“Los pa­cien­tes son ac­to­res im­por­tan­tes en la ge­ne­ra­ción del co­no­ci­mien­to”

El fla­man­te edi­tor de “The Lan­cet Neu­ro­logy” en es­pa­ñol afir­ma que la epi­de­mia del si­da fue una bi­sa­gra que am­plió el ac­ce­so y la crea­ción de agen­da en el sa­ber cien­tí­fi­co.

Salud - - NOVEDADES - A. B. abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Las re­vis­tas cien­tí­fi­cas son una pie­za cla­ve en el pro­ce­so de cons­truc­ción y trans­mi­sión de co­no­ci­mien­to. En me­dio del rui­do que re­pre­sen­ta la am­pli­fi­ca­ción de in­for­ma­cio­nes fal­sas, re­pli­ca­das a tra­vés de re­des so­cia­les y otros so­por­tes po­pu­la­res, cons­ti­tu­yen, ade­más, una suer­te de prue­ba de ca­li­dad y ve­ra­ci­dad.

Ese va­lor ha con­ver­ti­do a al­gu­nas de es­tas publicaciones en un mo­de­lo de éxi­to que se tra­du­jo en una ex­pan­sión. A par­tir del pa­ra­guas de una “mar­ca ma­dre”, han sur­gi­do otras eti­que­tas. Una de las más re­co­no­ci­das de ese mer­ca­do, la bri­tá­ni­ca The Lan­cet, fun­da­da en 1823, tie­ne dis­tin­tas edi­cio­nes re­la­cio­na­das con es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas co­mo on­co­lo­gía, en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, me­di­ci­na res­pi­ra­to­ria, sa­lud ge­ne­ral, dia­be­tes y en­do­cri­no­lo­gía y neu­ro­lo­gía.

Aho­ra, ade­más, ha lan­za­do tí­tu­los en otros idio­mas. Es el ca­so de The Lan­cet Neu­ro­logy, que des­de agos­to tie­ne una edi­ción en es­pa­ñol.

El ar­gen­tino Gustavo Sevlever, mé­di­co neu­ro­pa­tó­lo­go y director de Investigación y Docencia de Fleni, fue nom­bra­do edi­tor de la pu­bli­ca­ción en es­pa­ñol. En diá- lo­go con La Voz, Sevlever ex­pli­có que “el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de re­vis­tas cien­tí­fi­cas es enor­me, gi­gan­tes­co”. “En es­ta épo­ca de lo que se lla­ma ‘me­di­ci­na ba­sa­da en la evi­den­cia’ mo­du­lan lo que se ha­ce y lo que no se ha­ce en la me­di­ci­na”, aña­dió.

Con­sul­ta­do so­bre si una ver­sión en es­pa­ñol im­pli­ca­rá acer­car el pro­duc­to a otros pú­bli­cos, afir­mó que sig­ni­fi­ca­rá no so­lo la lle­ga­da a nue­vos lec­to­res, sino tam­bién “la pro­vi­sión de un re­cur­so mé­di­co”. “Ha su­ce­di­do algo muy cu­rio­so en re­la­ción con la difusión del co­no­ci­mien­to: la bi­blio­te­ca es un re­cur­so asis­ten­cial, pa­ra la ac­ti­vi­dad en el con­sul­to­rio, no so­lo de investigación”, afir­mó. Y com­ple­tó: “En­ton­ces, lo que te­ne­mos que en­se­ñar a nues­tros mé­di­cos re­si­den­tes es a dis­cri­mi­nar lo pu­bli­ca­do de bue­na ca­li­dad cien­tí­fi­ca, ya sea en in­glés o en es­pa­ñol, de lo que no lo es”.

Tam­bién hay otros pú­bli­cos, no mé­di­cos, que es­tán ali­men­tan­do el uni­ver­so de lec­to­res de es­tos tí­tu­los es­pe­cia­li­za­dos.

“Hoy, te­ne­mos un am­bien­te com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Yo di­ría que la epi­de­mia del si­da fue la bi­sa­gra que cam­bió pa­ra siempre el pa­ter­na­lis­mo que do­mi­na­ba cier­ta me­di­ci­na has­ta ese mo­men­to”, con­si­de­ró. Apun­tó que esa en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, que en al­gún mo­men­to fue con­si­de­ra­da si­nó­ni­mo de muer­te y hoy se ha con­ver­ti­do en una pa­to­lo­gía cró­ni­ca, alen­tó a que las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes im­pu­sie­ran una agen­da de investigación.

“Hoy, los pa­cien­tes son ac­to­res im­por­tan­tes en la ge­ne­ra­ción del co­no­ci­mien­to, en la dis­tri­bu­ción y en la difusión. Y eso los mé­di­cos lo te­ne­mos que te­ner en cuen­ta, por­que son ac­to­res que an­tes no es­ta­ban tan ac­ti­vos”, se­ña­ló. “Aho­ra sí lo son y es­tá bien que sea así, por­que son los que pa­de­cen, los que tie­nen la en­fer­me­dad y es co­rrec­to que sus in­tere­ses sean ex­pre­sa­dos en for­ma di­rec­ta por ellos”, agre­gó. “Los pa­cien­tes tie­nen de­re­chos y de­ben te­ner de­ci­sio­nes in­for­ma­das. Hoy, de­ci­den mu­chas co­sas so­bre sí mis­mos que an­tes otros de­ci­dían por ellos y de­be es­tar apo­ya­dos e in­for­ma­dos pa­ra to­mar esas de­ci­sio­nes”, con­clu­yó.

(FOTO: GENTILEZA CONICET)

Sevlever. En la se­de de la Fun­da­ción Fleni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.