Co­me­tas in­fec­cio­sos

Salud - - NOVEDADES Y HUMOR - LUIS HEREDIA

El cui­da­do de la sa­lud im­pli­ca cu­brir to­dos los fren­tes y to­mar re­cau­dos has­ta en las ac­ti­vi­da­des apa­ren­te­men­te más ino­cuas, co­mo es el ca­so de la atra­pan­te con­tem­pla­ción de co­me­tas, una suer­te de ca­rre­ra a los te­les­co­pios, los pris­má­ti­cos, los ca­ta­le­jos o los len­tes del abue­lo, ca­da vez que uno de es­tos bri­llan­tes vi­si­tan­tes es­pa­cia­les pa­sa cer­ca de nues­tro pla­ne­ta y se mues­tra en el es­pa­cio.

Su­ce­de que mu­chos cien­tí­fi­cos apo­yan la teo­ría de que los co­me­tas en su su­per­fi­cie he­la­da con­tie­nen más vi­rus y bac­te­rias que un de­rra­me cloa­cal, y que los es­par­cen a su pa­so, cau­san­do mor­tí­fe­ras epi­de­mias a lo lar­go de la his­to­ria hu­ma­na, lo que da­ría ba­se real a la an­ti­gua cer­te­za de que son “as­tros­mu­fas”, es de­cir que traen des­gra­cias cuando apa­re­cen.

Po­si­ble­men­te, es­ta fa­ma de los co­me­tas na­ció con uno que apa­re­ció en 1664 y cu­yo pa­so coin­ci­dió con la Gran Pes­te Lon­dres, que de­jó a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca con me­nos ha­bi­tan­tes que Chi­li­bros­te. El miedo re­sul­tan­te a las epi­de­mias de­ter­mi­nó que du­ran­te si­glos la gen­te co­rrie­ra a las igle­sias cuando apa­re­cía al­guno (no exis­tían to­da­vía los an­ti­bió­ti­cos), has­ta que los más can­che­ros em­pe­za­ron a tra­tar de su­pers­ti­cio­sos a los te­me­ro­sos y a mi­rar­los co­mo si fue­ran ma­yas ate­rro­ri­za­dos por los eclip­ses.

Ac­tual­men­te, la pre­sen­cia de un co­me­ta re­vis­te la con­di­ción de fe­nó­meno as­tro­nó­mi­co que de­be ser vis­to y quien no lo pre­sen­cia co­rre el ries­go de ser dis­cri­mi­na­do en el tra­ba­jo e in­clu­so en el seno fa­mi­liar.

“No de­ci­mos que cuando apa­rez­ca un co­me­ta no ha­ya que ver­lo, lo que sí pe­di­mos es que se to­men al­gu­nos re­cau­dos por­que no hay que per­der de vis­ta que son pe­li­gro­sos fo­cos in­fec­cio­sos cós­mi­cos. Hoy, po­de­mos afir­mar que los co­me­tas han cons­ti­tui­do his­tó­ri­ca­men­te un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio pa­ra la hu­ma­ni­dad”, ex­pli­ca el as­tro­fí­si­co Car­los Osa­ma­yor.

En­tre las me­di­das a to­mar pa­ra con­tem­plar sin ries­gos el pró­xi­mo co­me­ta se des­ta­can:

–Com­prar un tra­je NBQ (pa­ra pro­tec­ción nu­clear, bio­ló­gi­ca y quí­mi­ca), de po­li­pro­pi­leno, que con guan­tes y bo­tas in­clui­das ase­gu­ra un avis­ta­je se­gu­ro de co­me­tas y cual­quier otro bó­li­do que cru­ce por el es­pa­cio aé­reo de su pa­tio. Co­mo los co­me­tas pa­san ca­da muer­te de obis­po, el tra­je tam­bién se­rá muy útil pa­ra el ca­so en que Kim Jong Un se le­van­te cru­za­do y em­pie­ce a apre­tar bo­to­nes. Y co­mo si fue­ra po­co, tam­bién pue­de ser usa­do con mu­cho éxi­to en fies­tas de dis­fra­ces.

–Si el pre­su­pues­to no da pa­ra el tra­je NBQ, se pue­de pre­su­ri­zar la ca­sa co­lo­can­do cin­ta ad­he­si­va en los mar­cos de ven­ta­nas y puer­tas, y en­ce­rrar­se en ella mien­tras du­re el pa­so del co­me­ta in­fec­cio­so y has­ta una se­ma­na des­pués. Hay que al­ma­ce­nar ali­men­tos y lí­qui­dos (in­clui­da agua) su­fi­cien­tes.

–Por su­pues­to que nun­ca fal­tan los que pa­ra im­pre­sio­nar a al­gu­na chi­ca desafían to­da me­di­da de pro­fi­la­xis y se lan­zan a ver co­me­tas “a lo ma­cho”, es de­cir, sin nin­gún ti­po de pro­tec­ción, con los ries­gos que es­tas con­duc­tas te­me­ra­rias aca­rrean.

En di­ciem­bre de 2018, el co­me­ta 46 P se acer­ca­rá a una dis­tan­cia de equi­va­len­te a 30 ve­ces a la exis­ten­te en­tre la Tie­rra y la Lu­na. La cam­pa­ña de con­cien­ti­za­ción de­be em­pe­zar cuan­to an­tes, in­clui­da la re­co­men­da­ción de que, en ca­so de sen­tir al­gún ti­po de ma­les­tar des­pués del pa­so de un co­me­ta, se de­be con­sul­tar de in­me­dia­to al mé­di­co.

Ma­la fa­ma. Mu­chos cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que los co­me­tas es­par­cen vi­rus y bac­te­rias a su pa­so, lo que cau­sa­ría mor­tí­fe­ras epi­de­mias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.