra­tu­ras por en­ci­ma de los 20 gra­dos, mu­chos de quie­nes re­si­den en ca­sas aso­man tí­mi­da­men­te la na­riz por la puer­ta tra­se­ra y re­des­cu­bren el jar­dín. Y no só­lo eso, ya que con sor­pre­sa, al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos ad­vier­ten que, en me­dio de es­ta su­per­fi­cie aho­ra yer­ma, exis­te una pis­ci­na que re­mi­te a no tan le­ja­nos cha­pu­zo­nes ve­ra­nie­gos es­qui­van­do bo­yas, ca­mas de agua y flo­ta­do­res en un agua cui­da­da y cris­ta­li­na.

En­tu­sias­ma­dos con es­ta re­ve­la­ción, pron­to ad­vier­ten con de­cep­ción que le­jos de aque­llas aguas trans­pa­ren­tes de di­ciem­bre, la pi­le­ta aho­ra con­tie­ne mi­les de li­tros de un flui­do ver­de esmeralda, es­pe­so, ca­si ge­la­ti­no­so, en el que flo­tan mus­gos y lí­que­nes, con una ca­pa de me­dio me­tro de li­mo en su fon­do, don­de tam­bién se de­po­si­tan ra­mas y mi­les de ho­jas en des­com­po­si­ción, ade­más de pa­pe­les y bol­sas traí­dos por los fríos vien­tos del in­vierno.

Es­ta pos­tal ho­ga­re­ña del Ria­chue­lo por­te­ño fun­cio­na ade­más co­mo ri­quí­si­mo eco­sis­te­ma en el que flo­re­cen una am­plia va­rie­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos y es­pe­cies sub­acuá­ti­cas (es­ca­ra­ba­jos de agua, lar­vas de mos­qui­tos y li­bé­lu­las, re­na­cua­jos, hue­vos de cai­mán, et­cé­te­ra) y tam­bién al­gu­nas for­mas de vi­da to­tal­men­te nue­vas que se han desa­rro­lla­do du­ran­te el in­vierno y que por lo tan­to no es­tán ca­ta­lo­ga­das aún por la zoo­lo­gía (*).

Caer ac­ci­den­tal­men­te en una pis­ci­na con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas o arro­jar­se vo­lun­ta­ria­men­te en ella (ge­ne­ral­men­te de­bi­do a una apues­ta o pa­ra su­bir el vi­deo a las re­des so­cia­les), es­tá ab­so­lu­ta­men­te con­tra­in­di­ca­do por­que pue­de ge­ne­rar se­rias con­se­cuen­cias pa­ra sa­lud: ser atra­pa­do por al­gu­na cria­tu­ra des­co­no­ci­da que anide en la par­te hon­da, pa­de­cer claus­tro­fo­bia e in­clu­so su­frir mu­ta­cio­nes de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción. En el hi­po­té­ti­co ca­so de un cha­pu­zón, el su­je­to res­ca­ta­do de­be ser ro­cia­do de in­me­dia­to con agua con de­ter­gen­te a al­ta pre­sión con una hi­dro­la­va­do­ra (pa­ra eli­mi­nar los res­tos de mus­gos y mi­cro­or­ga­nis­mos más ad­he­ri­dos), y lue­go de­sin­fec­tar su su­per­fi­cie corporal con un esponja hu­me­de­ci­da en clo­ro sin di­luir has­ta que que­de blan­co co­mo un es­pec­tro.

Co­mo de­rro­char el agua no es co­rrec­to y arro­jar aguas en ese es­ta­do a la ca­lle pue­de ge­ne­rar al­gún ti­po de al­za­mien­to ba­rrial, en lu­gar de re­cu­rrir al desago­te, el pro­pie­ta­rio afron­ta el desafío de re­cu­pe­rar esas aguas, pu­ri­fi­cán­do­las y vol­vién­do­las trans­pa­ren­tes y sa­nas, li­bres de hon­gos y bac­te­rias co­mo lo re­quie­re su uso co­ti­diano sin ries­gos pa­ra la sa­lud.

Es una ta­rea ardua, pe­ro fun­da­men­tal ya que sig­ni­fi­ca ni más ni me­nos que eli­mi­nar un fo­co in­fec­cio­so en el co­ra­zón de la ca­sa, evi­tar que la pis­ci­na se con­vier­ta en un es­te­ro o hu­me­dal que pue­da tra­gar­se to­da la ca­sa. Lo más re­co­men­da­do es un tra­ta­mien­to de “cho­que” que re­quie­re la uti­li­za­ción de li­tros de clo­ro, cla­ri­fi­ca­do­res, al­gui­ci­das, har­po­nes pa­ra li­diar con po­ten­cia­les es­pe­cies agre­si­vas. En ca­so de que la can­ti­dad de li­mo su­pere la ca­pa­ci­dad del lim­pia­fon­do se de­be­rá re­cu­rrir a un dra­ga­do.

Y nun­ca hay que per­der de vis­ta el ac­tua­li­za­do ejem­plo his­tó­ri­co de que el Ria­chue­lo no se lim­pia en mil días.

(*) Es re­co­men­da­ble co­lo­car una red al­re­de­dor de la pis­ci­na­pan­tano pa­ra evi­tar que po­si­bles es­pe­cí­me­nes an­fi­bios des­co­no­ci­dos pue­dan sa­lir del agua es­tan­ca­da e in­gre­sar rep­tan­do en la ca­sa con con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles den­tro del ho­gar.

Eco­sis­te­ma. En él pue­den flo­re­cer es­pe­cies sub­acuá­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.