La dia­be­tes tam­bién tie­ne ca­ra de mu­jer

Ma­ña­na es el día mun­dial. Es­ta edi­ción es­tá en­fo­ca­da en el abor­da­je de la en­fer­me­dad en la po­bla­ción fe­me­ni­na.

Salud - - PÁGINA DELANTERA - Gra­cie­la Ru­bín

Sin du­da, los ro­les de gé­ne­ro atra­vie­san to­das las ins­tan­cias de la vi­da, in­clu­so el vi­vir con dia­be­tes. Y tam­bién ejer­cer las pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das con el cui­da­do de las per­so­nas que tie­nen la en­fer­me­dad.

Las mu­je­res vi­vi­mos la vi­da con le­ga­dos y man­da­tos que cum­pli­mos o con­tra los cua­les nos re­bela­mos, pe­ro ter­mi­na­mos asu­mien­do. So­mos fuente de vi­da, cui­da­do­ras, de­di­ca­das, fuer­tes y va­le­ro­sas al mo­men­to de de­fen­der a los nues­tros; tam­bién, creativas e in­te­li­gen­tes y más aún cuan­do nos ace­chan las vi­ci­si­tu­des. So­mos, o po­de­mos ser, op­ti­mis­tas a ul­tran­za, in­mu­nes a to­dos los ma­les. O, al me­nos, eso cree­mos.

Has­ta que aparece la en­fer­me­dad.

Y la en­fer­me­dad, por ejem­plo la dia­be­tes ti­po 2, se diag­nos­ti­ca en for­ma tar­día, mu­chas ve­ces por las com­pli­ca­cio­nes que oca­sio­na.

En­tre las mu­je­res con dia­be­tes, la en­fer­me­dad co­ro­na­ria tie­ne peor evo­lu­ción y pro­nós­ti­co que en­tre los va­ro­nes. ¿Por qué? Por­que con­sul­tan tar­día­men­te, des­es­ti­man los sín­to­mas, no ac­ce­den a tiempo a los ser­vi­cios de sa­lud es­pe­cia­li­za­dos, sus con­duc­tas de bús­que­da de aten­ción sa­ni­ta­ria no es­tán di­ri­gi­das a pro­te­ger su pro­pio bie­nes­tar.

Y, en mu­chas oca­sio­nes, una dia­be­tes ges­ta­cio­nal fue sub­es­ti­ma­da y se per­dió una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra res­guar­dar la sa­lud del ni­ño (un am­bien­te ute- rino en­fer­mo pone de ma­ni­fies­to ma­yo­res pre­dis­po­si­cio­nes pa­ra desa­rro­llar, en la ado­les­cen­cia o adul­tez tem­pra­na, en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas co­mo obe­si­dad, dia­be­tes o hi­per­ten­sión). Es cla­ve de­tec­tar una mu­jer con ries­go de desa­rro­llar dia­be­tes ti­po 2 en for­ma de­fi­ni­ti­va y dar­le las he­rra­mien­tas pa­ra pre­ve­nir­la. La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes (IDF, por su si­gla en in­glés), in­for­mó que “apro­xi­ma­da­men­te, uno de ca­da sie­te na­ci­mien­tos se ve afec­ta­do por la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, una ame­na­za ig­no­ra­da pa­ra la sa­lud ma­ter­na e in­fan­til”.

En un con­tex­to de de­sigual­dad so­cio­eco­nó­mi­ca, la en­fer­me­dad di­fí­cil­men­te pue­de ser pre­ve­ni­da, diag­nos­ti­ca­da opor­tu­na­men­te o con­tro­la­da. En ese sen­ti­do, la IDF se­ña­ló que “es la no­ve­na cau­sa prin­ci­pal de muer­te en­tre mu­je­res en to­do el mun­do, cau­san­do 2,1 mi­llo­nes de muer­tes ca­da año”. Aña­de que eso es “fru­to de las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas, las ni­ñas y las mu­je­res con dia­be­tes se en­fren­tan a ba­rre­ras en el ac­ce­so a una pre­ven­ción cos­to efec­ti­va, de­tec­ción tem­pra­na, diag­nós­ti­co, tra­ta­mien­to y aten­ción, en es­pe­cial en paí­ses en desa­rro­llo”.

Las mu­je­res vi­vi­mos La vi­da con Le­ga­dos y man­da­tos que cum­pLi­mos o con­tra Los cua­Les nos re­beLa­mos, pe­ro ter­mi­na­mos asu­mien­do. 9,8 por cien­to de ar­gen­ti­nos la tie­ne.

La ma­ter­ni­dad

El an­he­lo de ser ma­dre es un mo­tor po­de­ro­so pa­ra em­pren­der ac­ti­tu­des de cui­da­dos y afron­tar tra­ta­mien­tos com­ple­jos y la­bo­rio­sos. Sue­le ge­ne­rar un com­pro­mi­so con te­ra­péu­ti­cas y equi­pos tra­tan­tes to­tal y mo­ti­va­dor.

V.G. una pa­cien­te que tie­ne la en­fer­me­dad, re­la­ta: “Me diag­nos­ti­ca­ron dia­be­tes a mis 11 años; fue una eta­pa que nun­ca pu­de su­pe­rar, a pe­sar de mis es­fuer­zos y los de mi fa­mi­lia; nun­ca pu­de con los con­tro­les y la die­ta has­ta que, ya ma­yor, for­mé pa­re­ja y deseé mu­cho te­ner un be­bé”. Con­ti­núa: “Mis azo­ta­dos ri­ño­nes no me acom­pa­ña­ron y per­dí el em­ba­ra­zo a los seis me­ses de ges­ta­ción. Fue otro gol­pe muy du­ro en la vi­da, pe­ro des­pués de eso me so­me­tí a un tras­plan­te re­nal ha­ce sie­te me­ses. Con mu­cha fe y es­pe­ran­za vol­ve­ré a in­ten­tar ser ma­má”. Des­de la ma­ter­ni­dad, tam­bién se vi­ve de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar la en­fer­me­dad de los hi­jos. A.A., tam­bién pa­cien­te, cuen­ta: “Soy ma­má de dos ne­nas con dia­be­tes y, co­mo mu­jer y co­mo ma­dre, me sien­to mu­cho más fuer­te; es in­creí­ble có­mo se desa­rro­lla el ins­tin­to ma­terno. An­tes de que me avi­sen las in­fu­so­ras, cuan­do se pro­du­cen las hi­po­glu­ce­mias noc­tur­nas, yo ya me des­pier­to”. “Es in­creí­ble có­mo las mu­je­res cre­cen y se adap­tan a es­ta con­di­ción con una ma­du­rez úni­ca: la res­pon­sa­bi­li­dad con la que cuen­tan hi­dra­tos. Son fe­li­ces con dia­be­tes y no a pe­sar de la dia­be­tes”, aña­de.

El rol ma­terno in­clu­ye has­ta los pro­pios cui­da­dos. En pa­la­bras de A.S.: “En el día a día, co­mo mu­jer, yo di­go que la dia­be­tes es co­mo un hi­jo más. La dia­be­tes tam­bién de­man­da: hay que pla­ni­fi­car el al­ma­ce­na­mien­to de in­su­mos, ad­mi­nis­trar­los cuan­do se de­be en­fren­tar una jor­na­da la­bo­ral, pla­ni­fi­car las comidas, pa­ra que se to­men en ho­ra­rio y sean sa­lu­da­bles”. “A mu­jer pul­po, se le su­ma pul­po y me­dio”, gra­fi­ca.

A.S. con­ti­núa: “Igual, co­mo en to­do, es cues­tión de ac­ti­tud. Si a la en­fer­me­dad la lle­vás asu­mi­da, con­tro­la­da, con ale­gría, va to­do bien. No te voy a men­tir, hay días en los que la in­sul­to, por­que es­toy co­rrien­do y, en­ci­ma, la bom­ba de in­fu­sión de in­su­li­na me mar­ca que se es­tá que­dan­do sin pi­las o que fal­ta in­su­li­na”. “Al mis­mo tiempo, la be­bé llo­ra por­que quie­re co­mer, el más gran­de no se quie­re cam­biar pa­ra ir al co­le, el del me­dio quie­re su cho­co­la­ta­da de desa­yuno, y la in­fu­so­ra sue­na y sue­na. Uno lo in­cor­po­ra ya co­mo al­go más, un hi­jo más, pe­ro en es­te mun­do en el que se co­rre por to­do, te­ner que pa­rar, dar un mo­men­to a es­to, y po­ner­le ga­nas, es un ex­tra que real­men­te va­le la pe­na fes­te­jar”.

Y P. C. con­clu­ye: “Mi con­se­jo es pa­ra to­das las mu­je­res con dia­be­tes ti­po 1 que deseen ser ma­dres: no pon­gan co­mo ex­cu­sa su en­fer­me­dad, por­que se pue­de. Si se es cohe­ren­te y res­pon­sa­ble, el re­sul­ta­do es su­ma­men­te gra­ti­fi­can­te”.

Mu­je­res cí­cli­cas

Los ci­clos hor­mo­na­les tie­nen su co­rre­la­to con el con­trol glu­cé­mi­co, ade­más del es­ta­do de áni­mo.

Es­to im­po­ne a las pa­cien­tes la ne­ce­si­dad de adap­tar su tra­ta­mien­to, so­bre to­do cuan­do tie­nen dia­be­tes ti­po 1 y uti­li­zan la in­su­li­na en for­ma in­ten­si­fi­ca­da, acom­pa­ñan­do los re­que­ri­mien­tos cam­bian­tes se­gún la eta­pa del ci­clo que es­tén atra­ve­san­do.

Des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, sin du­da, tam­bién hay que to­mar cui­da­dos es­pe­cia­les.

B. opi­na: “Creo que se­ría bueno ha­blar so­bre el te­ma gi­ne­co­ló­gi­co-hor­mo­nal. A raíz de mi de­but de dia­be­tes, tu­ve al­gu­nos pro­ble­mas (so­lu­cio­na­bles) bas­tan­te más se­gui­dos que an­tes y, cuan­do me pu­se a leer so­bre eso, en­con­tré que la­men­ta­ble­men­te las mu­je­res dia­bé­ti­cas –mal com­pen­sa­das– te­ne­mos ma­yor ries­go de su­frir in­fec­cio­nes por hon­gos o de trans­mi­sión se­xual. Es­to ha­ce que de­ba­mos adop­tar ma­yo­res me­di­das de pre­cau­ción, no só­lo a la hora de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, sino tam­bién re­fi­rién­do­nos al uso de pro­tec­to­res dia­rios, ja­bo­nes, ro­pa in­te­rior con nai­lon, en­tre otras cues­tio­nes. Tam­bién de­be­ría­mos men­cio­nar lo que im­pli­ca te­ner que ex­pli­car to­do es­to a nues­tra pa­re­ja, que lo en­tien­da, lo res­pe­te y nos cui­de”.

Co­mo es­cri­bía al co­mien­zo de es­ta no­ta, los ro­les de gé­ne­ro im­preg­nan la vi­da y el mo­do en que ejer­ce­mos nues­tra pro­fe­sión.

En­tre las mu­je­res que ha­cen ca­mino al an­dar, quie­ro men­cio­nar a dos maes­tras, una de ellas, la doc­to­ra Lois Jo­va­no­vic, es­ta­dou­ni­den­se, in­ves­ti­ga­do­ra en va­rios as­pec­tos so­bre la dia­be­tes, pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, so­bre dia­be­tes y em­ba­ra­zo y mu­je­res con dia­be­tes. Ella nos en­se­ñó có­mo asis­tir a nues­tras pa­cien­tes pa­ra que pue­dan cum­plir su de­seo de ser ma­dres, lle­var a buen tér­mino el em­ba­ra­zo y te­ner ni­ños sa­lu­da­bles. Y tam­bién nos mos­tró su ca­pa­ci­dad de su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des con prac­ti­ci­dad y buen hu­mor, prio­ri­zan­do los ob­je­ti­vos de com­par­tir el co­no­ci­mien­to aún cuan­do las con­di­cio­nes sean ad­ver­sas. Tam­bién des­ta­co a la en­fer­me­ra Es­te­la Fe­rrey­ra, in­te­gran­te de nues­tro Ser­vi­cio de Dia­be­to­lo­gía y Nu­tri­ción, edu­ca­do­ra de pa­cien­tes y de equi­pos de sa­lud, cu­ya mi­ra­da ma­ter­nal y con­te­ne­do­ra nos acom­pa­ña y nos ins­pi­ra.

4,7 por cien­to au­men­tó la pre­va­len­cia.

Con­tro­les. El diag­nós­ti­co tem­prano y la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to con­tri­bu­yen a evi­tar las com­pli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.