La mal­di­ción del ajo

Salud - - NOVEDADES Y HUMOR - luis He­re­dia

Así co­mo su­pe­rar cier­tos lí­mi­tes de in­ges­ta al­cohó­li­ca ter­mi­na ge­ne­ran­do ese mo­les­to es­ta­do es­pi­ri­tual co­no­ci­do co­mo “re­sa­ca” (con­tra el cual la cien­cia tra­ba­ja con la ayuda ines­ti­ma­ble de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Lu­cha con­tra la Re­sa­ca); otra con­se­cuen­cia re­la­cio­na­da con los ban­que­tes tie­ne a mal­traer des­de ha­ce si­glos a la hu­ma­ni­dad cuan­do se in­gie­ren de­ter­mi­na­dos pla­ti­llos re­bo­san­tes de ajo: el te­mi­ble y te­mi­do alien­to a ajo.

La cues­tión no es me­nor, ya que con­su­mir ge­ne­ro­sa­men­te una bag­na cau­da ela­bo­ra­da a ra­zón de una ca­be­za de ajo por co­men­sal, pue­de de­ri­var en si­tua­cio­nes muy cer­ca­nas a la dis­cri­mi­na­ción en am­bien­tes la­bo­ra­les, edu­ca­ti­vos, re­li­gio­sos, de­por­ti­vos, aca­dé­mi­cos, et­cé­te­ra. “Se han da­do ca­sos de con­su­mi­do­res de bag­na cau­da quehan si­do ex­pul­sa­dos de ofi­cios re­li­gio­sos por otros fe­li­gre­ses y has­ta por el pro­pio ofi­cian­te, o bien con­fi­na­dos en lu­ga­res apar­ta­dos o ven­ti­la­dos de los tem­plos (con­fe­sio­na­rios, crip­tas, na­ves la­te­ra­les, et­cé­te­ra)”, se­ña­lan des­de el Inadi, al re­fe­rir­se a las de­nun­cias re­fe­ri­das en ese sen­ti­do.

“Días atrás mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo me acu­sa­ron de ha­ber mar­chi­ta­do el bam­bú de la ofi­ci­na al ha­blar­le (yo soy de ha­blar­le a las plan­tas), con el alien­to a ajo que me que­dó lue­go de ha­ber con­cu­rri­do a una fies­ta re­gio­nal de­la bag­na cau­da”, re­me­mo­ró Die­go V., ofi­ci­nis­ta fa­ná­ti­co de la po­de­ro­sa y po­lé­mi­ca es­pe­cia­li­dad pia­mon­te­sa. “Ac­to se­gui­do, me hi­cie­ron abrir la bo­ca y me apli­ca­ron des­odo­ran­te de am­bien­te en ae­ro­sol (fra­gan­cia flo­ral) en la ca­vi­dad bu­cal”, agre­gó el atri­bu­la­do bag­na­cau­do­fa­go en la sa­la de espera del Inadi.

Más tes­ti­mo­nios

“Yo co­men­cé a con­su­mir ajo por fo­bia a los vam­pi­ros, no que­ría que esas cria­tu­ras de la no­che se me acer­ca­ran, pe­ro cuan­do em­pe­cé a no­tar que na­die que­ría es­tar a mi al­re­de­dor, ni si­quie­ra mi mas­co­ta, ya era tar­de”, ex­pli- ca Va­ni­na G. quien se en­cuen­tra en una clí­ni­ca de re­cu­pe­ra­ción pa­ra su­pe­rar su adic­ción al olo­ro­so bul­bo. “Em­pe­cé con un dien­te por día y lle­gué a in­ge­rir 10 ca­be­zas dia­rias. Hoy es­toy sa­lien­do de es­te in­fierno, y mi ob­je­ti­vo es que se vi­sua­li­ce es­te pro­ble­ma que afec­ta al cin­co por cien­to de la po­bla­ción”, agre­ga con op­ti­mis­mo.

Los tes­ti­mo­nios de su­man y la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ace­le­ra la mar­cha pa­ra dar con el an­tí­do­to que eli­mi­ne los vahos bu­ca­les de ajo, ya que a na­die es­ca­pa que hay un Pre­mio No­bel es­pe­ran­do a quien lo­gre es­te avan­ce de­ci­si­vo. Mien­tras tan­to, sus con­su­mi­do­res ape­lan a remedios an­ces­tra­les que da­tan de si­glos en los que se de­bían con­su­mir los bul­bos pa­ra evi­tar ser sos­pe­cha­do de vam­pi­ro, con el ries­go de ter­mi­nar con una es­ta­ca en el pe­cho.

Mas­ti­car pe­re­jil es una de es­tas tre­tas, pe­ro tie­ne el ries­go cier­to de que res­tos de es­ta her­bá­cea ter­mi­nen fi­ja­dos a los dien­tes su­man­do un as­pec­to ate­rra­dor al con­su­mi­dor de ajos.

Otra po­si­bi­li­dad es la de mas­ti­car gra­nos de ca­fé o cier­tos in­sec­tos que arro­jan po­de­ro­sos olo­res cuan­do son tri­tu­ra­dos, co­mo por ejem­plo las po­pu­la­res, pe­ro po­co que­ri­das, jua­ni­tas.

La lu­cha por erra­di­car el fla­ge­lo del alien­to a ajo no tie­ne des­can­so, mien­tras tan­to, los co­me­do­res de ajo de­ben con­tar con el apo­yo y la con­ten­ción ne­ce­sa­rios, siem­pre a pru­den­te dis­tan­cia y con bar­bi­jos de ser ne­ce­sa­rio.

De­pen­den­cia. Al­gu­nos co­mien­zan só­lo pa­ra es­ca­par a los vam­pi­ros, se­gún ad­mi­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.