“Hay que de­jar de vin­cu­lar a los li­bros con la al­ta cul­tu­ra”

Sophia - - VIDA PROPIA - POR LUZ LAICI. FO­TOS: ESTEFANÍA LANDESMANN.

So­ció­lo­ga, pe­rio­dis­ta y lec­to­ra apa­sio­na­da, Eu­ge­nia Zi­ca­vo com­bi­na sa­ga­ci­dad y fres­cu­ra co­mo con­duc­to­ra del ci­clo Li­bro­te­ca. El mun­do de las pa­la­bras y su cu­rio­si­dad pro­ta­go­ni­zan es­ta char­la con fon­do de pa­raí­so, su bi­blio­te­ca.

Cuan­do Eu­ge­nia Zi­ca­vo (39 años) tenía edad pa­ra es­tar en la ve­re­da y dar vuel­tas en bi­ci­cle­ta o ju­gar al elás­ti­co, su in­fan­cia en el ba­rrio de Flo­res tran­si­ta­ba por otro uni­ver­so: el de los li­bros, la ima­gi­na­ción y los cuen­tos. In­ven­ta­dos por su ma­má, Ma­ría Chia­ra, o des­cu­bier­tos en al­gún ejem­plar que pa­sa­ba a in­te­grar su bi­blio­te­ca, las his­to­rias de fic­ción fun­cio­na­ban co­mo un imán pa­ra una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da que con­ju­gó iden­ti­dad y pla­cer en una mar­ca que le ga­nó al tiem­po: hoy Eu­ge­nia con­du­ce el ci­clo Li­bro­te­ca –que va por su cuar­ta tem­po­ra­da en el Canal de la Ciudad– y co­mien­za un nue­vo ci­clo en la Te­le­vi­sión Pú­bli­ca.

“Cuan­do abro un li­bro, es­pe­ro que me lle­ve a des­cu­brir nue­vos uni­ver­sos, y eso tie­ne mu­cho que ver con mi ma­má –com­par­te Zi­ca­vo–. Soy la pri­me­ra uni­ver­si­ta­ria de la fa­mi­lia, pe­ro en ca­sa se va­lo­ra­ba mu­cho la lec­tu­ra. Ma­má era ita­lia­na, fa­lle­ció ha­ce más de quin­ce años y ha­bía ve­ni­do a los 7 en bar­co, es­ca­pan­do de la Se­gun­da Guerra. Tenía mu­chos li­bros, des­de muy chi­ca me in­ven­ta­ba cuen­tos y ter­mi­ná­ba­mos na­rran­do jun­tas. Pe­ro, so­bre to­do, la vi leer y no ha­bía que in­te­rrum­pir esa lec­tu­ra. De mi in­fan­cia me vuel­ve la ima­gen de ma­má le­yen­do en un si­llón y yo en el otro”.

La tría­da si­nér­gi­ca ma­dre-hi­ja-li­bros en­con­tró su es­pa­cio de re­bel­día en el tránsito ado­les­cen­te, cuan­do Eu­ge­nia –que es doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les (UBA) y es­tu­dió pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA)– se con­cen­tró en lo exi­gi­do es­tric­ta­men­te por la es­cue­la y co­men­zó a sa­lir con sus ami­gas. Has­ta que, a los 17 años, se en­con­tró en un bo­li­che tra­tan­do de ha­cer fo­co so­bre una me­sa de pool pa­ra leer El pro­ce­so, de Franz Ka a. “Co­rrían los no­ven­ta y de­ja­ba de sa­lir con ami­gas pa­ra que­dar­me le­yen­do –re­cuer­da aho­ra–. No fue fá­cil por­que mi en­torno no era lec­tor y la de­ci­sión ope­ró co­mo due­lo, pe­ro en ese mo­men­to Ka a me aga­rró del cue­llo y… ¿qué due­lo? ¡Nin­gún due­lo, por su­pues­to!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.