Un lar­go ca­mino del llan­to a la acep­ta­ción

Te­nía 16 años cuan­do le di­je­ron que te­nía dia­be­tes. Hoy es­tu­dia la Li­cen­cia­tu­ra en Nu­tri­ción y con­tri­bu­ye a edu­car a otros jó­ve­nes so­bre la en­fer­me­dad.

Salud - - ASÍ LO VIVO -

Mi nom­bre es So­fía Ma­ga­lí Gi­ge­na y vi­vo en un pue­blo que se lla­ma Vi­lla Ya­can­to de Ca­la­mu­chi­ta en la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

Un día de 2008 es­ta­ba dis­fru­tan­do de las dos úl­ti­mas se­ma­nas de va­ca­cio­nes de ve­rano en la ca­sa de mis abue­los, cuan­do una de mis tías me co­men­tó que al día si­guien­te iría­mos a la gi­ne­có­lo­ga a rea­li­zar una con­sul­ta. Su­ce­día que yo ya te­nía 16 años y to­da­vía no ha­bía mens­trua­do.

Al día si­guien­te, en la con­sul­ta, me pi­die­ron un aná­li­sis de ru­ti­na pa­ra che­quear que to­do es­tu­vie­ra bien. Y así fue co­mo, des­pués de la con­sul­ta y de que me sa­ca­ran san­gre, me di­ri­gí a desa­yu­nar a la ca­sa de una de mis tías y a tra­vés de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca me lle­gó el diag­nós­ti­co: te­nía dia­be­tes. Las in­di­ca­cio­nes fue­ron que no co­mie­ra na­da dul­ce y que me pre­pa­ra­ra por­que me iban a in­ter­nar en un hos­pi­tal de Cór­do­ba ca­pi­tal.

Re­cuer­do que es­ta­ba sen­ta­da en el si­llón y pen­sé: “¿Por qué me in­ter­nan?, ¿Por qué no me de­jan co­mer na­da? ¿Por qué llo­ra mi tía? ¿Qué es­tá pa­san­do? ¿Qué me es­tá pa­san­do?”. Ese día, un mun­do de pre­gun­tas in­va­die­ron mi ca­be­za.

Des­pués de eso, y de que mis pa­dres me lle­va­ran al hos­pi­tal tan con­fun­di­dos co­mo yo, me in­ter­na­ron por sie­te días, el pri­me­ro en te­ra­pia in­ten­si­va pa­ra ha­cer­me to­do ti­po de con­tro­les y es­tu­dios y pa­ra ba­jar­me la glu­ce­mia. El res­to, es­tu­ve en una sa­la co­mún.

Esas jor­na­das fue­ron una odi­sea, tan­to pa­ra mi fa­mi­lia –en es­pe­cial, mi ma­má, que me acom­pa­ñó to­dos los días–, co­mo pa­ra mí. Pro­ba­ban dis­tin­tas in­su­li­nas, me sa­ca­ban san­gre muy se­gui­do y me ha­cían es­tu­dios. Yo só­lo que­ría es­tar en ca­sa. Has­ta que se cum­plie­ron los sie­te días y lle­gó la hora de vol­ver a ca­sa.

Re­cuer­do que, al prin­ci­pio, tu­ve que apren­der a me­dir­me las glu­ce­mias. Me pin­cha­ban los de­dos una y otra vez has­ta que me sa­lie­ra, ade­más de que tu­ve que ir con mi ma­má a va­rios la­dos pa­ra que me en­se­ña­ran a co­lo­car­me la in­su­li­na, al­go que des­de el pri­mer día hi­ce so­la. Fue co­mo em­pe­zar de ce­ro, pe­ro por suer­te, con el trans­cur­so de unos me­ses, me re­co­men­da­ron un dia­be­tó­lo­go y el día en que lo co­no­cí me cam­bió la vi­da. An­tes de eso, el mie­do es­ta­ba muy pre­sen­te, in­fluían el no sa­ber có­mo en­ca­rar ca­da si­tua­ción y el he­cho de vi­vir a mu­chos ki­ló­me­tros de un hos­pi­tal. An­te una ur­gen­cia, ese mie­do se sen­tía a flor de piel. Con es­te mé­di­co pu­de en­ca­rar un nue­vo tra­ta­mien­to, que con­sis­tía en me­dir­me las glu­ce­mias an­tes de ca­da co­mi­da y co­lo­car­me dos in­su­li­nas: una de ac­ción len­ta o ba­sal y otra de ac­ción rá­pi­da, que usa­ba pa­ra co­rre­gir­me las glu­ce­mias al­tas y an­tes de ca­da co­mi­da.

El dia­be­tó­lo­go tam­bién me en­se­ñó a ha­cer el au­to­mo­ni­to­reo, el que me re­co­men­dó ha­cer ejer­ci­cio y quien, ade­más, me de­ri­vó a una nu­tri­cio­nis­ta pa­ra que me en­se­ña­ra to­do so­bre la ali­men­ta­ción e in­su­li­nas. Gra­cias a es­to, se des­per­tó mi vo­ca­ción por ser nu­tri­cio­nis­ta, amé esa dis­ci­pli­na des­de aquel día en el que en­tré a ese con­sul­to­rio, por­que yo es­ta­ba en quin­to año de la se­cun­da­ria y te­nía la idea de que en el fu­tu­ro que­ría es­tu­diar al­go re­la­cio­na­do con las cien­cias de la sa­lud, pe­ro no es­ta­ba se­gu­ra.

No voy a men­tir: no fue fá­cil lle­var y acep­tar la en­fer­me­dad que te­nia, más de una vez me pre­gun­ta­ba: “¿Por qué a mí?”. Más de una vez llo­ré y, por un po­co más de un año, no acep­ta­ba que te­nía dia­be­tes, tu­ve mi eta­pa de re­bel­día, de enojo, de bron­ca, de pre­gun­tar­me el por­qué. Tra­ta­ba de cum­plir con el tra­ta­mien­to, evi­tan­do en lo po­si­ble te­ner hi­po­glu­ce­mias o hi­per­glu­ce­mias (ba­jas y al­tas de azú­car), sen­tía que no era yo.

Un día co­men­cé a acep­tar lo que te­nía, a lle­var­lo, a apren­der más de la dia­be­tes y, jun­to con mi pa­pa que tam­bién la tie­ne, a cam­biar los há­bi­tos ali­men­ta­rios, a co­mer me­jor, a cui­dar­me, a ha­cer más ejer­ci­cio. Bá­si­ca­men­te, a co­no­cer­me más.

Por suer­te, mi fa­mi­lia siem­pre me acom­pa­ñó en es­te ca­mino. Y allá por 2013 co­men­zó un an­tes y un des­pués en mi vi­da con la en­fer­me­dad, cuan­do fui al pri­mer en­cuen­tro na­cio­nal de dia­be­tes que se rea­li­za en Vi­lla Giar­dino. Ahí co­no­cí a mi otra fa­mi­lia, a mi no­vio y a chi­cos no so­lo de mi edad, sino de to­das las eda­des que pa­sa­ron por si­tua­cio­nes muy si­mi­la­res, que te en­ten­dían, que ha­bla­ban tu mis­mo idio­ma, que se me­dían las glu­ce­mias y que se pin­cha­ban co­mo uno.

Ese día me cam­bió la vi­da, co­men­cé a ser más fe­liz con­mi­go mis­ma, por­que, si al­go me en­se­ña­ron es­tos en­cuen­tros, es que con dia­be­tes se pue­de.

Hoy pue­do de­cir que con dia­be­tes se pue­de lle­var una vi­da ple­na, se pue­de es­tu­diar una ca­rre­ra, es más: yo es­tu­dio la Li­cen­cia­tu­ra en Nu­tri­ción y ya es­toy en los úl­ti­mos años. Se pue­de tra­ba­jar, prac­ti­car al­gún de­por­te, ser pa­dres, te­ner pro­yec­tos pro­pios, por­que la dia­be­tes no es un obs­tácu­lo en la vi­da, sino que es una for­ma de vi­da, que si uno apren­de a acep­tar­la ha­cer­la com­pa­ñe­ra to­do se vuel­ve más fá­cil. Y que si uno va al mé­di­co, se au­to­mo­ni­to­rea, se co­lo­ca las in­su­li­nas o to­ma las pas­ti­llas, ha­ce ejer­ci­cio, y se ali­men­ta bien, se pue­de vi­vir ple­na­men­te y sin com­pli­ca­cio­nes.

Ade­más, quie­ro agre­gar que es­te año em­pe­cé a for­mar par­te de una red ju­ve­nil na­cio­nal de jó­ve­nes con dia­be­tes, con­for­ma­da por chi­cos pro­ve­nien­tes de to­das las pro­vin­cias. Es un gru­po her­mo­so, que rea­li­za dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des, char­las y en­cuen­tros. Es­toy fe­liz de for­mar par­te de él, ya que pien­so se­guir es­tu­dian­do el pos­gra­do en Dia­be­to­lo­gía pa­ra se­guir ayu­dan­do a las per­so­nas que tie­nen la en­fer­me­dad.

La edu­ca­ción en dia­be­tes ha­ce mu­cha fal­ta y es muy im­por­tan­te.

(RAI­MUN­DO VIÑUELAS)

En formación. So­fía, en la Es­cue­la de Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.