Bac­te­rias que de­be­mos re­cu­pe­rar

Die­tas an­ces­tra­les man­tie­nen una co­mu­ni­dad mi­cro­bia­na in­tes­ti­nal ar­mó­ni­ca.

Salud - - PÁGINA DELANTERA -

La ex­pre­sión “es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción” a me­nu­do evo­ca imá­ge­nes de gran­des cria­tu­ras exó­ti­cas, ele­fan­tes, osos po­la­res o pan­das. Pe­ro hay otra ex­tin­ción que po­dría es­tar ocu­rrien­do en el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal, un con­jun­to de bac­te­rias y sus ge­nes que anidan en nues­tro in­tes­tino y que nos ayu­dan a man­te­ner­nos sa­nos, pe­ro que tam­bién nos pue­den ha­cer en­fer­mar.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Scien­ce, Jus­tin Son­nen­burg, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, sos­tu­vo que es­ta­mos per­dien­do va­lio­sos miem­bros de nues­tro mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal, a tal pun­to que al­gu­nas es­pe­cies ya des­apa­re­cie­ron. Es­tos in­ves­ti­ga­do­res tie­nen prue­bas de por­qué es­tá su­ce­dien­do es­ta muer­te si­len­cio­sa y su­gie­ren lo que po­de­mos ha­cer pa­ra re­ver­tir­lo. Cu­rio­sa­men­te, en­con­tra­ron la res­pues­ta en un gru­po de po­bla­do­res de Tan­za­nia: la tri­bu Had­za.

Los Had­za son una de las úl­ti­mas tri­bus de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res de nues­tro pla­ne­ta. Su mundo es de com­ple­ta li­ber­tad, al­go que la so­cie­dad mo­der­na ape­nas pue­de ima­gi­nar. Son al­re­de­dor de 2.200 per­so­nas, de los cua­les unos 200 se ali­men­tan de fru­tos sil­ves­tres, tu­bércu­los, miel y car­ne de ca­za, to­dos ali­men­tos que en­cuen­tran en el bos­que. No co­men ali­men­tos pro­ce­sa­dos ni de gran­jas.

Son­nen­burg y su equi­po ana­li­za­ron las bac­te­rias de mues­tras de de­po­si­cio­nes de los Had­za y las com­pa­ra­ron con las de 18 cul­tu­ras de 16 paí­ses al­re­de­dor del mundo. La ten­den­cia fue más que cla­ra: mien­tras más ale­ja­das es­ta­ban las die­tas de los re­gí­me­nes ali­men­ti­cios de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, ma­yor era la va­rie­dad de bac­te­rias que ha­bi­ta­ban en sus in­tes­ti­nos. La die­ta del mundo in­dus­tria­li­za­do –ba­ja en fi­bra y al­ta en azú­ca­res re­fi­na­dos– es­tá eli­mi­nan­do es­pe­cies bac­te­ria­nas.

Un mi­llón de años atrás

El ser hu­mano no apa­re­ció ais­la­do so­bre la Tie­rra pa­ra en­con­trar­se con otros mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vien­tes que lo pre­ce­die­ron, sino que fue evo­lu­cio­nan­do en con­jun­to con ellos, es de­cir, en sim­bio­sis. Los cam­bios so­cia­les que se su­ce­die­ron in­flu­ye­ron de for­ma po­si­ti­va ele­van­do la es­pe­ran­za de vi­da, pe­ro tu­vie­ron un cos­ta­do ne­ga­ti­vo al pre­dis­po­ner­lo a ad­qui­rir una se­rie de en­fer­me­da­des aso­cia­das con la pér­di­da del mi­cro­bio­ma.

“Co­no­cer la die­ta de los Had­za es in­tere­san­te pa­ra re­la­cio­nar­la a un mi­cro­bio­ma an­ces­tral sa­lu­da­ble, ya que és­tos pre­sen­tan me­nos es­trés in­mu­no­ló­gi­co y me­nos in­fla­ma­ción cró­ni­ca”, ex­pli­ca Emi­li­ano Sal­vuc­ci, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Cien­cia y Tec­no­lo­gía

de Ali­men­tos de Cór­do­ba (Icy­tac), “En el ca­mino de las eta­pas evo­lu­ti­vas del mi­cro­bio­ma, se per­die­ron es­pe­cies que de­fi­nían un equi­li­brio. Al rom­per­se es­ta ar­mo­nía, se ge­ne­ró una ma­yor pro­pen­sión a su­frir aler­gias, en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias co­mo Crohn y co­li­tis ul­ce­ro­sa, co­lon irri­ta­ble, dia­be­tes, obe­si­dad, en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes y tras­tor­nos del desa­rro­llo”, des­ta­ca Sal­vuc­ci.

Son­nen­burg en­con­tró otro dato no­ve­do­so: la com­po­si­ción del mi­cro­bio­ma de los Had­za os­ci­la con un ci­clo anual re­gu­lar y pre­de­ci­ble, es de­cir, se­gún la tem­po­ra­da y el ti­po de die­ta de la tri­bu. Du­ran­te la es­ta­ción se­ca, cuan­do los Had­za co­men mu­cha car­ne, al­gu­nas de las es­pe­cies bac­te­ria­nas des­apa­re­cen, pa­ra lue­go re­gre­sar en la tem­po­ra­da de llu­vias, cuan­do la die­ta con­sis­te en fru­tos del bos­que y miel.

Sal­vuc­ci des­ta­ca la im­por­tan­cia de es­te ha­llaz­go: “Po­ne en evi­den­cia có­mo la die­ta oc­ci­den­tal ge­ne­ra un mi­cro­bio­ma in­ca­paz de reac­cio­nar o res­ta­ble­cer el equi­li­brio an­te si­tua­cio­nes cam­bian­tes mien­tras que la de los Had­za los pro­vee de una ma­yor ca­pa­ci­dad fun­cio­nal”.

Es­to no quie­re de­cir que de­ba­mos co­men­zar a ali­men­tar­nos de raí­ces exó­ti­cas, fru­tos del bos­que y de la ca­za con la es­pe­ran­za de crear el equi­li­brio per­fec­to de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas en nues­tro in­tes­tino. Aun­que el víncu­lo en­tre mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal de los Had­za y sus más ba­jos ín­di­ces de en­fer­me­da­des sea cier­to, no es só­lo lo que co­men los Had­za, sino dón­de y có­mo es­tán co­mien­do.

Re­ver­si­ble

Sam Smits, del gru­po de Son­nen­burg, nos da una es­pe­ran­za. “Si bien las com­bi­na­cio­nes de es­pe­cies que ocu­pan el in­tes­tino son un con­jun­to re­du­ci­do, ca­da uno de no­so­tros aún pue­de im­pac­tar so­bre es­tas es­pe­cies y en su abun­dan­cia”, di­ce. Bue­na no­ti­cia: los cam­bios en el mi­cro­bio­ma de los que se­gui­mos una die­ta oc­ci­den­tal pue­den no ser per­ma­nen­tes.

Son­nen­burg apues­ta a la fi­bra die­té­ti­ca pa­ra tra­tar de traer de vuel­ta a las bac­te­rias des­apa­re­ci­das. Los Had­za con­su­men mu­cha fi­bra, ali­men­to vi­tal pa­ra las bac­te­rias in­tes­ti­na­les, por­que to­do el año co­men tu­bércu­los y fru­tos de la Adan­so­nia, un ár­bol que les pro­vee de al­re­de­dor de 100-150 gra­mos de fi­bra dia­ria, equi­va­len­te a muchas ta­zas de ce­rea­les in­te­gra­les.

La FAO y la OMS re­co­mien­dan cin­co por­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras pa­ra cu­brir los ne­ce­sa­rios 20 a 30 gra­mos de fi­bra die­té­ti­ca. En Ar­gen­ti­na, los va­lo­res es­tán muy por de­ba­jo, tan po­co co­mo 12 a 16 gra­mos al día.

La fi­bra die­té­ti­ca es­tá cons­ti­tui­da por car­bohi­dra­tos que no se di­gie­ren, por lo que lle­gan has­ta el co­lon don­de las bac­te­rias los me­ta­bo­li­zan pa­ra ge­ne­rar com­pues­tos que ali­men­tan a las cé­lu­las de la pa­red in­tes­ti­nal. Al co­mer po­ca fi­bra, las bac­te­rias usan los car­bohi­dra­tos de la pa­red in­tes­ti­nal y así la de­bi­li­tan.

Pa­ra Smits, al­gu­nas pér­di­das se­rían irre­ver­si­bles. “Lo de­mos­tra­mos en ra­to­nes, es­tos per­die­ron muchas de sus es­pe­cies bac­te­ria­nas cuan­do su ali­men­to era ba­jo en fi­bra. No só­lo eso: en cua­tro ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res al­gu­nas de las bac­te­rias de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción ya eran irre­cu­pe­ra­bles”.

Es­te re­sul­ta­do es si­mi­lar al que ha­lla­ron al com­pa­rar a los Had­za con los ha­bi­tan­tes de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos. “Sin em­bar­go –con­ti­núa– si uno se pro­po­ne mo­di­fi­car la die­ta ha­rá de su in­tes­tino un am­bien­te más ade­cua­do pa­ra fo­men­tar la di­ver­si­dad mi­cro­bia­na”.

“Una ma­ne­ra de me­jo­rar el equi­li­brio con nues­tros com­pa­ñe­ros evo­lu­ti­vos es “asil­ves­trar” nues­tra die­ta”, con­clu­ye Sal­vuc­ci. Son­nen­burg. En un re­por­ta­je del New York Ti­mes, fue al­go más ca­te­gó­ri­co: “Si no ali­men­tas tu mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal con fi­bra die­té­ti­ca, tu mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal se ali­men­ta­rá de ti”.

Di­me qué co­mes. Los in­te­gran­tes de la tri­bu es­tu­dia­da en Tan­za­nia po­seen un mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal mu­cho más ar­mó­ni­co que el de los oc­ci­den­ta­les.

Sin ar­mo­nía. La die­ta oc­ci­den­tal ge­ne­ra una ma­yor pro­pen­sión a su­frir aler­gias, en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias, co­lon irri­ta­ble, dia­be­tes y obe­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.