TAN FA­LLA­DA CO­MO SU­BLI­ME

Semanario - - SUMARIO - Mar­ce­la Ta­rrio, Edi­to­ra Je­fa mta­rrio@per­fil.com

Con un tí­tu­lo ga­na­dor, “Fa­lla­das” se ins­ta­ló en la car­te­le­ra por­te­ña ape­nas lle­gó, y ya es­tá en­tre las obras más vis­tas, al­go que no tie­ne na­da que ver con los pro­ble­mas me­diá­ti­cos de su crea­dor, el hi­per­pro­duc­ti­vo Jo­sé Ma­ría Mus­ca­ri, que es­ta se­ma­na es­tu­vo en bo­ca de to­dos pe­ro por al­go muy dis­tin­to. Pe­ro eso lo de­ja­mos pa­ra la pá­gi­na 74, por­que aquí, el te­ma es su obra. Y voy a em­pe­zar di­cien­do que nun­ca fui fa­ná­ti­ca del di­rec­tor, y que en to­das las pie­zas que vi su­yas, siem­pre hu­bo al­go que me cor­ta­ba el en­tu­sias­mo ini­cial, un “gen Mus­ca­ri” que se re­pi­te y que, más allá de dar­le iden­ti­dad cual ADN (vos las ves y sin que te lo di­gan sabés que son de él) a mí me lle­va a ba­jar­les la no­ta. Me pa­só con “El Se­cre­to de la Vi­da” o con “Ca­sa Va­len­ti­na”, en­tre otras, y tam­bién con es­ta nue­va pues­ta, pe­ro es­ta vez no me im­por­ta, por­que ha­ber­nos de­vuel­to a Pa­tri­cia Pal­mer ha­cien­do co­me­dia es un ac­to de jus­ti­cia.

Pa­ra quie­nes va­yan al Mul­ti­tea­tro, se­pan que hay un an­tes y un des­pués de la irrup­ción de Pal­mer en escena, al­go que pa­sa re­cién des­pués de que apa­re­cen An­drea Po­lit­ti, Ce­ci­lia Do­pa­zo, Laura No­voa y Mar­ti­na Gus­mán, cua­tro ami­gas atra­ve­sa­das por los pro­ble­mas del amor, la edad, el di­ne­ro y to­das aque­llas cues­tio­nes que com­pli­can el día a día, y que to­dos los jue­ves se reúnen a ce­nar y con­ver­sar. Por suer­te, esa no­che lle­ga una quin­ta invitada, una li­cen­cia­da-te­ra­peu­ta que dos de las chi­cas de­ci­den traer pa­ra que las ayu­de a re­sol­ver sus pro­ble­mas emo­cio­na­les y que ter­mi­na es­tan­do más fa­lla­da que las cua­tro jun­tas. Y allí cam­bia to­do, en el es­ce­na­rio y en las bu­ta­cas, por­que de ahí en más, la gen­te no pa­ra de reír­se y de aplau­dir a Pa­tri­cia, que con su ge­nial Per­la eclip­sa a sus aho­ra pa­cien­tes con una na­tu­ra­li­dad dig­na de una gran­de. Y el que pa­gó la en­tra­da lo agra­de­ce.

El elen­co es­tá muy bien ele­gi­do: Po­lit­ti, la due­ña de ca­sa, ma­ne­ja a su Águe­da, ca­si de ta­qui­to; Do­pa­zo mues­tra un la­do có­mi­co po­cas ve­ces vis­to con su Úr­su­la, No­voa es­tá jus­ta y creí­ble en su Dia­na, la con­che­ta del gru­po, ob­se­sio­na­da por la es­té­ti­ca, snob, pa­ra­noi­ca y xe­nó­fo­ba, y Gus­mán lo­gra muy bue­nos mo­men­tos co­mo Brenda, la más aniña­da e hi­per­sen­si­ble, aun­que tie­ne me­nos es­ce­na­rio re­co­rri­do. Pe­ro Pal­mer, se­ño­ras y se­ño­res, es li­te­ral­men­te su­bli­me. Pen­sar que me con­quis­tó en aque­lla ti­ra “Dul­ce Ana”, y que la vi en de­ce­nas de fic­cio­nes (la úl­ti­ma, “La Leo­na”), pe­ro si al­guien me de­cía que la iba a en­con­trar di­cien­do ma­las pa­la­bras y des­es­ta­bi­li­zan­do a los mis­mí­si­mos Freud y Lac­can jun­tos, hu­bie­ra di­cho “pa­go por ver”. Y pa­gar val­dría la pe­na.

El res­to es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, des­de la es­ce­no­gra­fía al ves­tua­rio, pre­cio­so y de­fi­ni­to­rio de ca­da per­so­na­je (Pal­mer, con un mono en ani­mal print, si eso les di­ce al­go...). No bus­quen más que una co­me­dia pa­ra reír­se y pa­sar un ra­to di­ver­ti­do, que no hay una in­ten­ción más pro­fun­da en es­te psi­coa­ná­li­sis gru­pal, pe­ro si quie­ren ver a una Pal­mer inau­di­ta y ado­ra­ble, no lo du­den.

En cuan­to al gen Mus­ca­ri que tan­to critico, si­gue ahí: esa cos­tum­bre de in­ter­ve­nir mu­si­cal­men­te la obra con se­pa­ra­do­res que a mí, par­ti­cu­lar­men­te, me mo­les­tan, so­bre to­do cuan­do la mú­si­ca ele­gi­da no tie­ne ra­zón de ser y só­lo alar­ga una obra que sin eso, es­ta­ría mu­cho me­jor.

PA­TRI­CIA, UNA PER­LA “Fa­lla­das” lle­gó al Mul­ti­tea­tro pa­ra que­dar­se. Pal­mer y No­voa eran vír­ge­nes de Mus­ca­ri. Gus­mán, Po­lit­ti, y Do­pa­zo ya ha­bían tra­ba­ja­do con él

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.