Ce­lu­la­res in­fec­cio­sos re­fle­xio­nes te­ra­péu­ti­cas luis He­re­dia

Salud - - SALUD + NOVEDADES -

Si us­ted ad­vier­te que le cues­ta vi­sua­li­zar men­sa­jes e imá­ge­nes en ge­ne­ral en su ce­lu­lar, com­pli­can­do se­ve­ra­men­te su co­mu­ni­ca­ción con la vein­te­na de gru­pos que in­te­gra, las po­si­bi­li­da­des del fe­nó­meno son dos: la pres­bi­cia es­tá ha­cien­do es­tra­gos o la pan­ta­lla de su apa­ra­to es­tá so­bre­car­ga­do de bac­te­rias, que si bien son di­mi­nu­tas, cuan­do se jun­tan ha­cen bul­to. Pre­ci­sa­men­te, es­ta su­per­po­bla­ción bac­te­rial en ce­lu­la­res cons­ti­tu­ye uno de los úl­ti­mos avan­ces de la cien­cia, ya que, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do, un apa­ra­to pue­de re­unir has­ta 600 bac­te­rias en su pan­ta­lla, es de­cir 30 veces más que las que se en­cuen­tran nor­mal­men­te en una ta­pa de inodo­ro.

La gra­ve­dad del te­ma es evi­den­te: es mu­cho más sa­lu­da­ble apo­yar el asien­to de un inodo­ro de un ba­ño pú­bli­co so­bre nues­tras ore­jas, que ha­cer­lo con nues­tro ce­lu­lar por más lu­jo­so, vis­to­so y avan­za­do tec­no­ló­gi­ca­men­te que sea. In­clu­so, si lo­gra­mos co­lo­car­le un chip, has­ta po­dría­mos lle­gar a co­mu­ni­car­nos con nues­tra ta­pa de inodo­ro ho­ga­re­ña de una ma­ne­ra más se­gu­ra pa­ra la sa­lud.

Pe­ro qué es lo que con­vier­te al ce­lu­lar en un san­tua­rio pa­ra las bac­te­rias. En prin­ci­pio, la fal­ta de de­sin­fec­ción ade­cua­da, ya que el te­mor a afec­tar sus com­po­nen­tes tec­no­ló­gi­cos lle­va a los usua­rios a mez­qui­nar­le lim­pie­za, al pun­to que se han de­tec­ta­do apa­ra­tos con sa­rro. Ade­más del se­rio ries­go que im­pli­ca pa­ra el usua­rio con­vi­vir con 600 bac­te­rias en el ce­lu­lar, es­tá tam­bién el pe­li­gro de que al­gu­nas de es­tas bac­te­rias evo­lu­cio­nen lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer uso del apa­ra­to y co­mu­ni­car­se con bac­te­rias y gér­me­nes ami­gos que ha­bi­tan en otros ce­lu­la­res, oca­sio­nan­do un gas­to im­pre­de­ci­ble al due­ño del apa­ra­to. “Muchas de las que­jas a De­fen­sa del Con­su­mir por lla­ma­das su­pues­ta­men­te no rea­li­za­das podrían de­ber­se a que ya hay bac­te­rias que, a fuer­za de es­tar años en la pan­ta­lla de un ce­lu­lar, han apren­di­do a usar­lo. In­clu­so en­vían emo­ti­co­nes”, ase­gu­ra el ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías, Car­los An­droid.

Por su­pues­to que la no­ve­dad cien­tí­fi­ca de la pre­sen­cia de co­lo­nias de bac­te­rias en ce­lu­la­res en­cen­dió to­das las luces de alar­ma en­tre los ba­ci­lo­fó­bi­cos y mi­so­fó­bi­cos, es de­cir, en­tre aque­llos que tie­nen un mie­do pa­to­ló­gi­co a gér­me­nes y bac­te­rias, que han arro­ja­do ma­si­va­men­te sus apa­ra­tos a la ba­su­ra que­dan­do in­co­mu­ni­ca­dos con la hu­ma­ni­dad. “No sé qué es de la vi­da de mi her­mano des­de que se co­no­ció es­te te­ma; pa­ra col­mo, no vie­ne a ca­sa por­que tam­bién tie­ne fo­bia a los ala­cra­nes y en mi ba­rrio hay 16 ala­cra­nes por ca­da ve­cino”, ex­pli­có una ve­ci­na de la zo­na no­res­te de la ciu­dad.

Cuá­les se­rían las me­di­das a adop­tar pa­ra evi­tar con­ta­mi­nar­se con un ce­lu­lar:

–De­sin­fec­tar­lo con lim­piai­no­do­ros y co­lo­car­le una pas­ti­lla pa­ra inodo­ros pa­ra que hue­la bien.

–Co­lo­car­se guan­tes des­car­ta­bles de lá­tex ca­da vez que se lo usa, ya sea pa­ra lla­mar y en­viar men­sa­jes o pa­ra re­ci­bir lla­ma­das y/o leer chis­tes pro­ca­ces.

–Co­lo­car­se bar­bi­jos cuan­do se usa el apa­ra­to. Si se des­con­fía mu­cho de las bac­te­rias o se sos­pe­cha de la exis­ten­cia de una bac­te­ria ul­tra­rre­sis­ten­te en el ce­lu­lar, el usua­rio de­be­rá cal­zar­se un pa­sa­mon­ta­ñas tér­mi­co de ly­cra pa­ra ce­rrar­le el pa­so al or­ga­nis­mo.

–Con­se­guir una cam­pa­na sand­wi­che­ra y co­lo­car al ce­lu aba­jo cuan­do no se use.

La no­ti­cia de que los ce­lu­la­res son fo­cos in­fec­cio­sos no pre­ten­de in­du­cir con­duc­tas com­pul­si­vas de lim­pie­za (TOC), sino sim­ple­men­te lla­mar la aten­ción so­bre el te­ma y evi­tar el fe­nó­meno de las pan­ta­llas prin­go­sas.

Prin­go­sas. Así que­dan las pan­ta­llas por tan­to con­tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.